El plan de Sánchez contra la democracia pasa por tomar Madrid y arruinar el país

Sánchez y su banda han decidido derrocar por la fuerza al Gobierno democrático de Madrid y cargarse al Rey.

Pilar Díez

El Mundo

Entrevista con el consejero de Justicia. Enrique López: "Un estado de alarma para intervenir Madrid sería un despropósito". Como no lo consigue en las urnas y la moción de censura no acaba de cuajar ha optado por un golpe de Estado aprovechando que el bicho se ceba con Madrid. Ya advierte Raúl del Pozo. "Que tengan cuidado con Madrid que es la ciudad de los motines". Ha "puesto la oreja en los palacios del Foro y he oído lo que habla Moncloa", que es donde suele poner la oreja el columnista. "La derecha —dicen— no comprende la trascendencia de Madrid para otras comunidades y para Europa. Los de Díaz Ayuso están desbordados en un relato que no refleja lo que ocurre. Sólo ven lo que quieren ver. Han perdido el pulso de la realidad. Pero ayudaremos a madrileños y esperamos la bandera blanca". Tonterías, Raúl, solo les interesa el poder, parece que el único que se cree ese discurso eres tú.

Como novedad, también ha puesto la oreja en "la Puerta del Sol". "El Gobierno quiere tomar Madrid". Eso se ajusta más a la realidad, no hay más que ver lo que ha estado pasando en los últimos meses.

El editorial de Rosell se centra en la economía. Vamos directitos a la ruina, si no estamos ya en ella. "Todos los datos que vamos conociendo ahondan la gravedad de la crisis económica que el Gobierno negó o minimizó al principio de la pandemia". Y, "lamentablemente, se trata solo de un pequeño anticipo de lo que ha de venir".

Entre todos los datos desastrosos destaca la deuda exterior. "Los españoles deben ya el equivalente al 188% del PIB. La crisis económica lleva camino de ser más honda y duradera de cuantas hemos conocido. Pero el país parece pilotado por publicistas obsesionados con el regate corto y el antagonismo partidista, incapaces de levantar la mirada hacia el medio plazo, donde se está fraguando una gigantesca borrasca". Y cuando lleguen los saqueos a los supermercados, los atracos, los crímenes por la hambruna, ¿qué piensan hacer?

En cuanto al acoso al Rey, parece que tampoco se van a cortar un pelo. Federico Jiménez Losantos dice que "lo peor de las bandas de Sánchez, la comunista y la socialista, que se turnan en el trabajo de demoler el orden constitucional para engrasar su pacto con bilduetarras, peneuvetarras, esquerranos, pedecatos y mentecatos, es cuando se disculpan por algún abuso... echándole la culpa a su víctima". "Hace falta estraza con solidez de roble para soportar las deyecciones de este Gobierno. Fingir, o sea, mentir, es soportable. Fingir escándalo y tomarnos por idiotas, no... ¿Pero es que se cree el Rey que es el jefe del Estado? ¡Pablo, échale los perros! Y va Pablo, se los echa y se reserva el último mordisco, que, salvo que tenga la rabia y por su aparente estado dental, sería el más leve".

El País

"Sanidad y Madrid negocian contra reloj para evitar la intervención". Chorradas, el Gobierno solo negocia con golpistas y proetarras. "El líder regional de Ciudadanos desbloquea el diálogo con el ministro de Sanidad", dicen sobándole el lomo a Aguado, al que tienen cogida la medida y a quien quieren poner de presidente florero de Madrid. "Si no hay acuerdo en pocos días, habrá intervención". Tomar Madrid por la fuerza. Un golpe de Estado en toda regla. Mientras, Ayuso, a por uvas, como siempre. "Fuentes del Gobierno de Madrid aseguran que la Moncloa nunca se atreverá a la intervención por todos los problemas que supone". ¿Hay algo a lo que no se haya atrevido Pedro Sánchez? Pero si va a derrocar la monarquía, por Dios, Madrid es para él un bocado menor.

Antonio Muñoz Molina dice que "la política española es tan destructiva como el virus. Contra éste llegará una vacuna, pero contra el veneno español no parece que haya remedio. Si no hacemos algo, esta gente va a hundirnos a todos". Qué persona tan sensata dirán. Hasta que se quita la careta.

"Yo recuerdo que en los días más oscuros la derecha española daba tanto miedo en su saña destructiva como el coronavirus... a quienes más se parecen ahora los independentistas catalanes en su insolidaridad y en sus ganas de gresca y de aprovechamiento del desastre es a los patriotas españolistas que malgobiernan la Comunidad de Madrid". Son los sectarios como Muñoz Molina los que nos van a hundir a todos. Gente como Muñoz Molina son tan destructivos como el virus, puro veneno español. "No sé, sinceramente, qué podemos hacer los ciudadanos normales, los no contagiados de odio". Pues señor Molina, tómese la temperatura, porque se le nota bastante enfermo de odio.

ABC

"La segunda ola se lleva ya 8.600 vidas". Ignacio Camacho exculpa a Illa de la declaración de guerra a Madrid y dice que fueron los "rasputines de Moncloa", como si Illa no estuviera en el gabinete de ministros. "Lo más parecido a un hombre de ciencia que hay alrededor de Illa es Simón el Falsario, el icono pop de las camisetas que lleva siete meses mintiendo a los españoles en sus cotidianas ruedas de prensa, un mero agente propagandístico camuflado bajo una licenciatura médica". "Si quisiera escuchar a los científicos, Illa ha dispuesto de numerosas ocasiones para hacerlo. Consejos vendo que para mí no tengo. Quién necesita oír opiniones y pareceres ajenos cuando puede imponer los suyos por decreto".

"A Ayuso le ha faltado, sin duda, asesoramiento cualificado o le ha sobrado arrogancia política. Pero su principal desventaja frente al Gobierno de la nación radica en su falta de pericia o de desparpajo para convertir embustes descomunales en verdades establecidas". Para ser tan canalla como el gobierno hace falta mucha más maldad de la que la que tiene Ayuso. Este PP no está preparado para combatir a la gentuza que nos gobierna.

Carrascal define a la perfección el plan de Sánchez y su banda. "Acabar con el régimen del 78", es decir, con la democracia, "a base de cargarse los dos últimos baluartes del mismo, la Monarquía y la Justicia. El plan incluye la toma de Madrid, sin el que nada puede triunfar en España". "La estrategia sigue la línea clásica de la izquierda: arruinar un país para que una población debilitada y hambrienta derribe las autoridades locales. Y una vez instalados en el poder, cortar todas las libertades para impedir cualquier tipo de levantamiento". Vamos, que la dictadura socialcomunista está a las puertas de Madrid.

La Razón

"Ayuso asume que Moncloa intervendrá Madrid mañana". "Sanidad está dispuesta a llegar hasta el final en un movimiento político de mayor alcance que busca aplastar a Ayuso". Mira que estaba avisada. Que convoque elecciones hoy mismo o al PP le roban Madrid como un caramelo a un niño.

Francisco Marhuenda advierte del peligro de tomar Madrid por la fuerza. "No sé qué instrumento jurídico quiere aplicar el PSOE y Podemos para destruir a Ayuso y su gobierno, pero deberían ir con cuidado porque las consecuencias pueden ser muy graves".

"La actitud del ministro de Sanidad es que se tiene que hacer lo que él quiera y la pregunta obvia es saber en qué comité científico y qué reglas de actuación avalan su deriva autoritaria". Un tío que ni siquiera es médico escoltado por un icono pop que ni siquiera es doctor, que mintió sobre el alcance de la pandemia, sobre las mascarillas, que puso en peligro a toda la población. Y dando lecciones.

"La propuesta de aplicar a Madrid un 155 sanitario tiene ecos muy políticos y suena bien para saciar a los socios radicales del gobierno", advierte el editorial. Lo que van a conseguir es desatar una guerra civil en Madrid. No es descartable que la violencia se desate y que el Gobierno se vea obligado a mandar a la policía a disparar contra los ciudadanos. Puede que en la decisión de dar un golpe de Estado en Madrid a Sánchez se le haya ido la mano.

A continuación