Ciudadanos a Calvo, sobre los Presupuestos: "Con ERC y Otegi, no"

Edmundo Bal insiste, tras reunirse con la vicepresidenta, en que su apoyo y el de los independentistas es "incompatible".

Mariano Alonso

La cordialidad y sintonía entre la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y la cúpula de Ciudadanos ya no es noticia. Como en anteriores ocasiones a cuenta del apoyo de los de Inés Arrimadas a las sucesivas prórrogas del estado de alarma, la mano derecha de Pedro Sánchez mantenía este jueves en el Congreso de los Diputados una reunión con dos de los más estrechos colaboradores de la líder naranja, el portavoz parlamentario adjunto, Edmundo Bal, y el vicesecretario general adjunto, José María Espejo, en este caso a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado que la propia Arrimadas se abrió a negociar hace unas semanas tras entrevistarse en la Moncloa con el jefe del Ejecutivo.

A la salida del encuentro, Calvo agradecía el "buen clima" ya que, admitía, "tenemos una arquitectura de votación muy complicada". Tan complicada que dos de los posibles apoyos, los separatistas y Ciudadanos, se excluyen mutuamente, como quedaba de manifiesto, de manera indubitada, en la rueda de prensa que después de la reunión ofrecía Bal.

arrimadassanchezmoncloa--02-09-20.jpeg
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, durante su último encuentro en La Moncloa. | EFE

"Le he dicho [a Calvo] con toda claridad: con Bildu, con ERC, con Rufián, con Torra, con Otegi, no" señalaba con énfasis el dirigente naranja, quien afirmaba también, por si quedase alguna duda, que "existen dos vías que son incompatibles. En esa foto final habrá unos presupuestos con Ciudadanos o habrá unos presupuestos con los independentistas".

A juicio de Bal, el deseo tanto de "la inmensa mayoría de los españoles" como, apostillaba, "de Bruselas" es que sea Ciudadanos el apoyo para las Cuentas Públicas, lo que garantizaría, afirmaba, la "moderación" de esos Presupuestos.

Igualmente, Bal afirmaba haberle trasladado a la vicepresidenta su "preocupación" por "los episodios de corrupción que se están viviendo en varios partidos políticos". En ese sentido reclamaba al PSOE que "deje de bloquear en la Mesa del Congreso" una comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular de Podemos, imputado por un juez de Madrid, dado que sí saldrá adelante, con el apoyo del partido naranja, otra comisión del caso Kitchen, en la que la izquierda parlamentaria pretende que declaren tanto Pablo Casado como su antecesor en el PP y expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A continuación