La bajada de pantalones de Iglesias frustra el secreto deseo de Sánchez

Sánchez juega con los empresarios, con Iglesias, con Casado… Y va ganando.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez usa al Íbex contra el PP sin romper con Podemos". Dice Rosell que nos endilgó "un largo discurso lleno de apelaciones bienintencionadas", el "enésimo ejercicio de propaganda", que se le da como hongos. "Sánchez debe hablar menos y escuchar más". "Es él quien debería prestar oídos a las necesidades de los creadores de riqueza y empleo en lugar de esgrimirlos como un atrezo intimidatorio contra el líder de la oposición. Es el radicalismo de los socios de investidura de Sánchez el que aleja sus proclamas ecuménicas de cualquier credibilidad. Su problema no es el PP sino las alianzas a las que debe su poder". Hay que admitir que sus aliados están bastante de capa caída. Eso les pasa por fiarse de Sánchez.

Jorge Bustos dice que "Sánchez no hace discursos sino que se limita a ponerles rostro, es el rostro de gato satisfecho, que se comió el canario un mayo de 2018 y no lo piensa escupir aunque se le caiga el país encima de la cola. Con qué cuajada postura de catálogo de Emilio Tucci miraba a izquierda y derecha, insistiendo en que somos el país de la fibra óptica cuando en realidad somos el país de los 50.000 muertos y el 20% evaporado del PIB. Lo que daría por un pantallazo del chat de los empresarios allí congregados, entre la vergüenza ajena y el aplauso debido para detener el hacha fiscal". A los empresarios les da igual que el presidente le suelte un rollo patatero, es el que firma el BOE. "Es el presidente de España y habrá que seguirle la corriente, como hacen los empresarios dos segundos antes de la discreta carcajada y uno antes de la honda preocupación". Pues se les veía tan a gustito.

El País

"Sánchez asegura a las empresas la estabilidad de su Gobierno". Os vais a comer a Podemos queráis o no. Carlos Cue se emocionó con "el aplauso que recibió de la cúpula económica al final del discurso". Vamos, que casi aplaude él, y lo suyo no es cortesía. "A los empresarios les sorprendió que Sánchez, después de saludar al más del centenar de asistentes, apenas se quedara a cambiar impresiones al terminar un discurso que aplaudieron no solo por educación", dice el embelesado Cue. ¿Y qué esperaban? Sánchez no iba allí a escuchar a los empresarios. Les soltó su libro contra Casado, se hizo la foto y ahí os quedáis.

Aunque la noticia del día es que Pablo Iglesias se ha bajado los pantalones una vez más. "Iglesias exige a Sánchez estar las negociaciones con Ciudadanos". ¿Pero no decían que con Ciudadanos no iban a ningún sitio? Ese pobre Pablo, es capaz de lamerle los zapatos a Sánchez con tal de permanecer en el Consejo de Ministros. A Enrique Gil Calvo le ha pillado con el pie cambiado. "Temo que Sánchez fuerce el plan B", pactar los presupuestos con Cs, "que será tumbado en el Congreso por el veto de UP, lo que romperá la coalición obligándole a disolver la legislatura para convocar elecciones sine die como desea en secreto, a fin de librarse de una vez del constante chantaje" de Iglesias. "A no ser que Iglesias se envaine su veto por temor a perder todavía más votos. Ya veremos". Pues Iglesias te ha jorobado la columna, Gil, porque se la ha envainado echando leches. Cuánta candidez. Supongo que habías pensado que no se humillaría tan rápido, que aguantaría al menos esta semana, pero hijo, es que la moqueta pesa mucho.

ABC

"Sánchez exige pleitesía". Dice Rubido que el problema de Sánchez es "su inclinación perpetua a la mentira", que provoca que nada de lo que salga por su boquita sea creíble. Es que es una patología, lo suyo.

"Utilizar al mundo financiero para enviar mensajes a Casado cuando no lo ha recibido en la Moncloa en seis meses, cuando no le ha telefoneado en tres, no deja de ser una estrategia forzada. Lo de ayer fue un chantaje. Quien no claudique a sus exigencias es un enemigo de España y un antipatriota culpable de las dificultades para salir de la pandemia. Sánchez siempre ha optado por el sectarismo y el desprecio al rival, pero para su desgracia estas trampas se detectan a distancia". ¿Y qué mas da que se detecten si le salen bordadas? No nos equivoquemos, Sánchez siempre ha optado y optará por Sánchez.

La Razón

Que la jugada le está saliendo a pedir de boca lo demuestra que tiene al PP de los nervios."Debate en el PP por la gestión del no a Sánchez ante los rebrotes". "Dentro del PP están viendo las orejas al lobo, y temen que puedan estar cayendo en una trampa por las presiones de Vox, por un lado, y de los satélites mediáticos que controla" Cayetana por otro, dice mezclando churras con merinas. "En el PP se preguntan si no es un error caer tan rápido en la trampa del sanchismo por muy cierto que sea el principio de que las crisis económicas tumban todos los gobiernos". Siempre hay excepciones.

Y es que, encima, "Podemos está en la fase de ladrar mucho y morder poco. No le queda más remedio que aguantar y tragar". "El PSOE confía en hacer tragar a Podemos con el acercamiento a la derecha de Ciudadanos". Pedro se llevó ayer a comer a Pablo y se lo hizo tragar a cucharadas. Que viene el avioncito, el avioncito, el avioncito… glub, glub.

Como dice Francisco Marhuenda, "el teatrillo no ha durado mucho". A Iglesias "no le interesa, bajo ninguna circunstancia, abandonar el Consejo de Ministros. Es de sentido común. Ahora comienza el periodo de maquillaje para que Podemos venda que ha conseguido grandes éxitos". "Sánchez marca el camino del gobierno e iglesias se somete con un cierto margen para que la coalición sobreviva. Una vez más, y no será la última, el presidente se sale con la suya". Si esta vez cumple su palabra, se carga Podemos y nos devuelve el sueño, le pongo un póster.

A continuación