Iglesias arremete contra Zapatero y los expresidentes por defender la Transición ante la juez del caso Martín Villa

"Vergüenza", escribe el vicepresidente del Gobierno en un lacónico pero significativo tuit.

Mariano Alonso

Con un tuit de apenas una palabra, "vergüenza", Pablo Iglesias arremetía este martes, poco después de asistir al Consejo de Ministros en La Moncloa, contra todos los ex presidentes vivos de la democracia, incluido su muy admirado y cercano José Luis Rodríguez Zapatero.

El ex presidente socialista, al igual que Mariano Rajoy, José María Aznar y Felipe González, han remitido escritos a la jueza argentina María Servini en defensa de Rodolfo Martín Villa, al que la magistrada pretende encausar en su país por presuntos crímenes de lesa humanidad que habría cometido, según denuncian asociaciones de la Memoria Histórica, durante su etapa como ministro del Interior en la Transición española.

En su defensa, según cuenta El Diario, escriben también otros dirigentes como el Alto Representante para la UE, Josep Borrell, los exlíderes de UGT y CCOO, Nicolás Redondo, Cándido Méndez, Antonio Gutiérrez y José María Fidalgo o los dos ponentes constitucionales vivos, Miquel Roca y Miguel Herrero de Miñón.

Todos ellos, incluido Zapatero, consideran que la causa judicial abierta, en el marco de la cuál el propio Martín Villa declarará telemáticamente el próximo jueves, no tiene sentido, y elogian el papel del que fuera ministro con Carlos Arias Navarro, primero, y con Adolfo Suárez, después, durante el paso de la dictadura a la democracia.

En concreto, Zapatero defiende la Ley de Amnistía de 1977, aprobada entonces por casi todo el arco parlamentario, incluido el Partido Comunista de España (PCE) como "un elemento central del Pacto de Transición" y asegura que Martín Villa contribuyó con "convicción y eficacia" a que se afianzara "la democracia en mi país".

La Ley de Amnistía

Es precisamente esa norma, aprobada por las primeras cortes democráticas, y al margen de otras consideraciones, lo que invalidaría la actuación que la magistrada argentina pretende llevar a cabo por sucesos violentos de aquella época como los ocurrido en marzo de 1976, poco después de la muerte de Franco, en Vitoria, donde cinco personas murieron y más de cien resultaron heridas tras disolver las Fuerzas de Seguridad una asamblea de trabajadores en huelga.

Iglesias, cuyo padre perteneció al FRAP, una organización terrorista que impugnaba el pacto de la Transición, siempre se ha mostrado a favor de encausar a Martín Villa.

En octubre de 2018, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, rechazó que la justicia argentina interrogase a Martín Villa amparándose en la Ley de Amnistía. Sin embargo, el ex político, que luego tuvo puestos de responsabilidad en el PP y también en el Grupo Prisa, se ofreció voluntario para declarar. Según informaba este lunes Libertad Digital, la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, ha dejado sin efecto una nota de la Fiscalía de 2016, redactada por su antecesora Consuelo Madrigal, en la que rechazaba las comisiones rogatorias solicitadas por la juez Servini.

A continuación