Torra no descarta el estado de alarma ni pedir ayuda al Ejército

El presidente de la Generalidad alega que ante la pandemia no se puede rechazar ninguna medida.

Pablo Planas (Barcelona)

Quim Torra estaría dispuesto a activar el estado de alarma en Cataluña e incluso a pedir ayuda al Ejército si la situación epidemiológica se le va de las manos a la Generalidad. Así lo ha manifestado este lunes en una entrevista en TV3 con la que ha dado por inaugurado el curso político en el Principado. Torra, que criticó el estado de alarma y la intervención del Ejército en la lucha contra el coronavirus durante la primera oleada, asegura ahora que no dudaría en aplicar la primera medida y solicitar ayuda a las Fuerzas Armadas si la situación lo requiere.

Además, ha manifestado que la semana pasada contactó con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por teléfono, y que está a la espera de la letra pequeña del asunto del estado de alarma para saber cuál sería el método para su entrada en vigor. También ha pedido al Gobierno confirmado que participará en la cumbre telemática de presidentes autonómicos prevista para el próximo día 4. En esa cita ha dicho que "batallará" para que los padres que se tengan que quedar en casa para cuidar a sus hijos a causa del coronavirus reciban un subsidio del Gobierno.

El presidente de la Generalidad ha alegado que si algo ha aprendido en los últimos meses es que frente al coronavirus no se puede descartar nada. No obstante, la consejera de Presidencia y portavoz del gobierno regional, Meritxell Budó, apuntó la semana pasada que la Generalidad no requeriría de los rastreadores militares puestos a disposición de las Comunidades por parte del Gobierno.

Torra sí ha descartado, por contra, retrasar el inicio del curso escolar, que en Cataluña está previsto que comience el 14 de septiembre. Y también ha descartado anunciar la fecha de las elecciones autonómicas en Cataluña, aunque ha asegurado que ya sabe cuándo serán. También apuntó que espera que los partidos independentistas no propongan un nuevo candidato a presidente en caso de ser inhabilitado por el Supremo, que se reunirá a mediados de septiembre para abordar el recurso de Torra contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le condenó a año y medio de inhabilitación por mantener la propaganda separatista en la fachada de la sede de la Generalidad en periodo electoral. La defensa de Torra confía en poder presentar más recursos que retrasen su inhabilitación en el caso de que el Supremo confirme la sentencia del TSJC.

En cuanto a las cada vez más abruptas desavenencias entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC en el seno del "Govern", Torra ha dicho que se trata de una situación "heredada" y que en ningún caso afecta a la gestión de la crisis sanitaria.

A continuación