Sánchez usa al Ibex 35 como figurante para presionar a Casado: "No tiene derecho a no arrimar el hombro"

Nueva homilía del presidente con un alegato en defensa de la unidad y la responsabilidad de todos. "España puede si España quiere".

Ketty Garat

Como ocurrió el pasado martes con la primera comparecencia del presidente del Gobierno tras sus vacaciones estivales, Pedro Sanchez ha descargado hoy su responsabilidad de aprobar los Presupuestos Generales del Estado y conseguir sacar adelante la legislatura en todos los partidos políticos a quienes ha reclamado "unidad, unidad y unidad" como receta para acometer la recuperación económica que necesita España.

Su discurso "España Puede" en la Casa de América de Madrid ante una nutrida representación de empresarios y agentes sociales, se convirtió en un compendio de presiones veladas al líder del PP, Pablo Casado, a negociar con el Gobierno de coalición. "Nadie tiene derecho a no arrimar el hombro porque tenga una ideología contraria al Gobierno de turno", dijo en un primer momento antes de hacer responsables a todos los partidos de la situación de la legislatura.

"Nada puede volver a ser como antes de que el fatídico virus irrumpiera en nuestra vida. ¿Cómo no vamos a darnos por enterados los partidos políticos que representamos a la sociedad? ¿Cómo podríamos seguir con nuestros antiguos hábitos, con nuestros antiguos clichés? ¿Cómo podríamos seguir como si todo fuera como antes?". El presidente volvió a descargar la responsabilidad en los demás actores políticos y se justificó diciendo que "este Gobierno recibió un mandato electoral inequívoco pero entre nuestras previsiones no figuraba esta calamidad del covid que ha transformado nuestras vidas. En estas circunstancias, el Gobierno lo tiene claro: elegimos unidad, no confrontación, elegimos unidad, unidad y unidad. La primera condición seria esa: avanzar en la unidad desterrar la pelea partidaria en la lucha contra el virus".

Sánchez manifestó que "el desafío para España es tremendo, apabullante" y requiere la acción conjunta "de toda una sociedad" en la que no haya distingos entre "las comunidades autónomas del PP y del PSOE" como no se hacen entre el colectivo de los sanitarios, las fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. "España puede si España quiere".

Y reclamó, en una segunda alusión velada pero inequívoca al PP, que es necesario armarse de instituciones sólidas como "el poder judicial, que es un poder esencial del Estado, y que en su artículo 122 fija su renovación puntual" así como el Tribunal Constitucional, "intérprete máximo de nuestra Constitución" y el Defensor del Pueblo "su artículo 34".

En definitiva, instó al PP a explorar "un nuevo clima político marcado por la estabilidad y unidad" para que "el Gobierno puede garantizarla en los 40 meses que tenemos por delante. Que la unidad se imponga sobre los viejos clichés porque nos aguardan retos enormes e inimaginables". Y añadió un aviso a navegantes: "No me cabe ninguna duda de que la legislatura va a ser estable, y larga".

A continuación