Estalla el caso Calvente

Sospechas de una caja B, pagos a la Neurona y las obras de la sede, terminan por imputar a la formación un delito de malversación.

Luis F. Quintero

¿Qué le hubiera pasado a Michael Corleone si hubiera denunciado por acoso sexual a su consiglieri, Tom Hagen, para echarle de la familia por oponerse a los planes de expansión de el Padrino? Nunca lo sabremos. Quizá Corleone no hubiera tenido que recurrir a semejante estrategia jurídica y mediática, ya que en "la familia" los despidos solían tramitarse a balazos, pero podríamos inferir que sería una decisión que nunca tomaría, entre otras cosas, porque el consiglieri, el abogado de la familia, era la persona que más y mejor conocía los negocios y contaba con pruebas suficientes como para enterrar en delitos a la cosa nostra.

Tampoco sabemos si Pablo Iglesias pensó en este célebre icono cinematográfico cuando Podemos decidió cesar de manera fulminante a su abogado José Manuel Calvente haciendo estallar lo que ya se conoce como "el caso Calvente" que, como el "caso Dina", también es el de las sospechas de corrupción de la formación de Pablo Iglesias. Y es que, como hubiera podido hacer Hagen con Corleone, la denuncia de Calvente se han cobrado, de momento, la imputación de Podemos por delitos de malversación.

José Manuel Calvente era el coordinador del equipo legal de Podemos y delegado de protección de datos de la formación. Los problemas de Calvente comienzan cuando detecta irregularidades en los asuntos que afectaban a altos cargos del partido y a decisiones de la formación. Él y la responsable de Cumplimiento normativo de Podemos, Mónica Carmona deciden abrir una investigación interna para aclarar esas supuestas irregularidades y poder así preparar la defensa del partido en caso de que se presentara alguna denuncia. Sin embargo, ante tal investigación el partido decidió cesarlos de manera fulminante a principios de diciembre del año pasado.

josemanuelcalvente.jpg

¿Qué investigaba Calvente?

Concretamente, los abogados despedidos estaban investigando supuestos sobresueldos en la dirección que superaban lo estipulado en los estatutos, contratos a dedo a personas afines o manipulaciones en votaciones electrónicas en primarias , además de otras consultas internas.

Tras conocerse en los medios el despido de los dos letrados, Podemos aseguraba que su marcha se debía a una reestructuración del equipo jurídico. Pero el escándalo ya era mayúsculo. Cesar a dos abogados que inician una investigación interna levantaba evidentes sospechas, así que el partido trató de despejar el asunto con un brochazo. En 24 horas cambió la versión y dijo que el cese de Calvente se debía a un supuesto "acoso laboral de género". Entonces, LD se puso en contacto con el abogado que negó las acusaciones. Eso sí, avanzó que pondrá el asunto en manos de la justicia. ¡Y tanto que lo puso!

Curiosamente, el inicio de la investigación que comenzaron Calvente y Carmona y que terminó con su destitución, coincide en el tiempo con la marcha de quien fuera mano derecha de Iglesias, Pablo Gentili a Argentina para incorporarse al Gobierno de Alberto Fernández y que algunas fuentes del entorno de Podemos vinculan a un intento de salir de la escena política española por si las irregularidades que investigaban Calvente y Carmona terminaban por salpicarle.

Los tres pilares de las denuncias de Calvente

No tardó mucho en cumplir su advertencia. Ese mismo mes de diciembre de 2019, Calvente denunció ante la Guardia Civil una "trama" delictiva en la formación morada. Denuncia que llega al Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, presidido por Juan José Escalonilla, magistrado encargado de investigar los 45 folios del escrito de Calvente que salpicaría, además de a Juan Carlos Monedero -a quien se presenta como un comisionista de Neurona- al diputado Rafa Mayoral, el tesorero Daniel de Frutos, el director de Estrategia y Comunicación en la Vicepresidencia Segunda del Gobierno Juanma del Olmo, la gerente Rocío Val o la letrada Marta Flor.

Según ha contado extensa y pormenorizadamente Miguel Ángel Pérez en Libertad Digital, el escrito de Calvente denuncia una "trama" delictiva en Podemos originada en el 2018. Ese año, el tesorero de la formación morada, Daniel de Frutos, decidía eliminar la auditoría externa al partido alegando el "solapamiento" de citas electorales. Además, el portal de Transparencia se congeló para evitar el control de posibles irregularidades y, como colofón, Podemos no aprobó en el año 2019 sus presupuestos en el Consejo Ciudadano, ni los gastos para las campañas electorales.

La denuncia del exabogado de Podemos se articuló en tres pilares principales:

Neurona y la campaña electoral 2019

Se trata de la presunta contratación fraudulenta para las campañas electorales del año 2019 de la agencia de comunicación de origen mejicano, Neurona Consulting. Unos hechos por los que el Tribunal de Cuentas habría solicitado información al tesorero de Podemos y por los que finalmente la fiscalía del Tribunal de Cuentas ve delito y pide que se investigue por vía penal

iglesias-monedero-rueda-de-prensa-efe-2.jpg

Según la denuncia de Calvente, Monedero habría actuado presuntamente como "intermediario y comisionista" entre Podemos y la consultora Neurona Consulting y en la consecución de supuestas "contrataciones ilícitas" de la citada consultora con otras empresas y gobiernos de Latinoamérica. De esta forma, Monedero, amigo personal de César Hernández Paredes, director de Neurona, podría haber obtenido presuntos "fondos mediante contratos simulados, para su propio beneficio personal".

Precisamente, Podemos nombraba a Monedero director del Instituto 25 de Mayo (I25M), hace pocos días. La fundación vinculada a la formación morada tiene como supuestos objetivos el análisis, la formación y la creación política y cultural. No obstante, algunas fuentes consultadas por este diario apuntan que dicho nombramiento tendría como objetivo "potenciar los 'negocios' de la consultora Neurona en Latinoamérica".

Las obras de la sede de Podemos

El segundo pilar de la investigación se centraría en las irregularidades cometidas por el partido durante las obras de remodelación de su nueva sede en la calle Villaespesa nº 18 de Madrid adjudicadas por 1,3 millones que habían sido licitadas por la mitad de esa cantidad. Curiosamente Podemos recibió los presupuestos de los contratistas para remodelar la sede 2 días antes de iniciar la licitación.

sede-podemos-precio.jpg

En concreto, y según contó en LD Miguel Ángel Pérez, que accedió a los llamados "papeles del Kremlin", Podemos destinó 1.361.055 euros a remodelar su sede, aunque sólo había licitado un gasto 649.936,68 euros. Dicha cifra supone un incremento de 711.119 euros respecto al presupuesto inicial.

La caja B de Podemos

El tercer pilar de la denuncia de Calvente se refiere a la llamada "caja de solidaridad" de Podemos, en la que se destinaban los "excedentes" de los salarios públicos de los dirigentes del partido y que se asignaban a proyectos o gastos "poco claros". Se sospecha de una operación efectuada a finales del 2019 en la que una entidad autodenominada #404 Comunicación Popular solicitó 50.000 euros a la caja de solidaridad para emprender un supuesto proyecto de carácter social.

Calvente también menciona en su denuncia las sospechosas subidas de sueldo a principios del año 2019 al tesorero Daniel de Frutos, la gerente Rocío Val y la letrada de Marta Flor. El papel de la letrada en esta supuesta trama pasaría por su presunto asesoramiento en algunas de las irregularidades denunciadas por el abogado en su escrito.

Podemos, Imputado

El pasado 11 de agosto, el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, imputaba a Podemos como persona jurídica y a parte de su cúpula dirigente, dentro de la causa en la que se investiga la financiación del partido morado, que según su ex abogado Calvente podría ser objeto de delitos de malversación y administración desleal.

juanma-del-olmo.jpg
El director de campaña de Podemos, Juan Manuel del Olmo. | EFE

Además, el juez imputa a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación de Podemos y responsable de las campañas electorales de la formación, uno de los más estrechos colaboradores de Pablo Iglesias, además de al tesorero, Daniel de Frutos, y a la gerente del partido, Rocío Val. Del Olmo, además de sus cargos orgánicos en Podemos, es el director de Estrategia y Comunicación de la Vicepresidencia segunda del Gobierno.

A continuación