El pleno municipal antimonárquico de Colau se vuelve contra el Gobierno de Sánchez e Iglesias

El Ayuntamiento de Barcelona reprueba al Ejecutivo y al Rey emérito con la abstención del grupo de la alcaldesa.

Pablo Planas (Barcelona)

A Ada Colau le ha salido el tiro por la culata. Quería que el Ayuntamiento retirara la medalla de oro de la ciudad a Juan Carlos I y ha conseguido que el pleno repruebe al Gobierno de España, del que su partido forma parte. La intención de la alcaldesa era no ser menos que el "Parlament" y organizar un aquelarre antimonárquico en el pleno municipal. Sin embargo, una maniobra de los grupos independentistas de Junts per Catalunya (JxCat) y ERC ha frustrado los propósitos de la alcaldesa.

Todo iba sobre ruedas entre comunes y separatistas. Estaban de acuerdo en retirar al rey emérito la medalla de oro de la ciudad. Pista para un nuevo alarde antimonárquico hasta que los independentistas han añadido una coletilla a la moción con la que reprobaban la actitud del Gobierno del cual forma parte el grupo de la alcaldesa. Los separatistas han querido subrayar la "colaboración necesaria" del Gobierno en la marcha de Juan Carlos I y ahí es donde Colau ha reparado en su error de cálculo.

A partir de ese instante, los comunes han entrado en una ardua discusión interna entre quienes eran partidarios de votar que no a la moción y los que preferían abstenerse para que no se interpretara que apoyaban a la monarquía. Sin embargo, ambas facciones estaban condenadas de antemano. El pleno municipal ha acabado reprobando al Gobierno y retirando la medalla al emérito por la ausencia de los dos concejales del grupo "Barcelona por el cambio", del exprimer ministro francés Manuel Valls y Eva Parera, que excusaron su asistencia al pleno con la excusa de no hacerle el juego a separatistas y podemitas.

Así, la resolución conjunta contra el Gobierno y contra el emérito salió adelante con 15 votos a favor (JxCat y ERC), 14 en contra (PSC, Ciudadanos y PP) y la abstención de los comunes.

A continuación