Torra no va a la cumbre autonómica porque estará el Rey y exige a Sánchez una relación bilateral

Acusa al presidente del Gobierno de incumplir el compromiso de que la relación de la Generalidad con el Gobierno sea bilateral.

Pablo Planas (Barcelona)

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, no irá a la cumbre de presidentes autonómicos que se celebrará en San Millán de la Cogolla (La Rioja). La supuesta "obligatoriedad" de la reunión decretada por el Gobierno no ha hecho mella en el ánimo del presidente regional catalán, quien ha despachado su negativa a asistir con una dura carta en contra de la Corona y subrayando los incumplimientos de Sánchez con el propio Torra.

"De entrada, no compartimos que se utilice una cuestión tan importante y grave como es la crisis económica y sanitaria provocada por el coronavirus para implicar a la Casa Real española, que hoy está más cuestionada que nunca", afirma el líder separatista en las primeras líneas de la misiva dirigida a Sánchez.

"Los demócratas —añade— debemos insistir en que se investigue a la monarquía por las informaciones publicadas y se depuren responsabilidades. No nos compete contribuir a limpiar su imagen organizando actos vinculados a una gran crisis que ha afectado a tanta gente en nuestro país, así como en España. Os recuerdo en este sentido que el parlamento de Cataluña, sede de la soberanía de los catalanes, ha pedido la abdicación de Felipe VI".

Además de por la presencia del Rey, Torra se niega a acudir a la reunión porque asegura que las anteriores reuniones de presidentes autonómicos con Sánchez no han servido para nada: "Se trataba de unas reuniones bien poco útiles en las que se nos comunicaban unas decisiones ya tomadas y anunciadas públicamente la víspera. No se trataba de ningún tipo de cooperación, cogobernanza, ni nada de lo que se ha querido vender".

Supuesto acuerdo roto

También reprocha a Sánchez que incluya a Cataluña en las reuniones con el resto de comunidades autónomas y le dice: "Como sabéis —porque lo hemos hablado varias veces y así lo hemos establecido—, la relación del Gobierno de Cataluña con el Gobierno de España debe ser bilateral. Esperemos que no se aproveche una crisis sanitaria tan grave para deshacer compromisos y para recentralizar aún más".

Torra se queja también de que "en una reunión sin información ni documentación previa con diecinueve representantes de comunidades y ciudades autónomas no se puede debatir y acordar realmente el funcionamiento de los fondos europeos y su reparto. Ni el vicepresidente ni la consejera de Presidencia de mi Gobierno han podido discutir con vuestros ministros ninguno de los contenidos que se tratarán en la reunión. Nuestra decisión se basa, por tanto, en una razón de eficacia en un momento en el que dedico el cien por cien de mi tiempo a luchar contra los rebrotes de la covid-19 y sus consecuencias".

Para redondear la excusa del coronavirus, apela a la ejemplaridad: "Ta sabéis que vivimos días críticos y el primero que debe dar ejemplo de la restricción de movimientos que hemos pedido a la ciudadanía es el presidente. Por eso os sugerí de poder intervenir telemáticamente en la sesión de trabajo. Ahora es el momento de trabajar, no de hacerse fotografías".

"De presidente a presidente"

Y por si no quedaba claro que Torra no se considera un presidente autonómico como los demás, acaba la carta pidiendo una reunión telemática con Sánchez de igual a igual: "Os emplazo a tratar todos los temas así como el plan de reactivación de Cataluña y las peticiones pendientes de resolución en una reunión telemática de presidente a presidente, acompañados de nuestros respectivos equipos de gobierno la próxima semana. No escatimaremos ningún esfuerzo por el bien de Cataluña y de su gente. Espero vuestra respuesta".

A continuación