El Gobierno promete a Airbus una larga lista de inversiones en Defensa para evitar despidos

Aviones de vigilancia marítima, transformación de A330 en versiones MRTT, helicóptero para Defensa e Interior, un posible entrenador avanzado…

J. Arias Borque

Las crisis económicas suelen perjudicar a las Fuerzas Armadas y la industria de Defensa porque traen consigo un importante recorte del gasto público en estas partidas. Aunque la política real la marcarán los próximos presupuestos del Estado, que ahora mismo parecen estar lejanos, el Gobierno ha realizado un gesto para evitar que la situación económica provocada por la covid-19 convierta en un páramo a la industria española de Defensa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reunido este jueves por la tarde en el Palacio de La Moncloa con el CEO de Airbus, Guillaume Faury, con quien se ha comprometido a llevar a cabo una serie de nuevas inversiones en materia de Defensa durante los próximos años, con la intención de que la multinacional europea no tenga que afrontar una nueva oleada de despidos en las instalaciones que tiene repartidas por España.

Parte del dinero para estas nuevas adquisiciones en materia de Defensa saldrá de la bolsa de dinero que la Unión Europea ha fijado en las últimas semanas para repartir entre los países socios más afectados por la pandemia del coronavirus. Una idea que planteó a principios de julio la ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la renovación y feminización de la nueva cúpula civil de su departamento, y que también ha estado en el encuentro.

Exactamente, el inquilino de La Moncloa se ha comprometido con el máximo responsable de la multinacional europea –el Gobierno español es uno de los socios minoritarios– a aportar unas ayudas totales asociadas a la innovación de 185 millones de euros hasta 2023 (2020-25M€, 2021-40M€, 2022-80M€, 2023-40M€) que serán tramitadas a través del CDTI, además de otra ayuda reembolsable de 50 millones de euros.

También se darán otro tipo de ayudas, como 100 millones para mantener las cadenas de montaje de Airbus en nuestro país, mantener la dotación mínima de 15 millones anuales de ayudas a la innovación de procesos en el sector aeronáutico que tiene abiertas el Ministerio de Industria entre 2020 y 2025, y aumentar al menos un 25 por ciento la inversión española en los proyectos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Se comprarán a la empresa cuatro aeronaves C-295 para vigilancia marítima; se transformarán tres aviones A330 en versiones MRTT (multipropósito con capacidad de reabastecimiento en vuelo); se lanzará un programa conjunto Defensa-Interior para la compra de 36 helicópteros H135 durante los próximos seis años, que se podría ampliar a 59 más en una segunda fase; y se lanzará un programa desde Interior para comprar 4 helicópteros H160, además de garantizar el inicio de la fase 2 del FCAS (el caza europeo que sustituirá al Eurofighter).

Se anticiparán pagos asociados al programa del avión de transporte A400M; se facilitará la financiación del programa del helicóptero NH90; se compromete a estudiar la viabilidad de lanzar un programa de entrenador aéreo avanzado junto a Francia y Alemania; y "reconoce la importancia de llevar hasta el final los programas internacionales Tigre MK-III (modernización del helicóptero de ataque) y E-Male (el denominado Eurodron)".

En esta línea, Pedro Sánchez y su equipo también se han comprometido a apoyar la política de exportaciones de Airbus, apoyar a las aerolíneas españolas para que puedan mantener los pedidos de aviones civiles que habían realizado antes de la pandemia de coronavirus, y permitirles adoptar medidas laborales de carácter temporal que permita a la multinacional europea afrontar el impacto de la crisis económica.

Por su parte, Airbus se ha comprometido con el Gobierno a "minimizar el impacto en los empleos en España y buscar fórmulas y soluciones para las plantas con menor carga de trabajo, teniendo en cuenta su localización", se aumentará la participación de las filiales españoles en los grandes programas internacionales, y se ampliarán las instalaciones en Albacete con un HUB logístico-industrial, entre otras medidas.

A continuación