Sánchez admite que no tendrá "ningún reparo" en pedir el rescate en septiembre

El presidente argumenta que "no tiene sentido que creemos instrumentos que luego nos dé vergüenza aplicar" pero rechaza condiciones.

Ketty Garat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha admitido este miércoles que no tendrá "ningún reparo" en acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), lo que supondría un rescate para la economía española. Preguntado por ello en rueda de prensa en Moncloa junto al presidente italiano, Giuseppe Conte, el jefe del Ejecutivo argumentó sin problemas su disposición:

"Lo que no tiene mucho sentido es que creemos instrumentos y que luego nos dé vergüenza utilizar esos instrumentos. No tiene por qué haber ningún reparo en poder utilizarlo". Sin embargo, sí hizo hincapié en la necesidad de que se tratara de una "línea precautoria sin ningún tipo de condicionalidad para incrementar el gasto sanitario" y poder hacer frente a la todavía existente amenaza de la covid-19. "Ojalá no nos veamos obligados a utilizarlo, porque supondrá que la pandemia habrá remitido".

Un escenario para septiembre que dependerá de lo que ocurra los días 17 y 18 de julio cuando el Consejo Europeo debata sobre los fondos de reconstrucción de la covid, programa dotado de 750.000 millones de euros (500.000 transferencias directas y 250.000 préstamos) y de los que España aspira a recibir 140.000.

"Julio tiene que ser el mes del acuerdo", insistió Sánchez poniendo voz a los países del sur que, junto a Portugal, Italia y Francia, pretenden obtener fondos sin condiciones en forma de recortes, frente a los llamados países frugales que exigen ajustes para aplicar esa inyección de liquidez.

A continuación