La Policía Científica acredita que Villarejo consiguió los mensajes del móvil de Dina tres meses después que Iglesias

LD ha tenido acceso a un nuevo informe de la Policía Científica del pasado 6 de abril sobre dos dispositivos incautados al comisario José Villarejo.

Miguel Ángel Pérez

Un nuevo informe de la Policía Científica acredita que el comisario José Villarejo consiguió los mensajes del teléfono móvil sustraído a Dina Bousselham 3 meses después de que el vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, los tuviera en su poder. Los citados mensajes del chat de la formación morada fueron publicados por Okdiario en el verano de 2016. En ellos, Iglesias aseguraba sobre la periodista Mariló Montero que "la azotaría" hasta que sangrase o afirmaba "soy marxista convertido en psicópata".

En el informe del pasado 6 de abril, al que ha tenido acceso Libertad Digital, la Sección de Ingeniería e Informática Forense perteneciente a la Unidad Central de Criminalística de la Comisaría General de Policía Científica analiza un disco duro con carcasa metálica plateada de 320 GB de capacidad y un pendrive DT101 de 16GB. Ambos dispositivos fueron incautados a Villarejo en su domicilio tras ser detenido en noviembre de 2017 y almacenaban carpetas con archivos del móvil sustraído a Dina Bousselham.

La Policía Científica afirma en su informe de 11 páginas que "se puede apreciar cómo hay una serie de imágenes (chat de Podemos) que son copias exactas que se encuentran en el disco duro y en el pendrive. Fueron copiadas desde un tercer dispositivo al pendrive en abril de 2016, mientras que al disco duro se copiaron en julio de 2016".

Precisamente, en abril de 2016 fue cuando los dos periodistas de Interviu, Alberto Pozas y Luis Rendueles, proporcionaron a Villarejo el pendrive con parte de la información del móvil de Dina durante una comida organizada en el restaurante Txistu de Madrid.

No obstante, el editor del Grupo Zeta, Antonio Asensio, ya había entregado a Pablo Iglesias 3 meses antes la tarjeta con la información del móvil de su exasesora. Concretamente, el 20 de enero de 2016, tras citar al líder de Podemos en su propio despacho, donde visualizaron las fotografías y vídeos de Bousselham.

Tras realizar el análisis de los dispositivos, los investigadores apuntan, además, que las cuatro primeras fotografías sobre los mensajes del chat de Iglesias y Podemos son "capturas de pantalla". Es decir, la propia Dina hizo una fotografía de la pantalla de su móvil para capturar los mensajes, a pesar de que en su primera declaración ante el juez en marzo de 2019 negó haber participado en la posible filtración del chat. El 18 de mayo de este año cambiaba su versión y confesaba en sede judicial haber realizado los pantallazos y habérselos reenviado a miembros de Podemos.

Según la Policía Científica, las 4 capturas de pantalla primeras "parecen haber sido realizadas con una aplicación para dispositivos móviles llamada 'Clipper', la cual captura recortes de pantalla, texto, etc para trabajar de manera ágil cuando se realizan operaciones con textos o imágenes. Las demás se localizan en una serie de carpetas, cuya estructura y nomenclatura de los archivos es compatible con la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp. Esta aplicación guarda en la carpeta las imágenes recibidas, mientras que las enviadas se almacenan en una subcarpeta llamada Sent".

"Debido a que, por motivos de economía de almacenamiento y ahorro de datos en las transmisiones por red, estas aplicaciones reducen el tamaño original de las imágenes y eliminan los metadatos para que pesen menos los archivos resultantes, no se puede extraer mucha información de ellas, más allá de lo que pueda inferirse por su lugar de almacenamiento o nomenclatura de los archivos", concluye la Policía.

whatsapp-podemos.jpg
Los chat de Telegram de Podemos.

Las versiones de Dina ante el juez

En su primera declaración ante el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, la exasesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, negó que ella hubiera participado de alguna forma en la filtración de los mensajes del chat de Telegram de Podemos publicados por Okdiario.

Un año después, tras la investigación realizada por la Policía Científica, Dina cambiaba su versión. Tal y como recogió un auto del magistrado Manuel García Castellón sobre la declaración de Bousselham del pasado 18 de mayo, ésta "reconoció haber 'capturado' las imágenes correspondientes a las conversaciones publicadas... y admitió haberlas enviado a terceras personas". Es decir, realizó los pantallazos del chat y se los envió a compañeros de Podemos que no identificó en su comparecencia.

A continuación