Robles renueva la cúpula civil de Defensa y sólo habrá mujeres en las altas esferas

Esperanza Casteleiro se perfila como la nuevo secretaria de Estado. Amparo Valcarce asciende la estructura y será subsecretaria de Estado.

J. Arias Borque

La cúpula civil del Ministerio de Defensa sólo tendrá mujeres. La ministra, Margarita Robles, se ha visto obligada a llevar a cabo una remodelación de la estructura de su departamento después de que su secretario de Estado, Ángel Olivares, dejase el cargo de forma voluntaria la pasada semana para volver a disfrutar de la vida como jubilado. Y va aprovechar la circunstancia para dar un auténtico golpe de efecto mediático.

Los cambios serán muy importantes en lo estético. No en vano, nunca hasta ahora la cúpula civil de este departamento había estado ocupado sólo por mujeres. Pero serán poco trascendentales en lo práctico, ya que las elegidas para ascender en la estructura política del ministerio son mujeres de la total confianza de Robles que ya estaban integradas en los equipos de trabajo y que ya tenían importantes responsabilidades.

Todo apunta a que la nueva número dos y secretaria de Estado de Defensa sea Esperanza Casteleiro, que hasta ahora venía haciendo las funciones de jefa de Gabinete de la ministra. Licenciada tanto en Filosofía como en Ciencias de la Educación, ingresó en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en el año 1983. Estuvo destinada en Cuba y Portugal, entre otros destinos en el exterior, y volvió al centro para dirigir la sección de Recursos Humanos.

Casteleiro se mantuvo en ese puesto hasta que en 2004 fue elegida como secretaria general del CNI, es decir, como número dos de los servicios de inteligencia españoles. Con posterioridad fue jefa de la Unidad de Inteligencia en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), dependiente del Ministerio del Interior, hasta que en 2018 la reclutó Margarita Robles para dirigir su gabinete.

A su mismo nivel tendrá otra figura femenina. Y es que con rango de secretario de Estado también está la actual directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban, que fue designada para sustituir como máxima responsable de los servicios secretos al general Félix Sanz Roldán, después de ocupar el puesto de forma interina entre la jubilación de éste, en verano de 2019, y su confirmación formal a finales de enero de este año.

La ministra también va a aprovechar para ascender en el organigrama de su departamento a Amparo Valcarce. La veterana dirigente del PSOE madrileño ocupaba hasta ahora el puesto de directora general de Reclutamiento y Enseñanza Militar y se espera que con la remodelación sea nombrada subsecretaria de Estado de Defensa, un puesto que hasta ahora ocupaba Alejo de la Torre, que es el gran sacrificado de esta remodelación.

Los únicos varones que quedarán en las altas esferas de Defensa serán todos uniformados. Se trata del jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) —con rango de secretario de Estado—, general del Aire Miguel Ángel Villarroya, y de los máximos responsables de los tres Ejércitos: Francisco Javier Valera (JEME), Teodoro López Calderón (AJEMA) y Javier Salto Martínez-Avial (JEMA).

A continuación