Perplejidad y temor ante las amenazas del matón vicepresidente Iglesias en La Sexta

Ciudadanos entra en el peligroso juego de apoyar al traicionero Sánchez, mientras el vicepresidente amenaza con ejercer la violencia desde el poder.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez amarra el apoyo de Cs a la alarma tras el órdago de ERC". "Pacta con Arrimadas que solo se prorrogue 15 días y no se vincule a la mesa de negociación con el independentismo". Una tomadura de pelo más de Sánchez a Arrimadas que le puede costar caro a la flamante presidenta de Ciudadanos.

Rosell no las tiene todas consigo, aunque evita criticar abiertamente a Ciudadanos. "Con independencia del mercadeo al que un gobierno débil se ve abocado, resulta inaceptable que Sánchez pretenda perpetuar la excepcionalidad en nuestro país". "El presidente abusa del estado de alarma para eludir el control de la oposición. Pero España no puede habituarse a una anomalía que cercena derechos y hunde la economía". Con la complicidad de Ciudadanos, que hay que recordarlo, exigió un plan B hace 15 días que no se ha producido.

Federico Jiménez Losantos no es tan piadoso "Ciudadanos ha fiado su futuro a la complacencia con el despotismo social-comunista, y a cambio de unas carantoñas de Tezanos y la Potémkin mediática". "Lo pactado no compromete en nada al doctor fraude". Y aunque le comprometiera, ya sabemos que Sánchez es un embustero patológico y sus promesas son basura. "La nueva función de Ciudadanos es socorrer a Sánchez e Iglesias cuando les falle la Esquerra, aliviar el peso de la púrpura del Calígula de la Moncola y del matón de Galapagar, que ayer amenazó desde el Gobierno, ojo, con que, si le escrachan su mansión, él escrachará con sus Alfon o con su policía, las casas de políticos y periodistas desafectos". Ahí se le olvidó el tono santurrón y le salió el matón violento que es, aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Como dice Santiago González, "Villa Tinaja tiene cinco coches de la Guardia Civil guardándole las esquinitas. La hemeroteca también hace justicia" a Pablo Iglesias. "La policía no protege a la gente. Son matones al servicio de los ricos. A veces no protegen a la gente, sino a la gentuza". Cierto.

Raúl del Pozo advierte. "Los españoles en cuarentena eran tan tiernos y obedientes como corderos lechales pero se les ha revuelto la mala leche y van a estallar las calles". El Gobierno sabe que "están rodeados por la indignación que crece como una riada. Tiene miedo a que los ciudadanos se amotinen, den estopa, pongan un tordo en el nombre del gobierno y a que las manifestaciones de la derecha sean interrumpidas por manifestaciones de izquierda". ¿Manifestaciones de la derecha? Raúl, deja La Sexta, contamina mucho.

El País

"El Gobierno cede ante Cs y pacta una prórroga de 15 días". El País se encarga de dejarle claro a Ciudadanos que lo de la mesa de negociación con los separatistas, nada de nada. "Montero aseguró que con Cs se han pactado cuestiones económicas y que no le consta ninguna otra condición, y se desvinculó de esa interpretación de Ciudadanos. La Moncloa ha insistido en recuperar el diálogo con la Generalitat en cuanto el coronavirus dé un respiro". Así que ya sabes, Inés. La ventaja: que la mesa de negociación ya no le importa una higa a la mayoría de la gente.

Crece las preocupación por las manifestaciones contra el Gobierno y se inventa extrañas conspiraciones. "La extrema derecha busca su 15-M". "Vox se inspira para sus protestas contra el Gobierno en el movimiento de los indignados, que está en el origen de Podemos". "Un texto difundido en chats de participantes en las manifestaciones alienta a desafiar a los agentes", vamos, tontadas de las redes en grandes titulares.

El marrón de disculpar a Iglesias corre a cargo de Javier Casqueiro. "Iglesias, sobre los escraches: eso no se sabe dónde acaba". Lo sabrá él, que es un maestro. "Lanzó algo parecido a un aviso", dice el pobre Casqueiro ante una amenaza clara, con nombres y apellidos. "Vox se tomó esa declaración como una amenaza". Estos chicos de Vox, si solo dijo que iba a mandar un escrache a la casa de Abascal. "Podemos precisó más tarde que Iglesias solo había expresado su preocupación por que se extendieran esas protestas que Podemos sí justifica si proceden de "colectivos vulnerables y humildes". Vamos, si los organiza Podemos. Déjalo Casqueiro, te estás haciendo la picha un lío.

Dice Vicente Molina Foix que "el único alivio es que en la protesta que vi ayer en el paseo más céntrico de la capital hacía ruido, pero eran pocos. Saqué a ojo la cuenta: todos cabían, sin apretujones en el salón del piso más pequeño de los dos que ha alquilado, con trato de favor, Ayuso". Entonces en el palacete que a Iglesias le ha comprado su tesorero hasta pueden hacer una fiesta.

ABC

"La doble vara de medir del vicepresidente Iglesias. Denuncia las caceroladas ante su vivienda y la de Ábalos después de alentar y justificar los escraches contra políticos del PP y Cs". Dice el editorial que "algo falta en nuestra democracia cuando se usa el enfrentamiento ideológico en la gestión de una pandemia. O más aun, cuando se amenaza a la oposición desde un despacho oficial, como hizo ayer Iglesias contra Díaz Ayuso con un tono chulesco. Por eso es incompresible que el TC, con su presidente al frente, siga durmiendo el sueño de los justos sin sentar doctrina sobre el derecho de manifestación en el estado de alarma". El TC siempre duerme el sueño de los justos, Rubido.

Y es que Bieito tiene un rebote sordo con la justicia y denuncia la "colaboración genuflexa" con le golpe de Estado perpetrado por Sánchez e Iglesias "del único poder que ahora podría funcionar: el judicial. Si los ciudadanos tuvieran conocimiento de la cobardía de algunos magistrados, querrían escapar de este país". Sin saberlo, algunos están ya preparando las maletas para salir corriendo en cuanto nos levanten el arresto domiciliario.

En cuanto a Arrimadas, le recuerda "que exigió que tuviera preparado un plan B. No ha sido así y esta semana, al precio de tensar su partido, volverá a convertirse en sostén de la estrategia de Sánchez. La elección del mecanismo constitucional de la alarma no es el único problema. Las dudas sobre la constitucionalidad del estado de alarma son más que razonables. Sánchez está usando la medida como un arma de negociación política que le permita gobernar por decreto evitando los resortes democráticos de la oposición y el regreso de los españoles a la plenitud de sus derechos y libertades". Inés, te la estás jugando.

La Razón

"Iglesias agita el frentismo. Llama a la movilización contra el PP ante las manifestaciones contra Sánchez". "Malestar entre los barones del PSOE porque Podemos siga la estela de Vox". ¿La estela de Vox? Pero si Podemos es el padre del escrache.

Dice el editorial que es inaudito que desde el gobierno se produzca "una amenaza implícita de promover el enfrentamiento en las calles para acallar el movimiento de protesta antigubernamental que se extiende por buena parte de la geografía española". "Las declaraciones del vicepresidente Iglesias en Al Rojo Vivo en un tono admonitorio y como de pasada señaló a un grupo de dirigentes políticos con nombres y apellidos como posibles destinatarios de las represalias de la izquierda. Que un miembro del gobierno de la nación instigue el escrache de sus adversarios políticos es inaceptable, aunque solo sea porque puede servir de catalizador a los energúmenos antisistema para agredir unas personas a las que, además, se etiqueta desde los mismos sectores gubernamentales como fascistas e insolidarios". A Iglesias le encanta la violencia, no lo puede disimular. Pues todo indica que va a tener dos tazas.

A continuación