Play

Casado, a Sánchez: "Su obsesión con Madrid es despreciable, la negligencia del Gobierno ha impedido salvar vidas"

Sobre los escraches, censura "la hipocresía de los que nos los hacían a los demás como jarabe democrático, y ahora los critican mientras los sufren".

Míriam Muro

"De victoria en victoria pírrica, hasta la derrota final", así ha resumido este miércoles Pablo Casado los intentos de Pedro Sánchez de prorrogar una y otra vez el estado de alarma en España por la crisis del coronavirus. El líder del PP ha confirmado desde la tribuna que sus diputados votarán no a la quinta petición solicitada por el presidente del Gobierno y ha cargado contra la "negligencia" del Ejecutivo que "ha impedido salvar miles de vidas y millones de empleos".

El presidente popular ha explicado que Sánchez trata "de echar la culpa a los demás" y "repartir la responsabilidad" con el resto de partidos de una gestión que ha estado plagada de "medidas equivocadas y mentiras". "No lo vamos a consentir", ha sentenciado Casado que ha cargado contra la "obsesión despreciable" de los socialistas contra la Comunidad de Madrid gobernada por la popular Isabel Díaz Ayuso.

"Es usted el que ha ido siempre por detrás de los acontecimientos, tomando las medidas equivocadas, y mintiendo sobre sus consecuencias", ha acusado Casado en un extenso discurso en el que ha ironizado con "el universo paralelo" en el que vive Sánchez "en el que lo hace todo bien y la culpa es siempre del PP, de los ricos y de un virus derechista".

Pero la realidad, tal y como ha explicado el líder del PP, es otra: "Hoy viene a pedir la quinta prórroga del estado de alarma. Y lo hace después de más de 60 días de confinamiento, 28.000 muertos, más de 50.000 sanitarios contagiados, 4 millones de españoles en ERTE, otros tantos en paro y 100.000 empresas quebradas. Ese es el balance real de los poderes extraordinarios de los que usted ha disfrutado".

Momentos de tensión

El debate ha vivido también momentos de tensión, especialmente cuando los socialistas han utilizado al Gobierno de la Comunidad de Madrid para atacar a los populares. Ha sido el caso de Pedro Sánchez, pero especialmente de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra.

"Le hablo desde la más elemental prudencia y le llamo a la responsabilidad que se le supone a un partido que aspira a gobernar", aseguraba Lastra mientras protagonizaba un extenso discurso contra Ayuso. Tras estas palabras, ha detenido su alocución para preguntar desde la tribuna: "¿Me estás amenazando? ¿Echániz, me has amenazado?"

Se dirigía así a uno de los diputados del PP que desde su escaño había gritado: "Te vas a enterar". "Sí, Adriana Lastra, te vas a enterar. Del respaldo de los madrileños a la gestión de Isabel Díaz Ayuso en esta crisis", aclaraba después José Ignacio Echániz a través de Twitter.

Plan B del PP

Dejando a un lado la polémica, y en materia propositiva y frente a la gestión de Sánchez que, a juicio de Casado, se traduce en "deuda, déficit, despilfarro, desempleo y depresión", el líder del PP ha insistido en que el Gobierno tiene un plan B que para no seguir extendiendo el estado de alarma.

Entre las medidas que contiene ese camino alternativo de los populares, Casado ha insistido en la necesidad de acordar un Pacto de Estado Cajal por la sanidad y "activar España" para devolver la esperanza a millones de jóvenes sin trabajo y que vean que hay "luz al final del túnel".

Las razones para no apoyar la prórroga

En su réplica, Casado ha explicado que lo que busca Sánchez es "llegar a las vacaciones con tres meses sin control parlamentario", pero que el PP no lo puede permitir ya que existe legislación para poder llevar a cabo la desescalada sin extender "el tipo constitucional del estado de alarma que ya ha quedado sobrepasado".

"Usted está limitando derechos fundamentales abusando del estado de alarma", ha acusado el presidente popular que ha dicho querer recuperar "todos los derechos" porque "somos ciudadanos libres e iguales".

Censura la "hipocresía" de Iglesias

El líder del PP también ha querido dejar claro en su discurso que condena "los escraches en domicilios particulares" como los sucedidos en los últimos días en las puertas del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero: "Hay líneas rojas que no se pueden sobrepasar y una de ellas es la intimidación en el ámbito familiar".

Eso sí, Casado ha censurado "la hipocresía de los que nos los hacían a los demás como jarabe democrático, y ahora los critican mientras los sufren, mientras amenazan con hacérselos a la oposición desde los resortes del poder, lo cual es aún más grave".

A continuación