Edmundo Bal justifica el sí de Ciudadanos: "Hay que tomar decisiones con la cabeza, no con las tripas"

El portavoz naranja equipara a Echenique, Rufián y Abascal por estar en "la vieja política".

Mariano Alonso

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, defendía en ausencia de Inés Arrimadas, de baja ante su inminente maternidad, el apoyo del partido naranja al Gobierno para prorrogar quince días más el estado de alarma. Un respaldo que nace, argumentaba, de la "responsabilidad" ante la crisis sanitaria fruto de la covid-19 pero no, afirmaba, de ningún tipo de apoyo al Ejecutivo de PSOE y Podemos.

"Señor Sánchez, lamento decirle que usted aquí, hoy, no es el importante, los importantes son los españoles" señalaba desde la tribuna, en un discurso que comenzaba enseñando a la cámara su mascarilla para lamentar que la mayoría de diputados no diese ejemplo llevándola puesta y en el que explicaba que su voto es "sí a los españoles, a los autónomos, a los pequeños y medianos empresarios, a los trabajadores y a las familias".

Bal se empleaba a fondo para defender la postura de su grupo ante quienes votan no, pero también ante las afirmaciones que hace poco proferían contra Ciudadanos los dirigentes socialistas. "Parece lejano, pero realmente fue ayer cuando el propio señor presidente del Gobierno, o el señor Simancas [Rafael Martínez] o la señora Lastra [Adriana] hablaban de la insignificancia de mi grupo parlamentario. Cómo cambian las cosas en política" enfatizaba.

Bal equiparaba a los portavoces de Unidas Podemos, Pablo Echenique, de ERC, Gabriel Rufián y al presidente de Vox, Santiago Abascal que le precedían en el uso de la palabra, por estar instalados, a su juicio, en "la vieja política". A Rufián en concreto le replicaba que "hoy no votamos en favor de un Gobierno, como hemos escuchado discursos de ERC amenazando con romper el pacto de investidura, sin pensar en las vidas y en los empleos de los españoles, solo pensando en obtener rédito político de su posición de amenaza".

"Miren a la cara al personal sanitario"

A quienes como los independentistas catalanes, o el PP y Vox, votan no a la nueva prórroga del estado de alarma, Bal se dirigía en tono retador: "Vayan a un hospital, miren a la cara al personal sanitario, miren a un médico, miren a un enfermero, miren a un celador y explíquenles, porque yo no podría, por qué siempre votan no, explíquenles cómo es posible que estén en favor de los contagios y de poner en riesgo a los sanitarios de este país. Todos estamos enfadados, yo estoy enfadado, todos estamos perdiendo la paciencia, es normal, el confinamiento es muy duro, pero hay que tomar decisiones con la cabeza, no con las tripas".

Entre los diez diputados de Ciudadanos que votarán sí a la nueva prórroga del estado de alarma, que como exigió el partido naranja será de quince días y no de un mes, estará, cumpliendo la disciplina de voto, el diputado por Madrid Marcos de Quinto. Será el último acto de la fugaz carrera política del exvicepresidente mundial de Coca-Cola, que este martes anunciaba su abandono del partido, al que había llegado a afiliarse, por su discrepancia con el rumbo político adoptado por Arrimadas.

A continuación