Play

Álvarez de Toledo reprocha a Calvo que "no puede condenar los escraches" por ser "cómplice del matonismo"

La portavoz popular ha cargado también contra Iglesias por amenazar a Ayuso y a Abascal.

Míriam Muro

Las protestas protagonizadas por un grupo de manifestantes en los últimos días frente al chalé del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han sido protagonistas de gran parte de la sesión de control que este miércoles se ha celebrado en el Congreso.

Tras el debate de la prórroga del estado de alarma, ha llegado el turno de las preguntas al Gobierno, y ha sido la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, la que, modificando la pregunta que tenía prevista en el orden del día, ha pedido a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que aclare si condena o no "los escraches" contra Iglesias o el ministro José Luis Ábalos.

Calvo respondía quejándose de que la portavoz popular cambiase su pregunta. Aún así, le contestaba sin condenar las protestas: "Vivimos una situación constitucional y democrática a pesar de tener decretado el estado de alarma", ha echado balones fuera.

En su réplica, Álvarez de Toledo ha explicado que Calvo "no puede condenar los escraches porque su vecino de escaño (Pablo Iglesias) ha alentado, cuando no organizado, los sufridos por líderes de otros partidos". La portavoz popular ha recordado entonces el que padeció en su día Soraya Sáenz de Santamaría en su casa junto a su hijo de dos años: "Entonces, Iglesias afirmó que era un mecanismo democrático para que los responsables de la crisis sientan una mínima parte de sus consecuencias".

"Sucio matonismo gubernamental"

Álvarez de Toledo ha recordado también que este martes, Iglesias amenazó a Isabel Díaz Ayuso y a Santiago Abascal con que las próximas protestas podrían ser en las puertas de sus domicilios: "Sucio matonismo gubernamental".

Según Álvarez de Toledo, otra de las razones por las que Clavo no puede condenar estos ataques es "porque su ex jefa de gabinete fue la ponente del auto que archivo el acoso a Sáenz de Santamaría" y "porque Sánchez jaleo un escrache contra el alcalde de Murcia en septiembre de 2017".

"Yo puedo condenar y usted no porque no soy cómplice de los que hostigan a Iglesias y Ábalos y usted sí", ha sentenciado la popular que ha afeado también que desde el Gobierno se ataque a los que "protestan contra su incompetencia y sus mentiras. Ciudadanos desde Usera a Badajoz a los que persiguen y llaman pijos, fachas incluso cayetanos, qué exceso", ha ironizado. "Hoy toca denunciar su pulsión autoritaria", ha zanjado.

Calvo, que no ha condenado los escraches, ha optado por atacar a la portavoz popular y a su formación: "Usted es muy dada al cuerpo a cuerpo y baja el nivel. Con lo que ustedes jalean, ponen en riesgo lo que tanto trabajo nos ha costado a los demás".

A continuación