"La ultraizquierda busca pelea" y alienta el guerracivilismo en las calles de Madrid

Sánchez nos quiere a los madrileños encerrados y arruinados y para ello prolongará el estado de alarma hasta que le salga de las narices.

Pilar Díez

El Mundo

El Mundo se empeña en que "Sánchez se queda más solo". He perdido la cuenta de las veces que he leído este titular en el periódico de Francisco Rosell a pesar de que al final logra sacar adelante todo lo que se propone. "El voto de Cs a favor del estado de alarma se esfuma por la propuesta de una quinta prórroga de quince días". La naturaleza del escorpión.

Félix Ovejero dice que "a Sánchez le da todo igual. Se desenvuelve con soltura en las esquinas más turbias de la democracia, allí donde se trafica con mentiras y se recrea en ellas sin que le importen los destrozos institucionales. Los chantajes son la forma normal de conversaciones. Y en este género, Sánchez es el rey". Es un gánster, un pistolero, un matón de discoteca y un chulo playa. "Sánchez es el mayor problema de Sánchez" No, Sánchez es el mayor problema de España.

El Mundo rastrea al "discreto grupo que está detrás de las caceroladas contra Sánchez". Sin mucho éxito, la verdad. Ha logrado encontrar un "punto común". "El linaje militar que se repite entre varios organizadores". "Preguntados sobre su filiación política", una costumbre de policía castrista que ha adquirido este periódico en los últimos días, "las organizaciones recurren a los términos "constitucionalista", "independiente" o "transversal", pese a que, tanto desde la dirección nacional como desde su vertiente madrileña, Vox ha alentado en los últimos días estas protestas". Por un momento pensaba que estaba leyendo El País o viendo La Sexta.

Pero se pongan como se pongan los podemitas infiltrados en El Mundo, como dice Jorge de Esteban, "de no dimitir este gobierno antes del verano, los fabricantes de cacerolas se harán millonarios". Y no, creo que Abascal no es fabricante de cacerolas.

El País

Loables esfuerzos del BOE de Sánchez para salvarle la cara. Tendrán su recompensa. "Europa subestimó las primeras alertas de la irrupción del coronavirus". Curiosamente, El País saca este informe después de que Manuel Llamas publicara ayer en Libertad Digital que el Gobierno conocía el peligro de la epidemia. "Fernando Simón firmó un informe el 10 de febrero donde se reconoce el alto riesgo de contagio del coronavirus y su letalidad". Pero claro, había que celebrar el 8-M aunque la gente cayera como moscas.

Está El País preocupado por las protestas contra el gobierno. "El PP y Vox alientan la protesta sin responsabilizarse de ella". Y por qué se iban a responsabilizar de unas protestas que ellos no organizan, como sí hizo el gobierno el 8-M matando a miles de personas. "Ambos saben que quienes piden la dimisión de Pedro Sánchez forman parte de ese sector del electorado que un día perteneció al PP y hoy prefiere a Vox". O puede que también haya gente que pide la dimisión de Sánchez por su desastrosa gestión de la pandemia, porque ha dado un golpe de Estado con el estado de alarma, porque gobierna como un dictador, porque le votó creyendo que no pactaría con Podemos y separatistas como prometió, en fin, hay millones de razones para pedir la dimisión de Sánchez sin ser ni de Vox ni del PP.

Por enésima vez nos vuelve a contar que los manifestantes son de El Viso, "el barrio más rico de España". Seguro que allí viven muchos de los mandamases de El País, la Ser, La Sexta y toda esa izquierda mediática hipócrita. Hoy admiten que también hubo caceroladas en Alcorcón, donde "se vivieron momentos de tensión cuando se juntaron unas 300 personas de ideología contraria". ¿Ideología contraria? ¿Y cómo sabe El País la ideología de los que protestaban en Alcorcón? ¿No habíamos quedado en que los fachas eran los de Núñez de Balboa y El Viso? ¿Ahora también Alcorcón está lleno de fachas? "Poco a poco, el grupo contra el Gobierno fue abandonando la plaza, lo que aprovechó el grupo de antifascistas para reírse de ellos y aplaudir a los agentes. 'Esta es nuestra policía'". Los mismos que sienten un inmenso placer cuando ven patear a un policía. Las vueltas que da la vida.

ABC

"Merkel y Macron impulsan un plan Marshall de medio billón". El editorial dice que "España está sencillamente en quiebra e inerme ante la que se avecina". "Es innegable que España va a necesitar un rescate, lo disfrace el Gobierno de Sánchez como lo disfrace. No solo carecemos del colchón económico esencial para afrontar una crisis de esta magnitud , sino que la tragedia nos ha sobrevenido con el peor gobierno posible". Estoy pensando en abrir un negocio de cacerolas.

"Objetivo de Interior ante la ola de protestas: ni una imagen de porrazos". "Las manifestaciones dejan de ser cosa de ricos y se extienden por España". Dice Rubido que "la protesta de las calles de España contra el confinamiento y la acción del gobierno tiene un carácter netamente transversal", se ponga como se ponga la izquierda mediática. "Se equivocan quienes argumentan que Vox está detrás o que son solo los pijos de un barrio determinado. La indignación y el malestar se han generalizado y el problema es que desde el Ejecutivo no se presta oídos a este clamor". Allá ellos, porque esto no ha hecho más que empezar. Como dice Álvaro Martínez, no son cayetanos, "hay muchos pacos, pepes, anselmos y todo el santoral, la gente harta con la gestión del gobierno es crecedera". Y cuando lleguen las consecuencias económicas que se vayan preparando.

Mientras, la izquierda hace lo único que sabe hacer, crear tensión. "Como si se tratase de un ring de boxeo, a la derecha se situaron los partidarios de la manifestación contra Sánchez; a la izquierda, los contrarios, que pidieron la dimisión de Isabel Díaz Ayuso al grito de 'sanidad pública'". "La tensión creció por momentos, con insultos y cortes de mangas incluidos. Ambos bandos prometen volver a reivindicar hoy, cada uno, una causa distinta en un barrio ya dividido". Porque, como dice Ignacio Ruiz Quintano, "chulos del tirano son quienes te dicen quién, cuándo, dónde, cómo y por qué puede manifestarse en España".

La Razón

"Tezanos adjudica a dedo por 90.000 euros los CIS de la covid 19". Será por dinero. "Sánchez se aferra a sus socios de la investidura para salvar la prórroga". Dice Marhuenda que "Sánchez quiere otro mes de prórroga porque parece que estos más de dos meses le saben a poco". Encima "podrán retirar el estado de alarma arbitrariamente por comunidades, cuando el gobierno lo considere conveniente. A priori, todo indica que Madrid tiene un panorama muy oscuro y será la última". Lo mismo Sánchez debería dar un repaso a la historia de Madrid. El motín de Esquilache, el 2 de mayo, la resistencia durante la guerra civil. Que se ande con ojo, él, que es del barrio de Tetuán, sabe que Madrid es mucho Madrid.

Dice Antonio Martín Beaumont que la situación "da miedo". "España no es una dictadura, pero algunos políticos sí son dictadores". Con la mala suerte de que están en el gobierno.

Y cuenta La Razón que ya ha salido el batallón podemita a buscar bronca. "La ultraizquierda busca pelea". Se refiere a lo ocurrido ayer en Alcorcón, donde "la policía tuvo que contener a los autodenominados antifascistas para evitar agresiones". "La bronca y los insultos entre uno y otro bando, llevó hasta a algún enfrentamiento personal" y la policía tuvo que hacer un cordón "para separar a unos y otros". Parece que estamos de nuevo en una guerra civil. Y luego, la hambruna.

A continuación