"El objetivo de la Moncloa es hundir Madrid y a los madrileños", aunque cueste vidas humanas

Los dictadores Pedro y Pablo dejan claro que su objetivo no es combatir la pandemia, sino aplastar a Madrid y a sus ciudadanos.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez ya dobla el récord de cargos a dedo". El editorial dice que es intolerable. "Causa perplejidad y sonrojo que, justo en un momento en el que la crisis económica está poniendo en jaque al conjunto de la actividad productiva de nuestro país, el Gobierno siga instalado en el despilfarro. Rechaza bajar el sueldo a sus miembros y practicar ajustes en el sector público, lo que resulta un auténtico escándalo dada la recesión económica y el golpe recibido por las empresas tras la caída abrupta de la producción y del consumo". Además de embusteros, ladrones.

"Sánchez, sin vergüenza", titula su columna Federico Jiménez Losantos. "El presidente debió responder, pero no le dio la gana a seis preguntas de la Comunidad de Madrid sobre las razones técnicas para no permitir pasar a la fase 1. El Gobierno y su cajero automático, El País, publicaron ese informe antes de remitirlo a la comunidad". Si es que ya les da lo mismo, han dado un golpe de Estado y ya les da igual que se les note.

"La poténkim mediática, con esbirros en todas partes, pretende oponer el sano interés de Sánchez e Iglesias por la salud de las personas", a ver si nos olvidamos del 8-M, algo que no va a pasar, "y el inmundo interés de Ayuso por la economía". "El sinvergüenza no contestó y dirá la poténkin que fue una prueba de respeto a los madrileños; quien bien te quiere te hará llorar".

Mientras, vamos a por otro largo arresto domiciliario. "El gobierno intenta tirar el muro contrario al estado de alarma". Y lo hará, como acostumbra, comprando votos con nuestro dinero. Sánchez es un delincuente y un mafioso.

Raúl del Pozo advierte a Ayuso. "Ciudadanos prepara un cambio de alianzas y ya se reúne para una eventual moción de censura que lleve al PSOE al Gobierno de Madrid". No dirá Ayuso que no estaba avisada.

El País

"Las autonomías se aprovisionan para afrontar rebrotes". "Sanidad exige a las administraciones disponer de productos como test, batas y guantes, para cinco semanas". ¿Y no tendría que ser Sanidad quien abasteciera a las comunidades? ¿No tenemos mando único? Tienen una cara.

"Las autonomías se disputan el fondo de emergencia de 16.000 millones. Las comunidades urgen a Sánchez para que fije los criterios del reparto". Pero si ya tiene un criterio. Tú me votas y me rindes pleitesía y yo te daré calderilla. Si no, no verás un duro.

Sobre las caceroladas El País ya ha encontrado la mano negra. "La ultracatólica Hazte oír". Seguro que la mayoría de los manifestantes no han oído hablar de esta gente en su vida, pero en fin. "La protesta se replicó en otras zonas de Madrid como el barrio de El Viso, el más rico de España, Mirasierra, Montecarmelo o Aravaca". Y Fuencarral, y Getafe, y Alcorcón, Vicálvaro. ¿De verdad cree El País que logra algo con estas tonterías?

Sí entre la izquierda sectaria, claro. Almudena Grandes escribe una columna infame contra los manifestantes. "Ya sé que son todos pijos, ya sé que son solo cien, ya sé que parecen un chiste, pero no tiene gracia". "Quienes griten libertad, la libertad les trae sin cuidado. Sus padres jamás la echaron de menos mientras vivían en una dictadura. Sus abuelos, que financiaron y patrocinaron esa dictadura, se enriquecieron gracias a ella. Sus descendientes se manifiestan ahora contra un gobierno que no siente como propio". ¿Te has preguntado cuántos votantes del PSOE habrá entre esos manifestantes, Almudena? Ni en plena pandemia son capaces "de refrenar sus ansias de recuperar el botín de sus mayores". Es repugnante, pero en fin, es Almudena Grandes.

ABC

"La mayoría cree que el gobierno actúa con criterios políticos". Mientras, el ensañamiento con Madrid es tan escandaloso que no hay manera de ocultarlo. "Sánchez no solo está aprovechando el autoritarismo que le concede el estado de alarma para imponer restricciones a conveniencia propia, sino que está despreciando al estado autonómico castigando innecesariamente a Madrid sin dar una sola explicación técnica, sanitaria o jurídica que lo avale", dice el editorial. El dictador hace y deshace a su antojo, menuda novedad.

Luis Ventoso dice que ya esta bien. "Toca volver a la normalidad democrática, porque la legislación ordinaria basta a día de hoy. Hay que enchufar la economía, o la próxima epidemia se llamará desesperanza, depresión y miseria". Y eso es mas difícil de gestionar que una pandemia. Sánchez esta jugando con fuego. Esperemos que haya justicia y arda en el incendio.

Isabel San Sebastián certifica, como ya hemos visto todos, ni se molestan en disimular, que "el PSOE y Podemos han puesto a Madrid en el punto de mira". "Los madrileños son castigados encerrados, con el consiguiente coste económico, social y humano". "El objetivo de la Moncloa es hundir Madrid y a los madrileños", a costa de lo que sea. "Solo nos queda aferrarnos a la cacerola y hacerla sonar con fuerza, para que sepan que no olvidamos y nos vengaremos en las urnas". Si hay urnas, Isabel. Ahora mismo, Sánchez tiene la sartén por el mango y puede jugar a placer con nuestras vidas.

Como dice Ignacio Camacho, "el gabinete de Sánchez lleva tiempo explorando el modo de escapar de su clamoroso fracaso. Moncloa cree haber encontrado esa vía en Madrid al precio de desencadenar una reyerta a muertazos. A Díaz Ayuso le han aconsejado que aproveche el ataque y una parte de la derecha sociológica se ha echado a la calle olvidando que cuando el adversario se equivoca no hay que interrumpirlo ni estorbarlo. La estrategia de Ayuso ofrece a la izquierda el flanco que buscaba para zafarse del estigma del ocho de marzo. Al aceptar el duelo, ha permitido que el ejecutivo organice lo que más le gusta, que es un debate trucado en el que su superioridad mediática pueda imponerse a base de argumentos bastardos. Esta vez ya ni siquiera le importa que se le vean las cartas en la manga. Ni expertos, ni ciencia, ni leches: ya solo vale su santa gana". Así que, Ayuso, lo mismo es el momento de cambiar de estrategia. Dile al dictador lo guapo que es, lo bien que lo hace, cuánta razón tiene y ya habrá tiempo de echarle de Moncloa. Ahora nos jugamos nuestro futuro.

La Razón

"El PP recoge el hartazgo: Casado empata con Sánchez". Como he dicho en otras ocasiones no hay convocadas elecciones por lo tanto las encuestas valen lo que valen.

Francisco Marhuenda se suma a la indignación por el maltrato a Madrid. "La situación es escandalosa. La Constitución es muy clara cuando el artículo 9.1 garantiza la interdicción de la arbitrariedad del poder público, pero hemos descubierto que el estado de alarma permite que el Gobierno social comunista haga lo que le dé la gana". A ver si nos vamos enterando, la Constitución es papel mojado, vivimos en una dictadura impuesta por Sánchez e Iglesias con el golpe de estado de alarma. "El rencor de un sector de la izquierda contra el centro derecha es tan infinito e irracional que resulta cansino". ¿Ahora te enteras, Marhuenda? ¿Es que no ves tu televisión hermana, La Sexta?

"Dentro de los despropósitos y de la arrogancia gubernamental, no se entiende la obcecación con Madrid que es el motor económico de España". Nada, que no nos enteramos. A Sánchez se la suda hundir al país, matar a la gente de hambre mientras él conserve la Moncloa. ¿Qué tiene que pasar para que la gente se entere de que nos mandan dos monstruos deshumanizados, Sánchez e Iglesias? Dice Marhuenda que "lo mejor es siempre la vía judicial para hacer frente a una injusticia de estas dimensiones". ¿Y a qué están esperando los jueces, a que nos maten a todos?

A continuación