Play

La Guardia Civil detiene a un yihadista que preparaba un "atentado inminente" en Barcelona

Se había saltado en los últimos días el confinamiento por la pandemia del coronavirus para comenzar la "búsqueda de objetivos" en la capital catalana.

J. Arias Borque

El objetivo era la ciudad de Barcelona y el atentado terrorista era "inminente". Los efectivos del Servicio de Información de la Guardia Civil han arrestado a un ciudadano marroquí al que llevaban tiempo siguiendo por su proceso de radicalización y que durante las últimas semanas se había saltado las medidas de confinamiento decretadas por la pandemia del coronavirus para seleccionar posibles objetivos en la Ciudad Condal para realizar un atentado yihadista.

Fuentes de la Guardia Civil han explicado a Libertad Digital que llevaban cerca de cuatro años monitorizando al islamista detenido y su paulatino acercamiento a los postulados de Estado Islámico o DAESH, pero que hasta hace poco "ese proceso de radicalización se mantenía bajo una apariencia de discreción, tanto desde el plano físico como virtual, que en ningún caso lo identificaban como un actor crítico".

Sin embargo, durante el confinamiento del estado de alarma, ha dado un salto cualitativo en su convencimiento de los postulados yihadistas, concluyendo su proceso de radicalización y "activándose de manera altamente llamativa y preocupante", explican las mismas fuentes, por lo que ante su "búsqueda de objetivos" para llevar a cabo un atentado "inminente" se ha procedido a su detención en un domicilio de la calle Anselm Clavé número 31 de la capital catalana, en pleno barrio Gótico.

Había aumentado también sus mensajes públicos de odio hacia las sociedades occidentales en sus perfiles en las redes sociales, al tiempo que trasmitía su adhesión a los postulados de Estado Islámico. "Estaba totalmente influido por la propaganda y los postulados de DAESH, habiendo incluso jurado fidelidad a dicha organización terrorista, circunstancia por la cual, se le considera una amenaza real para la seguridad", han explicado desde el Instituto Armado

Las primeras hipótesis de los investigadores del Instituto Armado han vinculado su activación extrema como terrorista yihadista a los últimos llamamientos que han hecho los terroristas yihadistas de Estado Islámico para que aquellos islamistas que se encuentran asentados en países occidentales se pongan en marcha y realicen atentados terroristas en sus lugares de residencia o zonas limítrofes.

De hecho, como recuerdan desde la Guardia Civil, durante las últimas semanas, ya con Europa azotada por la pandemia del coronavirus, se han producido algunos ataques terroristas de corte islamista en países europeos bajo la autoría de actores individuales, es decir, con el mismo perfil que el ahora detenido, que se han hecho efectivos con el empleo de armas blancas o el atropellamiento con vehículos.

La operación policial ha estado dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, y ha contado con la colaboración de la Dirección General de Seguridad del Territorio (DGST) marroquí y del FBI estadounidense.

A continuación