Sánchez se carga el pacto con el PP a través de una brutal embestida en 'El País' contra Casado

Entramos en una nueva etapa de desescalada a ciegas, como todo lo que hace este Gobierno. De perdidos, al río.

Pilar Díez

El Mundo

De una portada tipo sábana plagada de reportajes y entrevistas, destacar este titular. "La presión de las CCAA para el fin del encierro desborda al gobierno". El gobierno lleva desbordado desde hace meses. Dice el editorial que "el confinamiento singularmente largo y estricto a consecuencia de la falta de previsión de un gobierno que quiso compensar la negligencia con la severidad". Y ahora nos encontramos con un lío indescriptible de cifras y datos que da la impresión de que "el ejecutivo no tiene estrategia de desescalada en absoluto", para variar. "Nos preguntamos para qué ha servido el mando único y los poderes extraordinarios de un estado de alarma prorrogado una y otra vez si la única gestión digna de ese nombre parece correr a cargo de las autonomías y los municipios". Al menos hay alguien ahí.

La larguísima carta dominical de Francisco Rosell es un monumento a la incompetencia del Gobierno. "Al margen de la dificultar intrínseca del envite, su resolución es imposible con un torpe ministro con aspecto de empleado de funeraria como el filósofo Illa, y escoltado en su inanidad por un petimetre como el doctor Simón que, tras mentir con descaro y acertar menos que un reloj parado, osa tildar de indecentes a quienes le ponen ante el espejo de su temeridad". Él si que es un indecente.

El País

El periódico de Sánchez llega hoy con una salvaje e injustificada invectiva contra el PP en el editorial. Con una violencia y ferocidad inusitada, Soledad Gallego Díaz arremete contra el partido que ha apoyado todos los estados de alarma del Gobierno sin rechistar.

Sin venir a cuento, dice que la propuesta del PP para cerrar una comisión "se trata de una argucia con la que la principal fuerza de la oposición hace dos confesiones distintas en un único gesto: mientras que su intención de pactar es inexistente, la voluntad de acorralar al gobierno es ilimitada". Y esto lo dice el periódico del régimen en la misma semana que PSOE y Podemos han registrado en el Congreso su propia comisión sin contar con el PP. ¿Tendrá algo que ver este indecente editorial con eso?

"El hablar sin complejos del que se vanagloria el PP se limita al lenguaje bronco que emplean sus portavoces". ¿No se estará confundiendo con Lastra? "Buscan el fracaso del gobierno sin importar el precio". Cree el ladrón que todos son de su condición.

"No existen límites ni políticos ni morales en la lucha por el poder". Señora Gallego, parece que está hablando usted de Pedro Sánchez. "Las posibilidades de que yerre el gobierno con una mayoría inestable y con una rara propensión a decidir a la ligera se multiplican si se le somete a un acoso tan descomunal, tan feroz como el que padece". Los socios de gobierno los eligió el propio Sánchez después de mentir descaradamente en campaña electoral. Y sus yerros son solo suyos.

Le toma el relevo Marián Martínez Bascuñán. "La creciente cayetanización del partido de Casado le ha hecho perder la noción de lo que es una oposición de estado. Casado insiste en un relato apocalíptico que invalida su función institucional". ¿Relato apocalíptico? Con más de 23.000 muertos, que se sepa, a 400 muertos diarios, el país en la ruina total y a la señora Martínez no le parece apocalíptico. Se ve que a ella no le ha afectado ni la muerte ni la ruina. Muy mal le tiene que ir a Sánchez para servirse de su periódico para apuñalar al PP y destrozar toda posibilidad de colaboración. Allá se las apañe con Iglesias.

ABC

Esperanzadora portada de ABC. "Tratamientos eficaces en otoño, vacuna en 2021". Dada la buena noticia, hablemos del Gobierno. Luis Ventoso critica la tortura diaria a la que nos somete el Gobierno a través de la tele. "El gobierno ha aprovechado estas seis semanas con la ciudadanía rehén en sus casas para sermonearla a través de las televisiones de manera incansable". "El gobierno ha okupado la televisión para enjuagar su floja gestión". Lo que no sabe el gobierno es que ya solo le seguimos los periodistas y porque no tenemos más remedio.

"Los españoles, pueblo poco liberal y que acepta encantado el instrusismo estatal, hemos transigido con este exceso antidemocrático. Pero ayer, además de aplausos, sonaron también caceroladas contra Sánchez en los balcones. Tal vez la anestesia catódica está dejando de funcionar". Tengo mis dudas.

La Razón

"La revolución de las canas. Los mayores amenazan con echarse a protestar a la calle si son los últimos en poder abandonar el confinamiento". A ver si es verdad. Como dice el editorial "estamos hablando de una parte importante de la sociedad para la que también tiene que haber medidas escalonadas para no abocarlas a un confinamiento de meses sin más futuro que dejarse marchitar. Hay que buscar un sistema para que a las personas mayores les pueda dar un rato el sol". Que bastante han pagado la negligencia del gobierno.

Por cierto que hoy desaparecen los uniformados de las ruedas de prensa. Ya era hora. "Si el ejecutivo quiere comunicar algo con más calado político, dispone de colaboradores". Además, "Simón se queda", el mejor colaborador del gobierno disfrazado de científico.

Carmen Morodo da la clave de incomprensible ataque de El País a Casado. "PSOE y Podemos han registrado ya su propuesta de comisión sin recabar el poyo de nadie". No quieren ver al PP ni en pintura e intentan hacer creer que el partido con el que Sánchez ha conseguido sacar adelante sus estados de alarma, tras la huida de sus socios, es el culpable de su insufrible negligencia. Eso y las caceroladas, claro.

A continuación