Play

La Generalidad exige al Gobierno el confinamiento total pero permite los mercadillos al aire libre

Aglomeraciones en La Garriga, la localidad de la que fuera al alcalde la consejera que reclama al Gobierno medidas drásticas todos los días.

Pablo Planas (Barcelona)

La celebración de mercadillos de alimentos y productos artesanos permitida por la Generalidad de Cataluña ha causado una notable polémica en las redes sociales. Unas imágenes del mercadillo celebrado el pasado sábado en La Garriga, provincia de Barcelona, dan cuenta de la gran afluencia de personas a pesar del estado de alarma y el confinamiento de la población. Se da la circunstancia de que en La Garriga fue alcaldesa Meritxell Budó, la portavoz del gobierno catalán.

El mercadillo tradicional se celebra todos los sábados y está permitido por la Generalidad en virtud de que se venden alimentos. En teoría, rigen las mismas normas de distancia social que en mercados y supermercados, pero en la práctica nadie controlaba la afluencia de compradores y curiosos en una mañana soleada como la del pasado sábado y tras cuatro semanas de confinamiento domiciliario.

El asunto del mercadillo de La Garriga se ha convertido en "trending topic" en Twitter entre otras razones porque su exalcaldesa Meritxell Budó comparece todos los días en rueda de prensa con el único propósito de censurar la acción del Gobierno y exigirle medidas más drásticas, como un confinamiento en el que estén prohibidas todas las actividades consideradas no esenciales.

El ayuntamiento de La Garriga ha salido al paso de la polémica con una nota en la que afirma que "las imágenes que han aparecido en las redes sociales estos últimos días no dibujan la realidad del mercado de los sábados". También afirma que "desde el ayuntamiento seguimos pidiendo a la población que continúe respetando las distancias de seguridad, que se proteja cuando salga de casa y que sólo salga cuando sea estrictamente necesario".

A continuación