Sánchez se chotea de los españoles y nos toma por imbéciles

El presidente se puso ayer el traje de chico bueno y seguimos a vueltas con los pactos imposibles.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez carga a las empresas la protección en la vuelta al trabajo". Rosell no da crédito con la cara de cemento armado del presidente, que "exige una desescalada de la tensión política mientras atiza sin piedad a la oposición y apela a la colaboración y cooperación de todos para alcanzar esa gran unidad, cuando los presidentes autonómicos acaban de afearle que sigue sin consultar nada con nadie. Tanta propaganda incompatible con los hechos es un serio problema político". El tal Iván es incombustible. "Los ciudadanos están cansados de mentiras. Cinco semanas no han servido ni para trazar una hoja de ruta ni para que el Gobierno aprovisione todo lo necesario antes de adoptar cualquier medida".

Federico Jiménez Losantos no se traga lo de los pactos. "No hay otro plan que machacar a la oposición". "La partitura del desconcierto se reduce a dos notas: Ti-Nell. Desde la última legislatura de González y todo ZP se busca lo mismo: aislar a la media España que no traga a la izquierda y a sus socios separatistas, deslegitimando la alternativa de gobierno. No hay otro plan que machacar a la Oposición, en nombre del consenso".

Anson elucubra con librarnos de Sánchez. "No uno sino varios socialistas de relieve" —esos socialistas de los que todos hablan pero que nadie ha visto— "me han asegurado que una vez superada la pandemia lo razonable sería articular un gobierno de gran coalición sin Pedro Sánchez para atender la devastadora situación económica. Dentro del PSOE se ha extendido la idea de que el presidente está sufriendo un terrible desgaste". Pues chico, el jueves se le vio en plena forma, más chulo que un ocho como es su costumbre. Siempre dado a especular, Anson nombra a Borrell futuro presidente. Eso sí, "habría que contar con la generosidad de Sánchez". A ver si lo he entendido bien Anson, quieres que Sánchez generosamente dimita y deje la Moncloa a Borrell. ¿Qué te has fumado?

Santiago González, más lúcido, todavía se acuerda del jueves pasado. "Lastra empezó a sacudir estopa a la oposición mientras le exigía su apoyo con el gesto encabronado y la mirada iracunda. El espectáculo que dieron esta tía y su mandante fue inenarrable: faltones, zafios, mentiroso y manipuladores". Sí, de generosidad se vio mas bien poco.

Y Raúl del Pozo pone los puntos sobre las íes. "Los de Moncloa acusan a la brunete mediática de atacar con bulos al gobierno, pero ellos son los que escriben el BOE".

El País

"Malestar en las autonomías por la gestión del gobierno". Puf, pues si El País lo dice deben de estar hasta la coronilla de Sánchez y sus ocurrencias diarias.

"Populares y Vox centran sus ataque en Iglesias para forzar que deje el gobierno". Cuenta Javier Casqueiro que "el PP de Pablo Casado no está por la labor de facilitar ningún tipo de recreación de los pactos de la Moncloa". Anda, bobo, si sabes perfectamente que al final tragarán con las ruedas de molino que les eche Sánchez.

Dice que "Casado ha centrado el foco de sus ataques en la virulencia de Lastra para acusar al gobierno de emprender una deriva radical por culpa de Iglesias y, aunque no ha oficializado el plantón, ha adelantado una serie de condiciones inasumibles para sus rivales". ¿Rivales? ¿Pero no era un pacto de concordia?

Almudena Grandes sale en tromba a defender a su gobierno. "Las caceroladas de la irresponsabilidad tiene las horas contadas". Ojalá, a ver cuándo podemos salir a manifestarnos en persona. "Que al gobierno se le critique por todo era de esperar. Pero la necrofilia de la oposición representa una triste sorpresa. No es ya que no celebren las buenas noticias que no dejan de serlo por muy indiscutiblemente gráficas que sean las cifras acumuladas, sino que se comporta como si los muertos que llevamos les parecieran pocos". Hay que ser miserable, pero de esta señora no se puede esperar gran cosa. "No desmiente a Vox cuando achaca a la izquierda la responsabilidad de la pandemia y aspira a patrimonializar las víctimas y monopolizar el dolor". No, chata, no. Eso es lo que hizo la izquierda el 11-M. Cree el ladrón que todos son de su condición.

ABC

Aunque parezca imposible, el cabreo de Rubido aumenta día a día. "Tiende una trampa a la oposición con el mantra de los pactos mientras insulta y descalifica a quien reclama su apoyo. Desde luego con esa actitud, nadie en su sano juicio acordaría con él". Pero dicho esto, Casado "tiene que aceptar sentarse a hablar. No puede vender ante los ciudadanos un rechazo previo". Que por otra parte es el sueño húmedo de Sánchez.

Isabel San Sebastián echa chispas. "Tras su actuación desafiante y chulesca del pasado jueves, Pedro Sánchez hizo ayer un alarde de hipocresía rampante para pedir humildemente unidad". Nos vino como Pedro el de Heidi, con la "desescalada política, el rechazo a las palabras gruesas, el diálogo y la mano tendida". Para que te la muerda.

"Después de mostrar su más absoluto desprecio a los representantes de la soberanía nacional, mintiendo con descaro además de insultar a cuantos intervinientes no le rindieron pleitesía; después de lanzar a su portavoz a un ataque brutal contra la oposición, se enfundó en la piel de cordero fingiendo un tono conciliador". Pero no pidió disculpas. "Confío en que Casado ni ningún presidente autonómico se tragaran tamaña sarta de embustes porque no pasará mucho tiempo antes de que el mismo que ayer decía tenderles la mano los apuñale por la espalda". Hombre, digo yo que ya conocen al personaje.

"La sesión parlamentaria pasará a los anales de la infamia. La rueda de prensa de ayer, a los de la hipocresía. No sé si nos toman por imbéciles, están muy nerviosos o es que la arrogancia del personaje le lleva a creerse sus propias patrañas, pero lo cierto es que ayer Sánchez se jactó de ser un ejemplo de humildad en la aceptación de las críticas".

A Luis Ventoso tampoco se lo ha vendido. "Ecuménico y beatífico, apóstol de la concordia, Sánchez cree que puede chotearse de la inteligencia de los españoles. Lo que pretende es mutualizar sus pifias entre todos los partidos". Él se creía que mandar solo consistía en hacer publirreportajes y montar en Falcon.

La Razón

"El 74% pide un pacto entre los partidos para salir de la crisis". El periódico aboga porque nos demos un beso como buenos hermanitos. Dice el editorial que "Sánchez deberá romper amarras con Iglesias", qué pesados son. "El PP ya mostró su apoyo al gobierno en cuantas medida debió tomar, pero siempre que estas estuviesen acordadas en un marco de cooperación leal. Pablo Casado deberá actuar como el líder del partido que nunca ha renunciado a sus responsabilidades de estado". Pero si no ha hecho otra cosa el muchacho.

"Hasta ahora, Sánchez ha reclamado compromiso a la oposición, pero sin mostrar el menor gesto de que está dispuesto a compartir decisiones que van a hipotecar el futuro del país. Es el momento de que rectifique porque sabe que con el único partido con el que puede contar en este momento para sacar a España de la situación en que se encuentra. El pacto no debe entenderse como un cheque en blanco para Sánchez sino una forma de cooperación con la oposición". Pero que estamos hablando de Sánchez, no seamos ingenuos.

A continuación