Un PSOE "a la defensiva" desata una "guerra sucia" contra el PP y una persecución al discrepante

Declarada la guerra política que se recrudecerá hoy en el Congreso. El pacto fake no se lo traga nadie.

Pilar Díez

El Mundo

"Casado votara en contra de los decretos económicos del gobierno" mientras "el PSOE diseña un argumentario para exculpar a Sánchez y acusar a Madrid". Pues vistas las caceroladas en los balcones me temo que la gente confinada no entiende de argumentarios, salvo los borregos habituales, claro. El argumentario que se lo cuenten a los jueces en los tribunales.

El editorial se congratula de la vuelta del Parlamento. "En España, la oposición ha mostrado su lealtad al Gobierno de Sánchez con obras, votando a favor de la prórroga del estado de alarma por sentido de estado, pero esa responsabilidad no acarrea pleitesía". Y ahora nos viene este presidente del embuste con unos pactos de la Moncloa que tiene toda la pinta de otra payasada del friki Iván. "Toda apelación a pactos que no vaya acompañada de la iniciativa de quien ostenta la primera responsabilidad, que es el presidente, habremos de tomarla como el enésimo truco de la factoría de marketing político de Moncloa".

No había más que ver ayer a Ábalos cuando un periodista ingenuo le preguntó si más allá de pregonar los pactos en los medios pensaba el gobierno hablar con la oposición. El ministro, al que se le nota todo, casi soltó una carcajada. ¿Pero tú eres tonto, chaval? Pues claro que no, esto es una ivanredondada más para arrinconar al PP. Pero si hasta llegó a balbucear que con el distanciamiento social no podían reunirse, como si no conociera la existencia del teléfono. Llamar al PP, qué ocurrencias tienen estos periodistas. Como dice David Jiménez Torres no nos confundamos. Si no hay pacto es porque "personas con nombres y apellidos no han hecho lo necesario para forjarlos. Empezando por quien tiene mayor poder y, como consecuencia, mayor responsabilidad: el presidente del gobierno".

El País

El periódico del régimen sigue erre que erre llamando a las puertas de Europa. "El bloqueo en la UE para lograr un pacto amenaza su economía". Los editoriales, ni chicha ni limoná. El primero aprieta a la UE para que apruebe "el paquete reactivador que debe rechazar toda austeridad". Lo llevan claro. Y el segundo se dedica a atizar a la oposición, especialmente a Vox, que "dando curso a un descarnado oportunismo propone sustituir al gobierno por otro de unidad entre el PSOE y el PP", o sea, los partidos que representan a la mayoría de los españoles, qué barbaridades propone Vox.

José Luis Leal habla de la primera premisa para un pacto. "Hay que separar los aspectos económicos de los políticos; para ello, los líderes tiene que hablar entre si". Este no ha escuchado a Abalos y sus dificultades para hablar con el distanciamiento social.

Admite el periódico que "el PSOE no ha negociado el contenido de los decretos con el PP" y aún así los va a apoyar. Pero el sectarismo de Josep Ramoneda no le deja ver la realidad. "Casado quiere guerra. Lleva demasiadas semanas reprimiéndose y sueña en otoño como el momento para ir a por el gobierno". Está en su derecho, por otra parte. ¿Recuerda el señor Ramoneda lo que hizo el PSOE y sus medios el 11-M? Ni siquiera tuvieron la decencia de esperar a enterrar a los muertos.

ABC

"El gobierno se prepara para cerrar las fronteras al turismo en verano". Como se pasen mucho de frenada la peña va a preferir morir de coronavirus que seguir encerrados y van a tener que dar órdenes a la policía de disparar a matar contra los ciudadanos que salgan a la calle. Que tengan cuidado.

Luis Ventoso nos da un disgusto morrocotudo en medio del confinamiento. Dice que sus amigos le preguntan "veo a la gente muy cabreada ¿tú crees que de esta caen? Pues yo creo que no", Ventoso, hombre no desanimes a la gente en pleno encierro, hay mentiras compasivas. "Tenemos un presidente cuya palabra es calderilla", "tenemos a un Podemos que en realidad es el medio de vida de Iglesias y su mujer, no los despegarán de ahí ni con agua caliente. El segundo factor a su favor es su potencia de fuego propagandístico, en especial el cañón de las televisiones. Han ordenado ya a todas sus terminales y acólitos una campaña bajo el lema 'el gobierno lo ha hecho de maravilla y sufre una cacería de la derecha'".

Girauta ve el lado bueno de esta campaña. "La buena noticia es que el principal partido del gobierno está a la defensiva; ahí es exactamente donde debe estar. Incapaces de distinguir información de opinión, su combate contra las campañas de bulos —género que ellos dominan, como han demostrado en tantas ocasiones— lleva el embrión totalitario de la persecución del discrepante". De lo que se trata es de una "guerra sucia contra el PP". Esa es la respuesta de la izquierda a la lealtad del Casado. Pero ¿qué otra cosa se puede esperar a la izquierda?

La Razón

"El gobierno aprobará mañana una moratoria de impuestos a autónomos y pymes". Sí, el gobierno aprueba y aprueba cosas que luego no cumple.

Habla el editorial de los pactos de la risa. "Sabe el presidente del gobierno que cualquier acuerdo con los partidos de la oposición pasa necesariamente por la ruptura con sus actuales socios de legislatura". Y eso no lo va a hacer. "De la misma forma que Pedro Sánchez y su socio Pablo Iglesias han tomado unilateralmente todas las decisiones, amparados bajo poderes extraordinarios del estado de alarma, el PP, Cs y Vox tiene todo el derecho, incluso la responsabilidad de no extender cheques en blanco". Ah, entonces no hay pacto, aquí todos calladitos y a tragar.

Tampoco Sabino Méndez muerde el anzuelo. "Resulta sospechoso que Pedro Sánchez desempolve estos días" los pactos de la Moncloa "cuando todo los pasos que ha dado en las últimas semanas han ido precisamente en sentido contrario. Da la sensación más bien como si quisiera aprovecharse de aquel nombre legendario para intentar marcarse una campaña publicitaria vacía que pudiera sacarle del agujero en que se ha metido". En resumen, señor Sánchez, que ya le conocemos bien. No nos tome por imbéciles.

A continuación