La izquierda acusa a la oposición de priorizar la "estética" al combate del coronavirus

El portavoz de Podemos acusa a PP y Vox de poner en riesgo "sin ningún criterio" a los trabajadores del Congreso.

Mariano Alonso

La pretensión de los dos principales partidos de la oposición, PP y Vox, de reactivar la vida parlamentaria, y hacerlo además de manera presencial y con más diputados que los que asistían a los últimos plenos extraordinarios, como el que la semana pasada dio el visto bueno a la ampliación del estado de alarma, provocaba este martes una airada reacción de la izquierda gobernante.

Un mensaje en la cuenta oficial de Twitter de Podemos sintetizaba la postura contraria a la iniciativa de los de Pablo Casado y Santiago Abascal: "Tanto PP como Vox pueden teletrabajar y votar a distancia, pero prefieren saltarse el confinamiento para que ‘se les vea’. Es una pena que las prioridades de la oposición sean más estéticas que sanitarias" aseveraban los de Pablo Iglesias.

Previamente la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, ya había encendido el debate en las redes. Parafraseando con sarcasmo a Abascal, quien en muchas ocasiones en el pasado había tildado al PP de la "derechita cobarde", la dirigente del partido en el Gobierno afirmaba que "Vox toca el silbato y la derechita cobarde baila".

En una entrevista en Es La Tarde de Dieter, de esRadio, su homóloga en el PP, Cayetana Álvarez de Toledo, le daba la réplica, asegurando que "me deprime la afición tuitera de Lastra. Me preocupa la situación de España y me preocupa la democracia. Esos tuit la rebajan a ella" sentenciaba.

Finalmente, en la junta de portavoces celebrada a última hora del martes, sólo el PP defendía que se aumentara el número de diputados y la Secretaria General del Grupo de Vox, Macarena Olona, que comparecía en la sala de prensa con guantes y mascarilla, se desmarcaba de esa propuesta.

Una fisura entre las dos formaciones del centroderecha que no dudaba en aprovechar el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique, quien señalaba que Cayetana Álvarez de Toledo "se ha quedado sola defendiendo esta absurda posición, que pone en peligro a los propios diputados del PP, así como a los trabajadores y trabajadoras de la cámara, y los demás grupos parlamentarios hemos manifestado que, obviamente, vamos a venir el 10% del grupo como máximo".

Previamente, y en esta ocasión refiriéndose también a los de Santiago Abascal, Echenique hablaba de la posición "psicotrópica" de los dos partidos que, a su juicio, habrían incurrido "sin ningún criterio" en una conducta de riesgo acudiendo al Congreso a trabajar, como esta semana hacían los diputados de Vox.

A continuación