"La agresividad desesperada de la izquierda delata un miedo patético al fin de la dinastía sanchista"

Buenas noticias sanitarias, malas en el ámbito político y peores en la restricción de libertades.

Pilar Díez

El Mundo

"España exportó test hasta el 15 de marzo pese a los avisos de la OMS". Suma y sigue. Dice el editorial que "el gobierno tiene un problema mayúsculo con la comunicación", y nos machaca con comparecencias vacías a todas horas para ocultar que no tiene ninguna "estrategia para combatir la pandemia", de chapuza en chapuza y tiro porque me toca. "Los globos sonda y las medidas de tanteo son el pan nuestro de cada día y reflejan hasta qué punto está superado el gobierno". Y encima "Sánchez y sus ministros se parapetan tras una actitud soberbia que les impide reconocer errores". O peor, chulerías como la de Marlaska diciendo que el gobierno no tiene nada de lo que arrepentirse. Para llevarle a una plaza pública y que los familiares de los muertos le apedreen. O meterle en un hospital sin mascarilla.

Jorge Bustos nos cuenta el cuento que intentan colar el Gobierno y sus "guerreros de Terracota". Que "estamos donde estamos porque la derecha diezmó nuestro estado del bienestar". ¿También llegaron los recortes a Francia, Reino Unido, EEUU? Caramba, qué capacidad. "Ahora le brindamos la oportunidad de redimirse apoyando sin fisuras nuestros decretos progresistas. Si se resiste, los españoles sabrán que tienen una derecha carroñera contra la que nuestro cordón sanitario estaba justificado". Tienes sobredosis de La Sexta, Bustos, eso ya no cuela ni con colador. "Esa agresividad desesperada delata un miedo patético al fin de la dinastía sanchista". Berrean histéricos ante un cabreo social de dimensiones estratosféricas, déjalos que ladren.

Raúl del Pozo flipa con la última ocurrencia de los pactos de la Moncloa. "Con miles de fallecidos sin sepultura, los partidos siguen en la ficción y hablan de un gran acuerdo nacional, de salvación para salvarse y repartirse los despojos de los muertos. Los del gobierno siempre esperan que los demás se reformen y ellos siguen con el Congreso mudo". Si Sánchez hubiera tenido los reflejos de romper con Podemos a tiempo y contar con el partido que representa a media España otro gallo cantaría, pero como se empecinó en el error, estos muertos son sus muertos.

El País

"La presión sobre las UCI empieza a reducirse tras semanas desbordadas". Bien, siempre es bien recibida una buena noticia. Dicho esto, ellos siguen en su intento de responsabilizar a la oposición a la que Sánchez ha arrinconado. "Casado cree que la oferta de unos nuevos pactos de la Moncloa es un señuelo" y "dio ayer un portazo definitivo a participar" en esa nueva treta de Sánchez. "Sánchez busca esos acuerdos para dentro de unos meses, cuando llegue el momento decisivo de la reconstrucción económica". Vamos, que él hace y deshace a su antojo, dicta medidas sin consultar con nadie salvo con Podemos, y luego quiere que el PP cargue con el muerto del desastre económico. Casado hace muy bien en mandarle a freír espárragos.

Nuevo publirreportaje sobre Sánchez para llorar de risa. "Son cerca de las doce de la noche y el presidente se dirige a su habitación, en la residencia de la Moncloa, para dormir un poco". Ja, ja, ja. "Está cansado y solo", el pobre mío, porque su mujer, tras acudir a la manifestación que su marido promovió, se contagió del bicho y se lo traspasó a media familia. "Tiene más canas y arrugas en su rostro". Casi lloro, si no fuera porque a mí me conmueven más las personas que, sin culpa alguna, luchan en solitario en los hospitales para salvar sus vidas. Por no hablar de los que mueren solos en sus casas.

Y Pablo, ¿cómo está? Pues "se mantiene confinado casi todo el tiempo en su casa de Galapagar con su pareja", salvo cuando le viene en gana saltarse el confinamiento e ir esparciendo el virus para dar mítines en Moncloa.

Mientras, El País mantiene su ofensiva contra Ayuso. "Polémico nombramiento de Ayuso para revisar las residencias". ¿Nos va a hablar el PSOE de nombramientos? Rosa María Mateo, Tezanos… Y exige a la presidenta autonómica que reabra la Asamblea. "Fin de la tregua parlamentaria". Con el Congreso cerrado a cal y canto, el periódico del régimen pretende comparar un parlamento regional con la cerrazón del mando único de Sánchez con plenos poderes bajo un estado de alarma. El País no tiene sentido del ridículo.

Nos cuenta que hay ya en Madrid "50.000 multas por saltarse el estado de alarma". Y aprovecho para darle un tirón de orejas al alcalde Almeida por seguir poniendo multas por aparcar en zonas prohibidas. ¿Son las multas de aparcamiento un servicio esencial, señor Almeida? Las calles están llenas de coches aparcados, cada uno lo deja donde puede. Si un vehículo mal aparcado causa problemas para circular, que se lo lleve la grúa, pero no es de recibo que nos pidan que nos desplacemos lo menos posible y luego el Ayuntamiento te triture a multas por aparcar en lugares que, a pesar de estar prohibido, no molestan. Nos están pidiendo demasiado, señor Almeida, nuestro aguante tiene un límite. Parece que llenar las arcas del Ayuntamiento en un estado de confinamiento es un servicio esencial. Lo está usted haciendo muy bien, señor alcalde, no lo estropee con estos atropellos injustificados.

ABC

"El mundo después del coronavirus". "Vigilados y alejados". Ya nos resulta difícil pensar en el futuro. Rubido se hace una pregunta pertinente, ante el descenso de contagios. "Qué habría sucedido si el gobierno hubiera planteado antes algunas de las medidas" en lugar de volcarse en cuerpo y alma en organizar manifestaciones masivas desoyendo todas las alarmas. ¿Cuántas vidas no habríamos ahorrado?

Si esto hubiese sucedido "con un gobierno conservador se saltarían el confinamiento para acosar sus sedes. Pero ellos tienen bula, y mostrando su querencia autoritaria, ya denuncian sus críticos ante la fiscalía", denuncia Luis Ventoso. Lo de las redes va a ser una broma comparado con lo que les espera en los tribunales y en las calles.

La Razón

"Los 3.500 millones de la renta mínima tensa el gobierno. Iglesias presiona para anunciar ya la medida y el ministro Escrivá se resiste". El Escrivá este me tiene confundida. ¿No se había convertido al podemismo?

"El PSOE no tiene que aceptar como buena cualquier ocurrencia de Podemos por mucha vitola social en las que se envuelva". "Con todo, lo que más preocupación debería causar a los ciudadanos es la pretensión de legislar programas, cuando menos, sujetos a la controversia y acreedores de un amplio debate social. Mejor sería que el gobierno tratara de acordar con los sectores sociales y con la oposición un proyecto de fondo que propicie una rápida recuperación". Ah no, ellos quieren tomar las medidas que consideren sin consultar con nadie y luego que venga el PP a arrimar el hombro para sacarle las castañas del fuego.

Julia Valdeón se rebela contra la censura que el PSOE alienta contra los escritores con la excusa de las fake news. "Yo solo puedo garantizar que no hemos de callar". "Las patadas en la boca estimulan la urgencia de escribir. A la promesa de mordaza respondo con una peineta. Se va a callar Rita". Y que vayan a la fiscalía si quieren, la fiscalía va a tener mucho trabajo con la ristra de denuncias que le van a caer al gobierno como para ocuparse de las redes.

A continuación