Iceta pide que los golpistas presos puedan confinarse en sus casas por el coronavirus

Critica al Tribunal Supremo por haber advertido a las juntas de tratamiento que no excarcelaran a los políticos separatistas.

Pablo Planas (Barcelona)

El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha reclamado este lunes que los golpistas presos por la intentona separatista de octubre de 2017 puedan pasar el confinamiento en sus casas. El dirigente socialista se escuda en que hay una quincena reclusos acogidos al artículo 100.2 del reglamento penitenciario (que permite salir de la cárcel para trabajar y regresar a dormir) que han sido excarcelados por la Generalidad durante el estado de alarma y que esa medida debería ser extensiva a los golpistas.

Según Miquel Iceta, "no hay que hacer distinciones" y si algunos presos han sido enviados a sus domicilios para el confinamiento tal posibilidad debería ser extensible a los políticos condenados por el golpe de Estado. Además, el líder del PSC ha cargado contra el Tribunal Supremo, a quien ha acusado de actuar como no le corresponde por haber advertido a las juntas de tratamiento penitenciario de Cataluña respecto a una hipotética liberación de los golpistas por el coronavirus. Iceta opina que el Tribuna Supremo "debe ser algo así como la última instancia y en este caso hubo una especie de actuación preventiva que no se acaba de entender".

Tras el aviso del Supremo a los componentes de las juntas sobre la posibilidad de incurrir en un delito de prevaricación si liberaban a los golpistas, las citadas juntas decidieron no hacer caso de las presiones de la Generalidad y resolvieron que los presos deberían permanecer en prisión durante el estado de alarma.

La decisión de las juntas de tratamiento provocó duras críticas de los familiares de los presos, que llegaron a afirmar que tenían el enemigo en casa. El presidente de la Generalidad, Quim Torra, también mostró su malestar, pero enfocado contra el Tribunal Supremo.

Denuncia de Junqueras

En relación a la advertencia del Supremo, el preso Oriol Junqueras, presidente de ERC, ha presentado una querella por coacciones y amenazas en los juzgados de Manresa en la que se reclama que se investigue al Supremo por el mensaje que el servicio de prensa del alto tribunal remitió a los medios tras el anuncio de la Generalidad de que estudiaba la posibilidad de que los golpistas pararan el confinamiento en sus casas.

Junqueras quiere que se identifique a los responsables de la "confección y emisión del mensaje amenazador y coactivo" que a su juicio supone un "inmerecido ataque a la separación de poderes, a la libertad de toma de decisiones administrativas independientes, a la neutralidad en la actuación de funcionarios y al respeto a los derechos civiles".

En la denuncia, los abogados de Junqueras consideran que el anuncio de la Generlaidad se correspondía con las recomendaciones del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa y la Alta Comisionada por los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en relación a la excarcelación de reclusos no peligrosos por el Covid-19.

A continuación