ERC y Bildu aprovechan la crisis del coronavirus para lanzar una ofensiva parlamentaria contra el Rey

ERC y Bildu presentan una proposición de ley en el Senado para que se debata la despenalización de las injurias a la Corona y a España.

Miguel Ángel Pérez

Los socios del Gobierno de Pedro Sánchez, ERC y Bildu, intentan despenalizar las injurias al Rey Felipe VI y a España en plena crisis del coronavirus. El grupo parlamentario conformado en el Senado por ambas formaciones ha presentado una proposición de ley con la que pretende suprimir del Código Penal el delito de injurias a la Corona, castigado actualmente con penas que van desde los seis meses hasta los dos años de prisión.

De esta forma, ERC y Bildu aprovechan la capacidad de iniciativa legislativa de la Cámara Alta para tramitar la reforma a través de una proposición cuya toma en consideración deberá ser debatida por el pleno del Senado; en caso de ser aceptada, pasaría inmediatamente al Congreso de los Diputados.

Según la propuesta, en los últimos años la justicia ha perseguido "a artistas, periodistas o revistas satíricas" por "hacer uso de su libertad de expresión a través de canciones, publicaciones en redes sociales o portadas con referencias a la monarquía" en aplicación de lo previsto en el Código Penal.

Apuntan que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ya dictaminó que la quema de imágenes del rey se puede inscribir dentro de la crítica política y está protegida por la libertad de expresión. Añaden que este tribunal apuntó que "el interés del Estado por proteger su propio jefe de Estado no puede justificar la concesión al mismo Estado de actuar contra el derecho a informar o expresar las opiniones sobre él".

En la exposición de motivos de su propuesta, los senadores de ERC y Bildu afirman que "la libertad de expresión es el derecho fundamental de toda persona a expresar sus ideas libremente, y por tanto, sin censura" y pone como ejemplo a los EEUU, donde la quema de su bandera está amparada por la libertad de expresión.

Los firmantes piden al Estado señalan además "superar estas censuras que tipifican como delitos la quema de banderas o la injuria a la Corona desde un concepto de sacralización de la imagen del rey y de su familia".

Entre los casos que cita este grupo a la hora de promover la supresión del delito de injurias al Rey está el del rapero Valtònyc, juzgado por atacar la Monarquía, o la imputación a activistas catalanes por la quema de fotos del jefe del Estado.

Tras invocar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, resaltan que el TEDH sostiene que imponer prisión por un delito inscrito en el debate político supone una "injerencia en la libertad de expresión" y además no es proporcional ni necesario en una sociedad democrática.

La proposición plantea en concreto suprimir un apartado del artículo 490 del Código Penal, sobre calumnias a la familia real, el artículo 491, referido al uso de la imagen de los reyes y sus familiares para dañar la Corona y el 543, sobre las ofensas a los símbolos de España.

A continuación