Coronavirus: Hallan los cadáveres de dos cuidadores en una residencia psiquiátrica de Madrid

Las religiosas de avanzada edad que dirigen el centro explicaron a la Policía que estaban desbordadas por la falta de voluntarios.

Libertad Digital

La Policía Nacional ha encontrado los cadáveres de dos cuidadores de una residencia psiquiátrica de localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes con casos de coronavirus e investiga las circunstancias de las muertes. Posteriormente se ha aclarado que se trataba de dos monjas encargadas de los cuidados de los enfermos.

Fuentes policiales han confirmado el hallazgo de los dos fallecidos en la residencia psiquiátrica Cottolengo del Padre Alegre, adelantado por el diario Vozpópuli, que detalla que los agentes acudieron porque las religiosas que la dirigen eran reacias a dejar entrar a Protección Civil.

El hallazgo tuvo lugar este viernes sobre las cuatro de la tarde y ahora se investiga lo ocurrido, según las fuentes.

Fue necesario localizar a la madre superiora para poder acceder a la residencia y al entrar localizaron los cadáveres de dos monjas. Seis más estaban en aislamiento y solo dos religiosas estaban al cuidado de todos los residentes, señalan las mismas fuentes.

La Comunidad de Madrid ha acudido esta tarde a la residencia haciendo uso del Plan Territorial de Protección Civil (Platercam) "con equipo sanitario, Unidad Militar de Emergencias y bomberos", han señalado a Efe fuentes de la Consejería de Sanidad.

Las autoridades se plantean ahora una intervención "potente" en el centro, donde se estudia el traslado de los residentes a otros alojamientos o el refuerzo de personal, tanto de sanitarios como de servicios sociales, para hacerse cargo de la situación.

Según el diario, nadie había certificado el fallecimiento de los dos trabajadores, que según los primeros indicios murieron ayer viernes y el jueves, en un centro en el que hay 68 personas internas de las que once fueron aislados por síntomas claros de coronavirus.

Las religiosas, de avanzada edad, explicaron a la Policía que estaban desbordadas por la falta de voluntarios debida a la pandemia, y el Cuerpo tramitó que recibieran material de protección.

A continuación