Play

"La Sexta tiene patente de corso para tirar a matar sin que el objetivo responda"

Las tortas entrecruzadas de los ministros y el fomento del alcoholismo desde el Gobierno dan más que hablar que el coronavirus.

Pilar Díez

El Mundo

"El Gobierno facilita el cierre de empresas por riesgo de contagio". De coronavirus no sé si moriremos todos, pero como esto siga así, de hambre lo mismo sí. Mientras, en el Gobierno, a lo suyo, a tortas. "Podemos arrecia la crítica a Calvo al sentirse respaldado por Sánchez". Destaca Rosell la única verdad que ha dicho Sánchez en su vida. Que "ni él ni el 95% de los españoles dormiría tranquilo con ministros de Podemos". Bueno, algunos seguro que duermen a pierna suelta contemplando como se pelean. "La ley Montero ha terminado por hacer aflorar la división y la disparidad de criterios y hasta de tradiciones ideológicas que quitaba el sueño a Sánchez". "Sánchez e Iglesias se abrazaron por interés, no por convicción. Era inevitable que populismo y socialismo terminaran chocando". ¿Chocando? Los del PSOE se están tragando los sapos de los podemitas sin rechistar. "El Código Penal es un asunto serio. De su articulado dependen la libertad o la condena de los hombres. Un Gobierno también es asunto serio. De su coherencia interna depende el respeto que le profesen los ciudadanos". Si es por eso, tranquilo, Rosell, nadie con dos dedos de frente esperaba nada de este gobierno.

A Tadeu le parece "graciosa la pelea por ser más feministas que nadie en el Gobierno y aledaños". Y le encanta el lema ministerial "parido de una asamblea de radicales donde corre mucho alcohol, droga blanda y empoderamiento", "sola y borracha quiero volver a casa". Sí, para troncharse. "Menos gracia tiene que Cs y PP sigan al rebaño. Solas y lúcidas, muchas querrán quedarse en casa. A distancia oceánica, amazónica, de la nueva Iglesia". Pues cualquier mujer que tenga un mínimo de cerebro.

El País

El periódico editorializa hoy sobre un tema de actualidad nacional, la ley educativa, y eso hay que destacarlo por la novedad, pese a que no dice más que tonterías. "La ley aspira a preservar una educación de calidad para garantizar la equidad y la inclusión, y sienta las bases para impedir la segmentación del alumnado por razones socioeconómicas". Ni es calidad pasar de curso suspendiendo ni se ha segmentado a los alumnos por su nivel económico nunca. "Ni PP ni Cs parecen dispuestos al acuerdo, reincidiendo una vez más en su estrategia de utilizar el sistema educativo como moneda de cambio en la batalla partidista. Con este empecinamiento se perderá otra ocasión para alumbrar un pacto estable y duradero". "Cambar al marco normativo en cada lesgislatura no contribuye a dar credibilidad a uno de los pilares básicos del estado". Hay que tener más cara que espalda para decir eso. Es el PSOE es el que cambia todas las leyes educativas o no que aprueba el PP cuando logra gobernar. De hecho la ley Celaá es para cargarse la ley Wert que el PSOE no quiso consensuar.

Luz Sánchez Mellado se confesa. "He llegado muchas veces sola y borracha a casa. De adolescente, de joven adulta y de señora entrada en décadas. De soltera, casada y divorciada" y "pienso reincidir en mis costumbres. Volveré a llegar sola y borracha a casa". Una reivindicación de calado. Mellado confiesa que nunca "ni en mis mejores años, tuve por ello problemas con un varón más que algún rebuzno no solicitado", pero está convencida de que "demasiadas los han tenido muy graves". "Por eso, porque tengo dos dedos de frente, entiendo el sentido del lema". Hombre, Luz, para entender el sentido de sola y borracha quiero llegar a casa no hace falta ser doctor en física cuántica. Y hala, al deporte semanal de atizar a Cayetana por declarase feminista amazónica. "La doña se refiere al pijismo restaurante homónimo madrileño". ¿Hay un restaurante pijo que se llama Amazónica en Madrid? Se ve que doña Luz lo frecuenta.

ABC

"Iglesias pierde su sitio", en referencia al escrache de ayer. El editorial habla de la bronca interministerial. "Los ministro ya están a bofetadas exhibiendo sus diferencias. Pero Podemos está ganado la batalla por la imagen dentro del Gobierno. Basta con tildar de machista al ministro socialista de turno para lograr titulares y arrinconar la Moncloa. Sánchez ya sabía que Podemos iba a ser tóxico dentro del gobierno. Ahora, además, lo sufre". Quien con niños se acuesta, meao se levanta.

Isabel San Sebastian canta las verdades del barquero en el acoso que está sufriendo Cayetana Álvarez de Toledo. "En La Sexta no se cansan de ofender a los partidos del centro derecha, sus dirigentes, militantes a diario, con armas que van desde la descalificación sistemática a la burla más grosera, sin olvidar la información selectiva. Pero ellos son intocables", "disponen de patente de corso para tirar a matar sin que el objetivo responda". "La libertad de hablar sin cortapisas pertenece en régimen de monopolio a la izquierda". Una verdad como un templo que nadie que vea un rato La Sexta puede negar. De hecho, hasta la gente de izquierdas lo admite y algunos hasta lo critican.

La Razón

Marhuenda continúa con su campaña contra Cayetana. "Génova rectifica a Álvarez de Toledo: 'no estuvo acertada'". ¿Y quién es Génova?, se preguntarán. Pues un tal Antonio González Terol, "del núcleo de máxima confianza de Casado", porque al parecer al líder del PP le ha comido la lengua el gato. Carmen Morodo, contertulia de Ferreras, es la encargada de encabezar la última cacería de Atresmedia. "La crisis afecta personalmente a Casado, de quien en su partido esperan una desautorización de su portavoz por los últimos airados desmarques de la posición oficial del PP". "Cayetana habla como si fuera portavoz de Vox", dice Morodo poniéndolo en boca de una ministra de Rajoy de la que guarda el anonimato. En La Razón han perdido la razón. ¿No se dan cuenta de que ese discurso solo lo compra la izquierda, que precisamente no lee La Razón?

Y cambiando de tema, a Cristina López Schiliting le van a caer tortas como panes. "No debe ser muy afortunada la hembra unida a un macho como Iglesias al que le gusta azotar a las mujeres, o al menos decirlo. Bien mirado, puede que doña Irene Montero reaccione contra los excesos de su hombre, pero no es justo que lo haga en carne ajena. Eso se trata a solas, en Galapagar, y si es profunda la querencia, en un psicólogo avezado en el tratamiento para la disciplina inglesa sanguinolenta". Eso es lo que pasa por meterse en camas ajenas, Irene, que abres la veda para que se metan en la tuya.

A continuación