Play

Albert Rivera reaparece y desliza un apoyo a Arrimadas: "No hay que ser un lince para saber lo que pienso"

Asegura que no pretende ser "ni un expresidente que tutela ni un jarrón chino".

Mariano Alonso

"Tres meses y veinte días son una eternidad". Así se refería Albert Rivera este lunes al tiempo que ha pasado desde su dimisión como presidente de Ciudadanos. Lo hacía en una rueda de prensa donde anunciaba su incorporación como presidente ejecutivo del despacho de abogados Martínez-Echevarría, que calificaba como un "reto mayúsculo" aunque matizaba, como siempre hizo en política, que "nada es imposible".

Como era de esperar, el turno de preguntas versaba casi exclusivamente sobre la política, aunque por exigencias del guión evitaba como antaño entrar a fondo en los asuntos que se le planteaban, siendo más críptico que de costumbre. Aun así, deslizaba un claro apoyo a su pupila Inés Arrimadas de cara a las primarias que le enfrentarán a Francisco Igea este fin de semana.

"No hace falta ser un lince para saber lo que pienso de ella y de Ciudadanos" aseveraba, concretando que su voto como militante es "secreto" aunque, matizaba, "sea un secreto a voces". Rivera decía, por lo demás, que desea "acierto" a su partido y que no pretende ser "ni un expresidente que tutela ni un jarrón chino" en referencia a la célebre metáfora acuñada por Felipe González para definir a los expresidentes, muy valiosos pero que nadie sabe dónde colocar en un piso.

Rivera relataba que fue en diciembre cuando este despacho andaluz se puso en contacto con él. "Me fui de la política con lo que entré" subrayaba, haciendo bandera de no tener deudas con nadie, un argumento que reforzará en el libro que va a publicar en abril con Espasa, titulado inequívocamente Un ciudadano libre.

Rivera dice que es una "ensoñación" pensar que puedo ser vicepresidente de Sánchez

En esa línea, presumía también de la celeridad con la que se produjo su salida de la vida política: "Simplemente me fui porque creía que había que irse en ese momento. Y lo hice en doce horas, de la noche a la mañana, sin coger el abrigo, prácticamente. Creo que hice lo correcto" sentenciaba, añadiendo que "la carta de libertad me la ha dado tener una profesión, tener un porvenir fuera de la política. Entiendo que si eres un político profesional y solo puedes ser diputado o senador, concejal o eurodiputado pues lo tienes mas complicado para ser libre".

Sobre la actualidad política general, Rivera negaba con sarcasmo haber tenido la oportunidad de ser vicepresidente del Gobierno con Pedro Sánchez cuando PSOE y Ciudadanos sumaban 180 escaños, despuntes de las elecciones generales de abril de 2019. "Eso es una ensoñación de alguien que le gustaría que el gobierno actual no fuera con Podemos y los separatistas y que Ciudadanos tuviera más escaños" argumentaba.

A continuación