El Gobierno saca adelante el techo de gasto tras amarrar el apoyo de ERC

12 horas después de la mesa de diálogo, se recogen los frutos en el Congreso. Los republicanos despejan el inicio del trámite presupuestario.

Ketty Garat

Los Presupuestos eran y son el principal objetivo del Gobierno y la verdadera razón por la que se inicia una mesa de diálogo con los independentistas de quienes depende su aprobación. Tan es así que apenas 12 horas después de que se iniciara este miércoles en Moncloa la mesa de diálogo con el gobierno catalán, se han recogido parte de los frutos en el Congreso de los Diputados permitiendo al PSOE cerrar un acuerdo con ERC para sacar adelante el techo de gasto, antesala de los Presupuestos Generales del Estado.

Una votación que el Ejecutivo ha sacado adelante por un sólo voto de diferencia, con 168 votos a favor de PSOE, Podemos y su socio ERC, 150 votos en contra de PP, Vox, Ciudadanos y Junts x Cataluña y 19 abstenciones. Hasta poco antes de la votación, la duda era el sentido de voto de Junts tras la reunión de la mesa de diálogo, que finalmente se decantó por un voto en contra.

Una cuestión que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiso obviar al ser preguntado por si esperaba un gesto de Junts tras ése primer encuentro en Moncloa, a lo que Sánchez respondió con un escuesto: "buenos días". Algo más elocuente, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien intentó ignorar el mal gesto de los independentistas pero sí reconoció que "no había motivos para votar en contra de esta senda, todo lo contrario, pero lo importante es que esta senda ha sido aprobada y que en estos momentos ya tenemos los primeros peldaños para construir el Presupuesto y en ello estamos".

La ministra portavoz confirmó que el Gobierno mantiene su intención de presentar sus cuentas públicas antes del verano, conforme al plan inicial. Un calendario que ratificó la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, quien insistió en que "necesitamos estabilidad y tiempo" lo cual supone "tener unas nuevas cuentas públicas que nos permitan dar soluciones a problemas de desigualdad e injusticia que se han creado en este país durante mucho tiempo y que son lo más importante".

Una vinculación de los Presupuestos y la mesa de negociación que tienen clara Gobierno, PSOE y ERC, como demostraron las negociaciones de última hora que mantuvieron la portavoz, Adriana Lastra, y Gabriel Rufián una vez que se inició la mesa de diálogo para desbloquear la senda de estabilidad que ha recibido luz verde esta mañana. Justo antes de la votación, la portavoz socialista sacaba pecho en los pasillos del Congreso: "yo les dije que estábamos trabajando intensamente y hemos trabajado intensamente y bien". También el republicano, Gabriel Rufián: "ERC cumple sus acuerdos".

Como ya dejó claro el portavoz de ERC en la sesión de investidura de Pedro Sánchez -"sin mesa de diálogo, no hay investidura", Gabriel Rufián vinculó directamente los PGE con la negociación catalana y se congratuló por "lo que vimos ayer es empezar a cumplir el primer acuerdo, que era sentarnos a una mesa para desbloquear la investidura". Pese a la evidencia del sentido de voto a favor de ERC, el republicano quiso no obstante jugar al despiste: "hoy hay una votación importante que puede abrir la senda a otras votaciones más importantes como los Presupuestos Generales del Estado. Lo sabrán cuando mi compañero Joan Maragall se suba a la tribuna".

Un acuerdo que confirmó previamente el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, de vuelta al trabajo por la amigdalitis que le impidió ayer participar en esa relevante cita en Moncloa. "Saldrá adelante", ha anunciado el número tres del Ejecutivo tras felicitarse por la "buena noticia de que la mesa de diálogo comience a arrancar porque tanto el Gobierno como govern están mostrando la voluntad necesaria para encauzar un conflicto que ha hecho mucho daño a nuestro país y a Cataluña". Aunque advirtió que "el proceso de diálogo será largo y enormemente complejo".

A continuación