Arrimadas saca pecho frente a Igea tras el adelanto electoral en Galicia y País Vasco: "Teníamos razón"

Ciudadanos registra la marca "Mejor Unidos" con la pretensión de que sirva para su coalición con el PP, al que Arrimadas pide que no sea "egoísta".

Mariano Alonso

"Teníamos razón cuando hace un par de semanas empezamos a trabajar y empezamos a planificar en esta fórmula Mejor Unidos, porque sabíamos que el adelanto electoral en algunas de las comunidades autónomas que tienen previstas elecciones para este año se podía producir". Así comenzaba este martes Inés Arrimadas una rueda de prensa convocada de urgencia en el Congreso de los Diputados, al día siguiente de que se confirmase que tanto el País Vasco como Galicia irán a las urnas el próximo 5 de abril, de manera anticipada.

El tiempo empieza a correr para sus planes de coalición con el PP en esas dos autonomías (enmascarados bajo la propuesta de un acuerdo "transversal" abierto también al PSOE, algo esto último absolutamente quimérico) ya que en apenas diez días se cierra el plazo para presentar coaliciones. Arrimadas se ha puesto enseguida manos a la obra, remitiendo este mismo lunes tres cartas a los líderes de PP, PSOE y UPyD, partido con el que Ciudadanos ya llegó a acuerdos electorales en 2019 y registrando como marca Mejor Unidos, tal y como adelantaba El Confidencial.

La portavoz parlamentaria naranja, con sus palabras, se reivindica también frente a las críticas del sector que encabeza el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, quien considera que la propuesta de coalición no puede avalarla, como hacía la semana pasada, la Gestora del partido, que lo dirige de manera interina hasta las primarias y el congreso de marzo, en las que Igea dará la batalla por el modelo organizativo pudiendo optar también a la presidencia del partido, extremo que no ha confirmado aún.

Por lo demás, Arrimadas no dudaba en volver a arremeter contra el PP, al que ve "muy nervioso" e incluso "egoísta", y hablando siempre "de nombres" en referencia a la polémica por si el líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, sería finalmente el candidato, o por los recelos del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, hacia la unión con un partido como Ciudadanos, residual en ambas comunidades. "Dejemos de lado los intereses de partido, por favor" afirmaba, al tiempo que añadía que "esta tiene que ser una fórmula transversal que garantice el voto constitucionalista" en referencia a su propuesta, que se extiende también a Cataluña, donde habrá elecciones adelantadas este año.

La portavoz naranja, además, volvía a advertir a Feijóo, como ya hizo la semana pasada, de que su mayoría absoluta podría correr riesgo si no aceptar la coalición. "Me ha sorprendido mucho el portazo del señor Feijóo, a la primera de cambio" concluía.

En Galicia y País Vasco Ciudadanos fracasó en las últimas elecciones de 2016, al no obtener representación en ninguno de los dos parlamentos autonómicos. En el territorio vasco, después de las municipales de mayo de 2019, Ciudadanos no tiene un solo concejal, mientras que en Galicia su presencia es marginal, después de que en las elecciones generales del 10 de noviembre perdiera los diputados por Coruña y Pontevedra obtenidos en los comicios del 28 de abril. Durante todo 2019 Pablo Casado ofreció un acuerdo similar al que ahora se plantea, que siempre fue rechazado por Albert Rivera.

A continuación