Iglesias y Montero "racanearon" los gastos a la constructora que iba a edificar su casa en la finca de Parquelagos

Según fuentes consultadas por LD, los trabajos previos de la constructora fueron cuantificados en "10.000 euros" y sólo pagaron "una tercera parte".

Miguel Ángel Pérez

Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, "racanearon" los gastos derivados de los trabajos previos realizados por la constructora que iba a edificar su casa en la finca de una hectárea, ubicada en la lujosa urbanización de Parquelagos en Galapagar (Madrid).

Según las fuentes consultadas por Libertad Digital, los trabajos previos de diseño y planificación de la edificación fueron cuantificados en "cerca de 10.000 euros". Sin embargo, el actual vicepresidente del Gobierno y la ministra de Igualdad alcanzaron un "acuerdo forzado" para pagar aproximadamente "sólo una tercera parte" de dicha cantidad.

Cabe destacar que la constructora, al tratarse de Iglesias y Montero, no exigió previamente una provisión de fondos, como suele exigirse en este tipo de operaciones, tal y como aseguran a este diario los expertos consultados. Los trabajos previos realizados en este proyecto incluían el diseño de las estancias de la casa, la distribución o la planificación previa de la construcción. Una labor en la que participaron durante semanas diversos profesionales que invirtieron muchas horas de trabajo. También hubo gastos de desplazamiento debido a que la constructora no tenía su sede en Madrid.

Las mismas fuentes conocedoras del caso sostienen que los líderes de la formación morada llegaron incluso a solicitar a la misma constructora un presupuesto para reformar Villa Tinaja, tras desechar el proyecto para construir su vivienda en la citada finca de Parquelagos. Finalmente, Iglesias y Montero rechazaron el presupuesto de reforma presentado por esta constructora al encontrar otro "más económico".

El problema llegó cuando se debían liquidar los gastos de los trabajos previos en Parquelagos. Los dirigentes de la formación morada consideraron que el importe que debían pagar era un tercio del estimado por la constructora. Finalmente, así se acordó y la constructora aceptó como pago el tercio de los gastos estimados.

En el contrato que no llegaron a rubricar Iglesias y Montero para levantar su casa en la finca de una hectárea en Parquelagos, se solicitaba a la constructora "la entrega del estudio topográfico de la parcela, el estudio geotécnico, la redacción y entrega del anteproyecto básico y de ejecución de vivienda unifamiliar, el estudio económico para la construcción de la vivienda y urbanización de la parcela".

También, se contemplaba en dicho contrato "el asesoramiento y asistencia para la obtención del plano topográfico actual del emplazamiento; cédula urbanística del solar o, en su defecto, informes sobre las condiciones urbanísticas, emitido por el servicio municipal competente. Por último, la constructora entregaría a Iglesias y Montero un listado de todos los materiales, calidades e instalaciones a utilizar en la construcción de la vivienda.

Dicho proyecto encargado en marzo de 2018 nunca llegó a ejecutarse porque los líderes de Podemos optaron por comprar su residencia actual. Un chalet de 268 m2 con una parcela de más de 2.000 m2 valorado en unos 615.000 euros, conocido coloquialmente como Villa Tinaja.

iglesias-parcela.jpg

El sueño frustrado de Parquelagos

Tal y como desveló este diario, la finca de una hectárea que pretendían adquirir Pablo Iglesias e Irene Montero en Parquelagos para construir una casa de hasta 3 plantas posee una superficie edificable de 2.000 m2 y cuenta con salida directa al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Diversos agentes inmobiliarios afirman que la urbanización Parquelagos ubicada a 33 kilómetros de Madrid "es una de las más lujosas de Galapagar. Dispone de chalets, adosados y casas unifamiliares disponibles para la venta. El precio promedio de una casa o chalet en esta urbanización oscila entre los 300.000 y los 700.000 euros".

El plan de Iglesias y Montero consistía en comprar la parcela de una hectárea cuyo valor superaría los 260.000 euros. Posteriormente, la citada constructora se encargaría de la edificación y el diseño de una "vivienda unifamiliar" en dicha finca. Es decir, tendrían que hacer frente al coste de la parcela, al diseño del proyecto y a la construcción.

A continuación