Sánchez busca una distancia calculada con Torra: quiere comparecer en solitario en el Palau

El presidente prepara desde hace días su comparecencia en rueda de prensa tras una entrevista que creen que el president quiere "dinamitar".

Ketty Garat (Barcelona)

No han esperado siquiera a conocer los planes del presidente Torra. Pedro Sánchez comparecerá ante la prensa "sí o sí" tras su reunión con Quim Torra este jueves a las 12:00 horas en el Palau de la Generalitat en Barcelona, como adelantan fuentes gubernamentales a Libertad Digital. Una decisión unilateral con la que Moncloa busca distanciarse del presidente catalán, limitar su visibilidad mediática frente a sus socios de ERC y tomar la iniciativa política en Cataluña en un momento en que Torra pretende marcarle el paso en la agenda y los tiempos para ejecutarla.

Las fuentes consultadas por LD descartan por este motivo una comparecencia conjunta y anticipan que la rueda de prensa del presidente Pedro Sánchez será a partir de las 13:00 horas, "salga bien o salga mal" el encuentro con Torra. Aunque los propios plazos marcados desvelan la falta de optimismo en torno a una cita que podría durar apenas una hora por la intención que Moncloa atribuye a Torra de querer "reventar" la reunión por el escenario preelectoral que se vive en Cataluña a la espera de conocer la fecha de las elecciones.

Unas palabras que forman parte ya del argumentario socialista y que llegó a verbalizar incluso este miércoles el siempre crítico presidente manchego, Emiliano García-Page. "Creo que el que tiene una papeleta ahí es el presidente de la Generalitat porque está en tiempo de descuento, en la rampa de salida. Hay bastantes posibilidades de que intente reventar los cauces de diálogo". Un escepticismo que destilan por igual Gobierno y PSOE pese a que en público intentan ocultarlo. El ministro y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quiso dejar "bien claro que los compromisos que hemos adquirido queremos cumplirlos: que arranque ese proceso de diálogo".

Las apelaciones constantes a precipitar el inicio del proceso, la mesa del diálogo entre Gobiernos pactada con ERC como condición al apoyo en la investidura, no son más que una impostura por parte del Ejecutivo que, como deslizó este martes la portavoz, María Jesús Montero, no espera que salga una fecha concreta en la reunión de este jueves. Por contra, la intención de Pedro Sánchez es esperar a "las próximas reuniones" con sus socios republicanos y permitir que sean ellos quienes capitalicen y rentabilicen el anuncio.

La 'agenda secreta' de Sánchez

El pesimismo en torno al aterrizaje de Sánchez en Cataluña no es por tanto un temor sino casi un deseo. Y de ahí la agenda múltiple ideada desde Moncloa para limitar la presencia mediática de Torra y restarle protagonismo y que ha sido guardada con extremo celo hasta el final. Desde la Secretaría de Estado de Comunicación no informaban hasta bien entrada la tarde de la víspera de la reunión de la agenda definitiva.

Tras la reunión con Quim Torra a las 12:00 horas en el Palau de la Generalitat, el presidente Pedro Sánchez continuará con la agenda del jueves 6 de febrero por la tarde: a las 17:00 horas encuentro en la Delegación del Gobierno en Barcelona con representantes empresariales de Barcelona Global primero y representantes de UGT y CCOO después. En último lugar, con la patronal de empresarios PIMEC. Previsiblemente se celebre justo después una reunión con la Ejecutiva del PSC sobre las 19:00 horas.

La agenda continuará el viernes 7 de febrero: a las 9:30 se reunirá con la alcaldesa Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona; a las 11:00 con la patronal de empresarios catalanes Foment del Treball, y a las 12:30 encuentro con la presidenta de la Diputación de Barcelona, la socialista Nuria Marín.

A continuación