Delgado estrenará su poder designando libremente a más de una treintena de altos cargos en la Fiscalía

Según las fuentes fiscales consultadas por LD, Delgado podrá elegir al menos a 3 nuevos fiscales de Sala del Supremo o al nº 2 de Anticorrupción.

Miguel Ángel Pérez

Dolores Delgado estrenará su poder al frente de la Fiscalía General del Estado designando libremente a más de una treintena de cargos del Ministerio Público. Delgado ha ostentado en el último año y medio la cartera del Ministerio de Justicia, y ahora ha sido propuesta como nueva fiscal general del Estado por Pedro Sánchez.

Según las fuentes fiscales consultadas por Libertad Digital, Delgado podrá elegir al menos a 3 nuevos fiscales de Sala del Tribunal Supremo, la máxima categoría en la carrera fiscal, o al nº 2 de la Fiscalía Anticorrupción que dirige por Alejandro Luzón. En la actualidad, el cargo de teniente fiscal de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada lo ejerce Belén Suárez.

A estos citados nombramientos se sumarán al menos los de 2 fiscales más del Supremo, 7 fiscales jefes Provinciales, 9 fiscales jefes de Área, 1 fiscal del Tribunal de Cuentas y por último, 8 miembros de la Fiscalía Anticorrupción.

Las mismas fuentes consultadas apuntan que estos nombramientos podrán servir a Delgado para "colocar a fiscales afines en 'cargos muy sensibles' del Ministerio Público". Aunque las designaciones son votadas por el Consejo Fiscal, el resultado no es vinculante para la nueva fiscal general y por tanto, tiene la última palabra al respecto.

La treintena de nombramientos discrecionales han permanecido paralizados durante meses mientras el Gobierno de España estaba en funciones y no se había elegido al nuevo fiscal general del Estado que relevase a María José Segarra. Tal y como desvelaba este diario en noviembre, Segarra tenía "los días contados", tras demostrar "su independencia" en la causa sobre el golpe del 1-O juzgada por el Tribunal Supremo, que terminó con una condena por sedición para los líderes golpistas.

Los fiscales también temían que el pacto de Sánchez con Iglesias y los separatistas catalanes traería consigo la elección de un nuevo fiscal general "más permeable a los deseos del nuevo Ejecutivo" que permitiría un acercamiento a los golpistas y que rebajaría la firmeza mostrada por el Ministerio Público en los últimos años en este asunto.

En la Fiscalía del Supremo ha sentado especialmente mal la "puerta giratoria judicial de Delgado", que ha pasado en año y medio de ser ministra de Justicia a fiscal general del Estado. Las fuentes consultadas sospechan que su nombramiento "concreta y cristaliza el acuerdo de gobernabilidad con ERC" y consideran que es "un ataque a la autonomía e independencia del Ministerio Fiscal, además de un intento de controlar a los fiscales del 1-O".

Dolores Delgado será nombrada por el Rey a propuesta del Ejecutivo de Pedro Sánchez y su cargo será aprobado en el Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará este martes. Antes de prometer su cargo, deberá recibir el visto bueno del Congreso de los Diputados y del Consejo General del Poder Judicial, CGPJ, que se considera un mero trámite, salvo sorpresa mayúscula.

Su "imparcialidad e independencia"

El fiscal general del Estado debe actuar con imparcialidad y ser independiente, sin que pueda recibir instrucciones ni órdenes del Gobierno, ni de ningún otro órgano administrativo o judicial. En todo caso, el Ejecutivo podrá interesar del fiscal general que promueva ante los Tribunales las actuaciones pertinentes en orden a la defensa del interés público. Oída la Junta de Fiscales de Sala, resolverá sobre la viabilidad o procedencia de la actuación interesada.

El fiscal general imparte las órdenes e instrucciones convenientes al servicio, al orden interno de la Institución y al ejercicio de las funciones fiscales, pudiendo ser éstas tanto de carácter general como referidas a asuntos específicos. El mandato del fiscal general tiene una duración de cuatro años y sólo puede ser cesado por causas tasadas en la Ley, que serán apreciadas, en su caso, por el Consejo de Ministros.

A continuación