Europa premia al separatismo, nos parte el corazón y llena las urnas de votos a Vox

El nuevo bofetón europeo a España y su espaldarazo a los delincuentes provoca un auténtico tsunami.

Pilar Díez

El Mundo

"La UE golpea a la Justicia española y envalentona al separatismo". ¿Si la UE no reconoce la justicia española y respalda golpes de Estado por qué España habría de reconocer la justicia europea? Paco Rosell trata de minimizar los daños. "La democracia cuenta con enemigos que anhelan destruirla, pero la Unión Europea no se encuentra entre ellos". ¿No? Pues quién lo diría. Hasta el momento lo único que han hecho es amparar a delincuentes y cobijar a forajidos. El editorial descarga contra los separatistas, que "han realizado una interpretación torticera de la sentencia y creen haber alcanzado la impunidad judicial y la amnistía moral". Hombre, con razón. En Europa han ganado política y judicialmente, eso es lo que hay y ponerse una venda en los ojos no va a cambiar las cosas. "No cabe negar el daño que la decisión del TJUE inflige al prestigio del Alto Tribunal. A nadie se le oculta que el momento es de una enorme gravedad", reconoce finalmente. Pero al final vuelve por sus fueros. En cuanto a la formación de gobierno, Rosell cree que es la hora de Casado. "Casado puede ahora tomar la iniciativa en aras del interés general, de sacar a España del callejón sin salida en que el plan de Sánchez la ha metido". Lo llevas claro, Casado no está por la labor, lo del interés general le suena a chino.

El Mundo está muy disgustado por la reacción de Vox. "Vox desata su perfil más euroescéptico", "su respuesta fue de lo más beligerante". A ver, se lo están poniendo a huevo. Emilia Landaluce también lo entiende. "Ningún europeísta podría negar que con esta decisión de la justicia europea se le ha partido un poquito el corazón". "El euroescepticismo será un nuevo granero de votos para Vox en el caso de que se adelanten las elecciones. Tendrá 100 escaños". A Vox le está saliendo todo bordado, oye.

Federico Jiménez Losantos está cabreado como una mona. Dice que tenemos complejos de inferioridad "ante la tradicional inquina que los países protestantes y EEUU mantiene contra la que en los orígenes de la Reforma era la indiscutible potencia católica del mundo". Bueno, Federico, Alemania también es católica y también nos la ha jugado. "Hay una hiriente continuidad en el desprecio de la UE a las instituciones españolas (…) Los eurocomplejines compiten en sumisión ante una justicia que es puro tecnicismo remendón, siervo del prejuicio y la arbitrariedad. Ante el turbión separatista, Europa es un problema; España, la solución". Hala Rosell, te ha llamado eurocomplejín.

El País

"La justicia europea reconoce la inmunidad de Junqueras" y "supone un golpe para la justicia española". El editorial no lo ve así para nada. Todo es muy normal. "La decisión judicial sobre Junqueras invita a confiar en la justicia europea. Nada permite dudar de la imparcialidad del tribunal europeo, que ha emitido el fallo y ninguna razón resulta aceptable para excusarse de su riguroso cumplimiento, como tampoco del respeto debido a todo pronunciamiento de la justicia en un sistema democrático nacional o subtribunal supranacional". No especifica a qué se refiere con lo de riguroso cumplimiento. ¿A poner en libertad a Junqueras? Pronto lo sabremos. Y termina con el típico sermón políticamente correcto. "La decisión judicial no cuestiona el proyecto de la Europa Unida, sino que invita a redoblar el compromiso con él", bla, bla, bla. Como admite José María Brunet "la sentencia ha caído como una pedrada en el Tribunal Constitucional". Y no digamos en el Supremo.

ABC

"ERC planta al PSOE hasta que tenga un gesto con Junqueras". No llegará la sangre al río. ABC echa un cable al Supremo y critica a los que "hasta hace poco encumbraban a la sala segunda del Supremo, particularmente a su presidente, Manuel Marchena, y hoy los tachan con toda suerte de descalificaciones". "Las risotadas de los dirigentes nacionalistas no deben nublar el raciocinio de quienes creen en el Estado de derecho. Ahora más que nunca, es preciso respaldar al TS y no ofrecer su cabeza a unos separatistas que, a pesar de su jolgorio, saben que las condenas impuestas por el 1-O no se ven alteradas ni una coma por la sentencia de TJUE". Pedro García Cuartango no está por contemporizar y opina como Vox. "¿Hubieran actuado con el mismo rasero si una minoría hubiera proclamado de forma ilegal la independencia de Baviera? La respuesta es no". "Resulta muy inquietante que una institución judicial europea haya optado por proteger los intereses del independentismo, dejando desamparado a un Estado que aparece en todos los rankings como una de las mejores democracias del mundo. Europa es mucho más débil desde ayer porque ya sabemos que la Justicia comunitaria se la coge con papel de fumar y abandona a un socio leal para defender a una minoría fanática que desprecia la ley". Así anda el patio.

La Razón

"Investidura inhabilitada", dice vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. El editorial dice que "una buena parte de la sociedad no comprende lo que ocurre ni está de acuerdo, es un hecho que merece una reflexión de los actuales arquitectos de la Europa Unida, la misma que ha visto la deserción de Reino Unido y el avance de los populismos disgregadores", que tomen nota. Antonio Hernando Vera no se anda con paños calientes. "La decisión ha supuesto un auténtico cataclismo para la justicia española. Negarlo es absurdo".

La Vanguardia

"Europa corrige al Supremo sobre Junqueras y da alas a Puigdemont". Enric Juliana sigue con su obsesión con los francotiradores madrileños. "Los francotiradores están ajustando la óptica, con esmero, con mimo, procurando enfocar bien su objetivo, cada vez más expuesto. En el centro del visor aparece la investidura de Pedro Sánchez. Si no consigue cerrar un acuerdo en los próximos quince días, sera hombre muerto". No caerá esa breva (política, que todo hay que aclararlo).

A continuación