Play

Luz al final del túnel: Navantia cierra el casco resistente del primer submarino S80

La previsión es que el S81 Isaac Peral salga a flote en octubre de 2020. La primera unidad debió entregarse en 2013.

J. Arias Borque

El programa de los submarinos S80 de la Armada va saliendo adelante poco a poco. Tras años de problemas y atrasos acumulados, no en vano la previsión inicial era que la primera unidad de estos sumergibles militares hubiera sido entregado a las Fuerzas Armadas en el año 2013, los astilleros de Navantia han completado este miércoles el cierre del caso resistente de la primera unidad. Hay luz al final del túnel.

El cierre del casco resistente es un hito fundamental en la construcción de un submarino ya que éste queda constituido como un buque completo. Para ello, con anterioridad, se ha realizado de forma exitosa el embarque de todos los módulos principales y se ha llevado a cabo una terminación muy importante de las secciones internas. A partir de este punto, el siguiente paso es la finalización de los trabajos de armamento y el comienzo de la etapa de pruebas.

"Este hito supone un cambio de fase en la obra. Los trabajos en el submarino se enfocan ahora hacia su puesta a flote, para lo cual se sigue un proceso formal y reglado basado en la superación de hitos de seguridad", según explica la empresa pública de construcción naval.

"Este proceso comienza con el hito de puesta en tensión, en el que el submarino empieza a recibir corriente en sus cuadros principales; continúa con el hito de embarque de baterías, en el que se gana la capacidad de ser autónomo en la generación de energía, y culmina con el propio hito de puesta a flote, en el que el submarino se desplaza al muelle de armamento para el comienzo de las pruebas de puerto", añaden desde la empresa.

La previsión en estos momentos es que la primera unidad de estos submarinos S80, el denominado S81 Isaac Peral, sea puesta a flote en el mar en octubre de 2020. La Armada trabaja con la fecha de diciembre de 2021 como momento de la recepción del sumergible y con que no esté plenamente operativo hasta 2023. La segunda unidad, cuya construcción se ha iniciado ya en los astilleros de Navantia en Cartagena sería entregado unos 30 meses después.

Estas dos primeras unidades no vendrán con el nuevo sistema de Propulsión Independiente de Aire (AIP, por sus siglas en inglés), que les sería incorporado unos años más tarde, coincidiendo con el momento en el que su ciclo de mantenimiento marcase su primera gran carena. Sí vendrían con este novedoso sistema las otras dos unidades cuya construcción todavía está pendiente de iniciase: el S83 Cosme García y S84 Mateo García de los Reyes.

A continuación