Delirios en 'La Razón': "Hay conatos de rebelión en la familia socialista"

Sánchez cumple con el paripé de reunirse con Casado y Arrimadas para pasar el rato.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez desdeña las ofertas de PP y Cs y se la juega con ERC". ¿Oferta del PP? ¿Qué oferta del PP? Rosell no ha visto ninguna. "Tiene Casado razón cuando recuerda que el candidato socialista ya ha hecho su elección, pero su obligación como líder de un partido de Estado es ofrecer una alternativa a compañías tóxicas para el futuro de la España constitucional. Sólo Sánchez será culpable de rechazarla". Pero es que dice Casado que él no sabe jugar de farol. Pues lo mismo debería cambiar de profesión y hacerse misionero o algo así. El que sí sabe de faroles es Sánchez, tanto que le pidió la abstención de 13 diputados, como hizo el PSOE para investir a Rajoy. Casado dijo, ya se sabe, no es no, qué parte del no no has entendido, etc.

Marisa Cruz cree que "en esta carrera de autos locos" el que se lleva el gato al agua es Vox, "el único que va por libre, sin prisa pero sin pausa, a lo suyo. Los de Abascal se frotan las manos". Mientras Casado ve tigres como Rivera veía bandas, no ve que tiene su tigre, "relamiéndose ya, en su propia jaula".

Raúl del Pozo lo que ve es que "el país se va acercando suavemente al despeñadero. Preside la procesión una banda de déspotas locales, una nueva barbarie caciquil, con la que está pactando el partido que más se parece a España". No caigamos en el desaliento. Lo mismo de esta nos deshacemos del impresentable de Sánchez de una puñetera vez.

El País

"Casado sostiene que apoyar a Sánchez sería el suicido del PP". "Las reuniones con Casado y Arrimadas dejaron claro a los socialistas que no tiene otra vía para la investidura que seguir negociando la abstención de ERC". Ay, pobre Pedro, si es que no tiene otro remedio, él que ha intentado por activa y por pasiva librarse de ERC. "Sánchez reafirma su apuesta por ERC tras sondear sin éxito a PP y Cs", cuenta Carlos Cué, que nos toma por tontos.

A su lado, Javier Casqueiro, con más respeto por la verdad de los hechos, le deja con el trasero al aire. "Ni la vía Arrimadas ni la vía Casado". Vamos, que sí, que Casado le hizo una oferta a Sánchez con la suma de 170 escaños y Sánchez le mandó a freír espárragos. Lo de Arrimadas fue peor. "Arrimadas llevó a Sánchez un documento de pacto. Esa opción tampoco convenció" a Sánchez, que la rompió en sus narices y le dijo que él ya tenía su pacto con Podemos.

ABC

"Sánchez lo tiene claro: nada con el PP, todo con ERC". Rubido sigue empeñado en creer en los Reyes Magos. "¿Se reconocen en el actual PSOE los viejos socialistas?". Pero si quedan cuatro y no pintan nada, Bieito. ¿O crees que Leguina va a dirigir una rebelión? "El partido ha perdido su esencia y prefiere deslizarse por el terreno identitario y dejarse llevar por una fascinación hacia el nacionalismo español, una maquinaria para ganar poder (…) Tal vez Sánchez hasta logre hacer desaparecer sus siglas históricas. Si no, tiempo al tiempo". Con que desaparezca Sánchez nos damos por satisfechos. En el editorial, aún más entrañable, dice que "Sánchez debería dejar de mentir a los españoles". Pero hombre, Sánchez no sabe abrir la boca sin mentir, es un embustero compulsivo.

Ignacio Camacho cree que Casado tiene suerte, que "la gran diferencia con Rivera es que la mayoría de los votantes del PP no quieren que ayude a investir a Sánchez. El presidente despierta en el electorado de derecha una fobia tan acusada que prevalece incluso por encima de los intereses de la patria". Sánchez produce fobia en cualquiera que tenga una gota de decencia, pero esto es lo que tenemos. Casado lo fía todo a que el pacto de Sánchez "tiene una expectativa de escaso trecho". Como se equivoque, y puede que se equivoque, de Casado no quedan ni las raspas.

La Razón

"Sánchez entierra la vía constitucional". Esa era una vía ciega desde el mismo 10 de noviembre. Iñaki Zaragüeta dice que "Pedro Sánchez va a consumar su traición a España y Pablo Casado su error por lo que se refiere a la negociación para la investidura (…) Casado no ha aprovechado la ocasión para dejar a Sánchez como único y exclusivo responsable de no llegar al pacto de los constitucionalistas aferrándose al no es no" y "da la impresión de que con ello ha tomado el camino de Rivera". Pues ya sabe donde acaba ese camino, pero claro, como se metió en política sin aprender la regla básica de la política que es lanzar faroles pues se las dan todas en el mismo lado.

Fernando Rayón, por su parte, intenta colar que lo que le pasó a Rivera fue por "dejarse engatusar" por Sánchez y firmar el pacto del abrazo, aunque no se lo crea ni él. "Lo que Sánchez quiere es que la derecha española no se reunifique y siga veinte años más en la oposición. Y Casado en su casa, claro. Pero esa película ya la conoce el líder del PP. A punto estuvo en las penúltimas elecciones pero resistió y Rivera se fue primero". A ver quién es el segundo. Y Abel Hernández delira. Tiene ensoñaciones, que diría el Supremo. "No es extraño" que el pacto de Sánchez "esté suscitando inquietud incluso dentro de la familia socialista, con conatos de rebelión interna". Será cosa de la Navidad.

A continuación