La oferta a ERC que baraja Sánchez: el referéndum no vinculante

Sánchez reapareció ayer en persona personalmente para contarnos varias mentiras de su inacabable repertorio.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez busca la complicidad de todos en su pacto oculto con ERC". Sólo está haciendo tiempo hasta que Junqueras le dé el sí. Dice el editorial que Sánchez quiere "disfrazar su acuerdo con el separatismo". Ni aunque se ponga un antifaz puede ya engañar a nadie este sinvergüenza. "Sánchez ya ha elegido socios", esta vez sí, y además se le nota la ansiedad. "Ello no exime de la crítica al presidente del PP por su inmovilismo". "En este trance, no caben añagazas partidistas sino altura de miras para alcanzar acuerdos transversales y de calado. Justo lo contrario que se dispone a perpetrar Sánchez ante el silencio cómplice de todo el PSOE". Rosell, el PSOE ya no existe, siento tener que decírtelo yo, pero ya eres mayorcito para saberlo. También Javier Redondo ve tocado a Sánchez, ya no tiene la seguridad de antes, se ve que le afectó el tortazo electoral y ha emprendido una "desesperada huida" hacia el abismo. "Su primera manifestación de flaqueza fue el achuchón de Iglesias" una semana después de despreciarle. Qué trago. "Resistirá lo más que pueda la tensión a la que le someterá ERC", pero "su destino se estrecha e ignora dónde se haya el punto de no retorno. Parece preso del síndrome de la última apuesta". Así que mejor sentarnos con unas palomitas a ver dónde llega su enloquecida carrera hacia ninguna parte. María Elvira Roca Barea ve en esta situación una oportunidad para Ciudadanos. "Algunos sabíamos que esto pasaría antes de que pasara e intentamos advertirlo", dice en referencia a la hostia electoral. Ya te digo que si lo advertimos, hasta la extenuación… pero a lo hecho pecho. Ahora toca "ponerse al curro con ilusión, recuperar el viejo programa de Cs y convocando a todos los que quieran venir a ayudar". "Las razones por las cuales Ciudadanos nació no solo siguen existiendo sino que han empeorado. O sea, que Ciudadanos hace falta ahora más que nunca". Vamos, Arrimadas, pasito a pasito se hace el caminito.

El País

"Sánchez incluye a Torra en su ronda para lograr la investidura". Jo, Sánchez, qué tragaderas, después de lo que dijo del catalán racista hace unas pocas semanas. Que no le cogía ni el teléfono, oiga. Si yo fuera Torra, le obligaría a arrastrarse y lamerme las botas delante de las cámaras de televisión. Venga, Pedro, humíllate un poco más, queremos verlo y disfrutarlo. Andrés Trapiello, uno de los abajofirmantes que suplican a Sánchez que no entregue España a cambio de un poco más tiempo en el poder, no entiende nada. "Aquellos que defienden hoy lo mismo que decía Pedro Sánchez en la campaña electoral (o sea, cualquier cosa antes que un pacto con leninistas y golpistas) dejarán de ser progresistas, para formar parte de las "tres derechas", si acaso no del "trifachito". "Buscar un poco de racionalidad en todos estos procesos es imposible. Hace mucho tiempo que hemos renunciado a entender nada (…) Los que hemos firmado estamos siendo tratados de fascistas, trifachitas reaccionarios, etcétera por quienes se presentan como progresistas, aunque sus progresos caminan un día en una dirección y, al siguiente, en la contraria". Es el precio a pagar por la libertad de pensamiento. "Se cuenta uno en el número creciente de españoles que cada vez entiende menos lo que está pasando". Yo te lo explico: Pedro Sánchez, eso es lo que está pasando. Que tenemos a un psicópata con una ambición desmedida instalado en el centro del poder. Un insensato sin escrúpulos, como en su día dijo el periódico en el que escribes. Eso pasa.

ABC

"Sánchez fuerza la investidura más opaca de la democracia". Pero no solo eso, también "convoca a PP y Cs, pero se niega a desvelar su acuerdo con ERC" y "camufla un diálogo con Torra dentro de una ronda de presidentes autonómicos". Torra, dile que no, hombre, no le cojas el teléfono. Además tú no eres un presidente autonómico, eres el vicario del Molt Honorable President de la República Catalana. Dale una lección, date ese gusto. El editorial muestra la misma incomprensión que Trapiello sobre los movimientos de Sánchez. "La mayoría del parlamento es constitucionalista, carece de sentido que Sánchez se entregue al comunismo desfasado de Podemos y al secesionismo para que dinamiten su propio gobierno desde dentro". Sánchez ha entrado en pánico y busca la vía más corta. "Es incomprensible que Sánchez se niegue taxativamente a ofrecer alternativa al PP y a Ciudadanos más aún cuando él admitió que nunca dormiría tranquilo con Pablo Iglesias como vicepresidente en la Moncloa". Tal vez para despejar esas dudas haya que tener en cuenta la variable PSC, clave para que Sánchez siga al frente del partido. Como dice Albiac, "Sánchez ha liquidado el PSOE". "Sánchez, Junqueras, Iglesias ganan en todas las hipótesis. Día a día, se irá pagando el precio para que la máquina ruede. No hay límite en ese precio. Ninguno: tampoco la independencia de Cataluña". Lo dicho, a ver hasta dónde es capaz de llegar. O hasta dónde le dejan.

La Razón

"Sánchez busca una coartada con PP y Cs ante el pacto con ERC". Que busque lo que quiera. Sánchez está desnudo, su desesperación lo ha delatado. Marhuenda le pide –qué pereza–que "abra la vía a la constitucionalidad. Lo que demanda la realidad actual es la búsqueda de un gran pacto entre las fuerzas constitucionalistas que elimine del escenario las dos grandes amenazas que pesan sobre el futuro de los españoles, de cuya peligrosidad advertía el propio Sánchez". Bueno, visto lo que estamos viendo ya no sabemos si es más peligroso Sánchez o Iglesias. "Por supuesto, está lejos de nuestro ánimo ejercer presión alguna sobre Casado", la responsabilidad es de Sánchez y tal y tal, "pero los demás tienen, siquiera, que aceptar sentarse a negociar". No gastes energías, Marhuenda, Casado es como Rivera, un niñato ensimismado. Ya lo pagará, aquí todo se paga. Dice José María Marco que "la mejor posición que puede adoptar el PP es precisamente articular una oposición propia, consistente". ¿Sí? ¿Y entonces por qué pidieron tanto Rajoy como Casado la abstención al PSOE? Y por cierto, se la dieron. Y no dejaron de ser alternativa, de hecho hoy están gobernando. Pero es Antonio Martín Beaumont el que da la campanada del día desvelando hasta dónde está dispuesto a llegar Sánchez. "El equipo presidencial ha barajado la hipótesis de un referéndum no vinculante", "una consulta pactada, sin carácter vinculante y que no afectaría a la unidad territorial. No puede descartarse que sea el as de Sánchez para mover a ERC a la abstención. Todo por aguantar en el poder". De hecho ya lo adelantó Ketty Garat el domingo en Libertad Digital. Cuando el río suena agua lleva. Sería la bomba. Si tiene que estallar, que estalle cuanto antes.

A continuación