La Fiscalía pide 23 meses de prisión para la portavoz de Podemos en Madrid Isabel Serra por desórdenes públicos

El fiscal le imputa delitos de desórdenes públicos, atentado, lesiones y daños y reclama 5.250 euros de indemnización para los agentes heridos.

Miguel Ángel Pérez

La Fiscalía de Madrid solicita 23 meses de prisión para la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, por su participación en unos altercados contra agentes de la Policía Municipal de Madrid. Dos de ellos resultados heridos y para ellos, el fiscal reclama 5.250 euros en concepto de indemnización.

El representante del Ministerio Público imputa a Serra los delitos de desórdenes públicos, atentado a la autoridad, lesiones y daños. Además, aprecia que en este caso concurre la circunstancia atenuante como "muy cualificada" de dilaciones indebidas. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid procesó en noviembre a Serra por estos hechos.

Según el escrito de acusación, el 31 de enero de 2014, se estableció un dispositivo de seguridad para acompañar a la Comisión Judicial y dar cumplimiento a un auto de desahucio del Juzgado de Primera Instancia nº 101 de Madrid. Formaban parte de dicho operativo dos Policías Nacionales así como 17 agentes de la Policía Municipal "que estaban debidamente uniformados y en el ejercicio de sus funciones".

Sobre las 7:30 horas quedó establecido el cordón de seguridad entre la calle Mesón de Paredes y la calle Tribulete de Madrid, "apareciendo en ambos puntos grupos de personas en un número inicial aproximado de 50", que decían pertenecer a la plataforma Stop Desahucios, y que comenzaron a increpar a los agentes con gritos tales como "este desahucio lo vamos a parar", al tiempo que les proferían insultos y les empujaban.

Cuando finalizó la práctica de la diligencia judicial a las 12:00 horas Isabel Serra "que realizaba funciones de liderazgo de los grupos de protestas", en unión de otras personas procedieron a sentarse en la calle cuando abandonaban el lugar coches policiales para impedirles que pudieran salir y con una actitud violenta comenzaron a insultarles con frases tales como "hijos de puta, asesinos, vergüenza me daría ser policía".

Esta acción se hizo, a criterio de la Fiscalía, "puestos de común acuerdo, amparados en la fuerza del grupo, con el fin de atentar contra la paz pública y el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, con absoluto desprecio hacia la autoridad que representaba la fuerza policial"

El escrito de acusación recuerda que al tiempo que escupían a los agentes, también les lanzaron botellas, piedras, adoquines, tiestos, macetas, "y otros objetos contundentes como papeleras". Durante estos enfrentamientos llegaron incluso a abrir un portón de la furgoneta en marcha cuando se encontraban en su interior agentes de la Policía Municipal que intentaban abandonar el lugar, causando daños a dos de los vehículos policiales.

La propia Isabel Serra dirigiéndose a una agente de la Policía Municipal le gritó "eres una cocainómana", "mala madre, hija de puta, con todo los que hemos luchado las mujeres contigo se pierde todo, no te quieren ni tus propios compañeros".

Según la Fiscalía, en el transcurso de los hechos, la acusada junto a otras personas empujó "violentamente" a la fuerza actuante para impedirles que abandonaran el lugar, "al tiempo que les lanzaban objetos contundentes". De hecho una agente de la Policía Municipal que sufrió lesiones como consecuencia de los impactos de los objetos que le arrojaron.

A continuación