Ussía pone a caldo a su compañera de Atresmedia Susanna Griso

La semana empieza como terminó la anterior, con intensa alarma ante los pactos de Sánchez.

Pilar Díez

El Mundo

Entrevista al presidente Andaluz, Juanma Moreno Bonilla. "Sin Sánchez sí seria posible un acuerdo entre PP y PSOE". Y dale molinos con la política ficción. Resulta que el candidato del PSOE es Pedro Sánchez y ha ganado las elecciones, guste o no, así que a ver si dejan de darnos la lata en el PP con soluciones bobaliconas que no llegan a ningún sitio. Más parece que tratan de justificar la actitud riverista de Casado.

Federico Jiménez Losantos comenta el penúltimo embuste de Sánchez, el emperador de la trola, que ahora se plantea llamar a Torra, la otra "derecha histórica". "Sánchez quiere pactar con los que solo pactarán con él si se pone a la cabeza del golpe del 1-O. En eso está". Maite Rico enmienda la plana al Supremo. "No nos enfrentamos a ensoñaciones, sino a un momento crítico, con un tahúr dispuesto a poner el destino del país en manos de aquellos que quieren destruirlo. Vamos a tener que empezar a escribir nuestro propio manual de resistencia". Ya, el problema es aplicarlo. Los ciudadanos solo tenemos las elecciones y ha salido lo que ha salido.

El País

Hasta El País admite que hay un ambiente de terror ante los pactos de Sánchez. "PSOE y Unidas Podemos pactan una política económica continuista", dice a modo de valium para los empresarios. Lo desternillante es que el propio periódico admite que la pareja Sánchez-Iglesias trata de "calmar a un empresario inquieto", y a renglón seguido dice que "el programa incluye un cambio parcial de la reforma y subir impuestos a empresas pero no a particulares", en concreto, "nuevas tasas a empresas y un alza del impuesto en sociedades". Eso es calmar a los empresarios, sí señor. El periódico de Sánchez va a por la cabeza de Susana Díaz. "Los ERE ahondan la herida del PSOE andaluz. Las voces críticas con Susana Díaz van a más y echan en falta liderazgo". La "magnitud de la sentencia", que el mismo periódico minimizó en un editorial "arrinconó a los socialistas andaluces un año después de perder la Junta". El nombre de Pedro Sánchez no aparece ni una sola vez en la larga crónica de Lourdes Lucio. Huele a cadáver político.

ABC

El periódico de Vocento se apunta un tanto. "Cruz cae tras una breve presidencia en el Senado marcada por su plagios". "El 56% de electores prefieren elecciones al pacto con ERC", dice. "España se halla en un momento crucial en el que el constitucionalismo y los acuerdos entre partidos moderados debería imponerse", dice Rubido por enésima vez. La solución, según el editorial, sería "un acercamiento al PP", pero no una abstención del partido de Casado, sino "un gobierno de concentración nacional, una coalición basada en un pacto de estado. Es lo que desearían la mayoría de los españoles. Es el momento de los estadistas, pero para desgracia de los españoles, Sánchez no lo es". Lo malo es que no es el único.

La Razón

"Sánchez se erige en jefe de Estado en la Cumbre del Clima". Otra bofetada al Rey, al que no va a permitir ni hacerse un selfie con Greta, la quiere todita para él. Qué cruz tiene el Rey con este elemento. Ussía pone a caldo a su compañera Susana Griso por la entrevista al "infame Zapatero". "Se me antoja curiosa la suavidad que regala la presentadora catalana cuando sus entrevistados forman parte de su círculo de simpatías. Zapatero no es nadie" y "no se entiende la extensión y la urgencia de su comparecencia en el programa de la Griso. Y se entiende aún menos el tono de masaje y la falta de capacidad de réplica de la ilustre presentadora". "Muchas sonrisas y complicidades entre la entrevistadora y el entrevistado". Espero que no te la encuentres en los pasillos de Atresmedia, Ussía. Por cierto que reprocha a Felipe González que lamente la grieta que se está produciendo en el PSOE. "Pues que se vaya del PSOE". Pues lo mismo podrías hacer tú con tu empresa, Ussía. Si no te gusta lo que hacen en Atresmedia (La Sexta, La Razón, Antena 3, Onda Cero) pues vete de Atresmedia. Por coherencia, vaya.

A continuación