Estremecedor 10-N: "Nos dirigimos hacia una nueva catástrofe histórica"

Un escalofrío recorre las redacciones. El panorama que se nos viene encima es estremecedor.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez fracasa en su plebiscito y dificulta aún más la gobernabilidad". "Vox se dispara y se convierte en la tercera fuerza con 52 diputados". Rosell pide a gritos una gran coalición PP- PSOE. "El resultado de las elecciones generales de ayer arroja un escenario político más inestable, más fragmentado y más ingobernable". Un desastre. "Solo un gran acuerdo de fuerzas constitucionalistas, con vocación reformista y con el espíritu de concordia inherente a la génesis de nuestra democracia, permitirá acabar con el bloqueo. Los intereses generales de España exigen una gran coalición entre PSOE y PP". Sobre el descalabro de Ciudadanos, El Mundo tiene su propia visión. "Aunque no dimitió, Rivera verbalizó anoche una ejemplar asunción de responsabilidades tras admitir el mal resultado de su partido". Hombre, solo hubiera faltado que dijera que no ha ido tan mal. Que "el levantamiento del veto a Sánchez antes de que expirara el plazo de la investidura le ha pasado factura". No, de eso no se acuerda nadie. De lo que sí se han acordado sus votantes es del caprichoso bloqueo de Rivera y su comportamiento engreído y autoritario echando por tierra un gobierno moderno y liberal sin ataduras nacionalistas. Federico Jiménez Losantos tiene su propia solución imposible. "Si Sánchez sigue en manos del PSC, formará gobierno con Junqueras, asegurará el triunfo del golpe y acometerá la liquidación del régimen constitucional. Para evitarlo, Casado, Abascal y la sucesora de Rivera deberían ofrecerle al PSOE el Gobierno sin Sánchez. Y si se niega a irse, a cambio de tres condiciones: intervenir Cataluña, devolver Navarra y no subir impuestos". Me temo, Federico, que eso no va a pasar. Jorge Bustos tiene un disgusto comprensible y echa la culpa de lo de Ciudadanos a todo el mundo menos a Rivera. Le ve como un "quijote" que ha sido "masacrado durante meses". "Ninguno de sus errores alcanzaba a justificar el delirante tratamiento al que fue sometido en los medios". Si los medios influyeran tanto Vox no se habría comido un colín, Bustos. "El caso es que España ha decidido que el centro le sobra, que lo que quiere son extremos". Ha sido Rivera el que ha decidido abandonar el centro, quería ser el PP. También Arcadi está deprimido. "La única posibilidad de gobierno estable pasa por el acuerdo PSOE, PP y Cs. El PSOE debe rehusar toda complicidad con el separatismo y el PP, con Vox". Raúl del Pozo no se hace ilusiones. "Los bloqueos, Cataluña y la ascensión de Vox han dinamitado la estabilidad política en España y nos dirigimos, si no lo evitamos, hacia una nueva catástrofe histórica". ¿Y cómo lo evitamos?

El País

"Sánchez gana pero la formación de Gobierno se complica aún más". ¿Qué gana Sánchez que no tuviera antes, si se puede saber? Lo de este periódico no tiene remedio. El editorial lanza todo su veneno con Rivera. "La negativa de Rivera a alcanzar ningún pacto a su izquierda sentenció desde el primer instante la viabilidad de la anterior legislatura", dice con todo el morro. Hombre, Rivera no lo ha hecho bien, pero echarle la culpa de la repetición electoral clama al cielo. Pero sigue. Nada de lo que ha ocurrido habría pasado "si la fuerza más castigada por los ciudadanos hubiese accedido en su momento a pactar con el partido socialista en lugar de pretender un liderazgo de la derecha que las cifras no le permitían. El severo castigo que le han infligido las urnas no compensa los estragos que su estrategia ha provocado, destruyendo la centralidad en el sistema político y abriendo de par en par las puertas de las instituciones a una fuerza como Vox". Qué miserable es la dirección de El País. Anabel Díez le hace una enmienda a la totalidad al infame editorial. "El resultado de anoche no fue en absoluto favorable para el PSOE". La ambición sin límites del presidente ha terminado con un "parlamento aun más fragmentado, con incorporación de actores cuya razón de ser no es precisamente colaborar o propiciar la estabilidad del país". "Con Iglesias sí, con Casado no. Eso gritaban algunos militantes en la puerta de la sede de su partido. Les hizo caso hace siete meses, cuando le instaron a que no pactara con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Ahora es muy posible que también les atienda y trabaje por un gobierno de coalición". La que se nos viene encima.

ABC

"Las urnas culpan a Sánchez y Rivera del bloqueo". Rubido dice que "la operación de Sánchez con la convocatoria de nuevas elecciones ha sido un fracaso para el PSOE y ha generado un parlamento infernal (…) La dependencia de la izquierda de los nacionalismos es hoy más intensa que hace siete meses". Sus aliados naturales, según decía ABC. Parece que ahora ya no les hace tanta ilusión. Ciudadanos "debe plantearse si no es el momento de iniciar un camino de fusión generosa con el PP, que refuerce el centro derecha español y de espacio a una formación liberal". "Lo que importa ahora es saber qué le espera a España con este Parlamento. Si Sánchez quiere una investidura sectaria, su opción es reeditar una mayoría similar a la de la moción de censura". ABC no está por la labor de que el PP se abstenga. "La repetición de las elecciones exonera al Partido Popular de cualquier responsabilidad de facilitar la investidura de Pedro Sánchez salvo que sea consecuencia de un pacto en el que ni la propia candidatura de Sánchez debería darse por asegurada". Isabel San Sebastián también opta por esta salida improbable. "Sin el actual líder socialista sería planteable un gran acuerdo entre PSOE y PP". Pero como eso no va a pasar, "nos esperan tiempos sombríos". Como dice Ignacio Camacho, nos espera "más ingobernabilidad, más radicalidad, más estrés, más populismo y una Constitución cada vez más indefensa. Todo eso tiene un responsable". Pedro Sánchez.

La Razón

"Rebloqueo. La España ingobernable." Tampoco Marhuenda está muy optimista que se diga. "Se abre una perspectiva compleja en la que estará en juego la altura de miras de los líderes políticos. Es exigible un sentido de Estado, porque España no puede estar sumida en un bloqueo permanente que convierta la interinidad en un castigo permanente. Sobre el papel, el resultado de ayer no mejora la situación del pasado abril". Y avisa. "Si Sánchez insiste en un gobierno de izquierdas con el apoyo del independentismo tendrá asegurara una reacción desde la derecha más radical y la política española basculará hacia posiciones de ingobernabiliad. Hay que negociar y hacerlo con lealtad". Ya, pedir lealtad a la fauna que hay en el Congreso es pedir peras al olmo. Como señala Jesús Rivasés, "la jornada electoral del 10-N solo se puede entender como un fracaso absoluto, del país, de los partidos, de algunos líderes y, en definitiva, de la sociedad. Los españoles han elegido el caos".

A continuación