"Chorro polar" el 10-N: viento, lluvia y nieve, contra los votantes

Los ciudadanos que acudan –o no– a votar lo harán en una jornada con precipitaciones generalizadas en casi todo el país.

Libertad Digital

Este jueves comenzó un, en palabras de la Aemet, "largo episodio de tiempo invernal con lluvias, viento fuerte, descenso de las temperaturas y temporal marítimo" que, según la propia agencia, empeorará este domingo, en el que se celebran las cuartas elecciones generales en España en los últimos cuatro años, con una nueva bajada de la cota de nieve por debajo de los 1000 metros y con acumulaciones que podrían ser relevantes en el entorno de los sistemas montañosos del norte y también del centro peninsular".

El portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, explicó en un vídeo colgado en el canal de Youtube del organismo que el responsable de este frío es el llamado "chorro polar", una corriente de vientos muy intensos que discurren de oeste a este en el hemisferio norte: "Este chorro, actualmente muy intenso, va a tomar en los próximos días disposición de norte a sur, lo que garantiza la llegada de aire frío a nuestro país en todas las capas de la estratosfera".

Los ciudadanos que acudan –o no– a votar este 10N lo harán en una jornada en la que habrá precipitaciones generalizadas en casi todo el país y que serán especialmente fuertes en la zona del Cantábrico. Según recoge Europa Press, el domingo habrá una nueva bajada de la cota de nieve por debajo de los 1.000 metros y con acumulaciones que podrían ser relevantes en el entorno de los sistemas montañosos del norte y también del centro peninsular. Además, la agencia considera probable que la cota suba durante la primera mitad de la próxima semana, mientras que en la segunda mitad vuelva a bajar.

Los riesgos por fuertes vientos son los más generalizados, puesto que aunque solo la provincia de Tarragona está en alerta naranja por fuertes rachas de hasta 110 km/h, gran parte del país cuenta con alertas por este fenómeno atmosférico. En concreto, Asturias, Cantabria, Álava, La Rioja, Navarra, León, Palencia, Burgos, Soria, Ávila, Segovia, Huesca, Zaragoza, Teruel, Barcelona, Lérida, Gerona, Castellón, Valencia, Alicante, Almería, Granada, las islas de El Hierro, La Gomera, Gran Canaria, La Palma, Tenerife, Mallorca, Menorca y la ciudad autónoma de Melilla, pueden llegar a sufrir rachas de viento de hasta 80 o 90 kilómetros por hora.

Las provincias de Lugo, Ourense, Asturias, León, Palencia, Navarra y Lérida son las que están en alerta por riesgo de nevadas y es que en ellas es donde se pueden acumular de 10 a 15 centímetros de espesor. Además, a última hora del jueves y durante la madrugada del viernes, la cota de nieve podría bajar hasta los 800/1.000 metros. Al avanzar el viernes 8 y, sobre todo, el sábado 9, se producirá una importante subida de la cota que podría provocar el deshielo de la nieve caída, sumándose a la lluvia que seguirá siendo persistente.

La Aemet ha activado el aviso de riesgo importante por fenómenos costeros y olas de hasta 7 metros de altura en La Coruña, Lugo, Asturias, Cantabria, Vizcaya, Guipúzcoa y Tarragona. Además, otras áreas contarán con aviso amarillo por este mismo fenómemo, siendo las zonas afectadas las costas de Pontevedra, Barcelona, Gerona, Castellón, Valencia, Alicante, Almería, Granada, Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Gran Canaria, La Gomera, Tenerife y la ciudad autónoma de Melilla.

El tiempo invernal del que alerta la Agencia Estatal de Meteorología activará el nivel amarillo de riesgo por precipitaciones en las áreas de Asturias, Cantabria, Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra, Mallorca y Menorca. Así que, ya lo saben: el domingo, cuando vayan a votar, agarren la rebequita y la bufanda.

A continuación