Junqueras anima a gritos el mitin de ERC en la prisión de Lledoners

Los republicanos organizan un gran acto en la explanada de la cárcel en el que dan las gracias a los jóvenes que atacan a la Policía.

Pablo Planas (Barcelona)

Mitin de ERC en la explanada ante las puertas de la cárcel de Lledoners, también llamada el gran hotel desde que residen en ella los condenados por el intento secesionista de hace dos años. Unas seis mil personas, según el partido republicano, se han congregado para asistir a un mitin en el que también estaban presentes los dos hijos de muy corta edad de Oriol Junqueras y una treintena de miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) que se quejan, literal, del partidismo de los partidos separatistas.

A voz en grito Junqueras ha saludado a sus hijos y ha dicho a los suyos que ganarán. Potente chorro de voz el del preso y líder republicano. La plana mayor del partido también ha intervenido, desde el candidato al Congreso Gabriel Rufián al "jubilado" Joan Tardà pasando por el vicepresidente del ejecutivo regional Pere Aragonès y el presidente del Parlament, Roger Torrent.

El fragor de la campaña y la presión de los CDR y el Tsunami Democràtica agudiza el radicalismo de los oradores. Rufián, abucheado la semana pasada en una concentración separatista, se ha prometido que tal cosa no le volverá a ocurrir, así que se dedica a hacer la pelota a los jóvenes violentos, a los que llama "valientes". Les da las gracias y pide al público que repare en que mientras el socialista Miquel Iceta agradeció su labor en un mitin a las fuerzas policiales él da las gracias a quienes se enfrentan a la Policía.

Los antecedentes de Aragonès

Pere Aragonès, mano derecha de Junqueras, ha cargado contra el PSOE, a quien ha acusado de haber hecho un homenaje a la extrema derecha con la exhumación de Franco. Según Aragonès, aquello fue "un mitin en el Valle de los Caídos" y una "exaltación del franquismo". Lo dice el nieto del alcalde franquista de Pineda de Mar y uno de los fundadores de Alianza Popular en dicha localidad catalana. Aragonès quiere ser el próximo aspirante de ERC a la Generalidad, igual que Roger Torrent. Se dice que el actual vicepresidente no da la talla en los mítines. Lo intenta. Cada vez es más agresivo, pero su principal activo es la confianza depositada en él por Junqueras.

El objetivo de ERC, según el portavoz del preso, es superar a Ciudadanos en número de escaños. Las encuestas otorgan a los republicanos un máximo de 16 y creen que eso bastará para superar al partido de Rivera, el ganador de las autonómicas del 155 con el que tan colaborador se mostró también Pere Aragonès, uno de los pocos cargos políticos que no fue cesado por el Gobierno de Rajoy. El enviado de Madrid, Roberto Bermúdez de Castro ha subrayado en infinidad de ocasiones que Aragones, así como Elsa Artadi, ahora concejal de Junts per Catalunya (JxCat) en Barcelona, fueron dos colaboradores leales y eficaces. Tal vez los ataques contra el Rey, a quien ha calificado de "hijo y nieto del régimen franquista", se deban a un intento por disipar las dudas y sospechas que genera Aragonès tanto por sus antecedentes familiares como por su predisposición a acatar el 155.

Familiares de presos

En el acto también han tomado la palabra la hermana de la exconsejera y presa Dolors Bassa, Montse; el padre de Junqueras, Artur; la esposa de Romeva, Diana Riba, ahora eurodiputada; y el exconsejero de Justicia Carles Mundó, que solo permaneció un mes en la cárcel y ha sido condenado por desobediencia.

A continuación