JxCat y ERC calientan la visita del Rey a Barcelona a rebufo de la CUP y los CDR

Presentan un recurso a la Junta Electoral porque consideran que se trata de una visita electoralista que favorece a los partidos constitucionalistas.

Pablo Planas (Barcelona)

Junts per Catalunya (JxCat) y ERC han decidido presentar un recurso en la Junta Electoral contra la visita del Rey a Barcelona de los próximos lunes y martes porque consideran que la presencia de Felipe VI en Cataluña durante la campaña beneficia a las fuerzas políticas que se reclaman constitucionalistas. Lejos de intentar apaciguar una situación ya de por sí conflictiva y llamar a la calma, ambos partidos compiten en radicalismo con las juventudes de la CUP, Arran, y los Comités de Defensa de la República (CDR), que han anunciado movilizaciones y disturbios para esas jornadas.

Los partidos nacionalistas opinan que el Jefe del Estado debería abstenerse de visitar Cataluña y más durante la campaña porque su mera presencia afecta, según el escrito de JxCat a la Junta Electoral de Barcelona a los principios de "imparcialidad, objetividad e igualdad entre los actores electorales". También alega JxCat que es la primera vez que una visita del monarca coincide con una campaña electoral y requieren a la Junta Electoral a que en el caso de que no anule la visita inste al Rey a ceñirse a la entrega de los premios sin entrar en sus discursos en lo que los separatistas juzgan consideraciones de orden político.

A estos "argumentos" del partido del prófugo Carles Puigdemont se adhiere ERC, que añade que "no hay ninguna razón de interés público" para llevar a cabo el acto, la entrega de los premios de la fundación Princesa de Gerona, antes de las elecciones del 10-N.

Fundación Princesa de Gerona

El propósito del Rey es presidir en Barcelona junto a doña Letizia dicha entrega, en la que la que la princesa Leonor pronunciará un discurso en Cataluña por primera vez. El acto se llevará a cabo en el Palacio de Congresos de la Diagonal, el mismo escenario en el que se constituyó la autoproclamada "asamblea de electos", un nuevo organismo surgido del entorno de Puigdemont que pretende sustituir al Parlament.

La intención de Arran y los CDR es la de reventar la visita del Rey con manifestaciones y algaradas similares a las producidas en los días posteriores a la sentencia por el intento secesionista de otoño de 2017. El separatismo quiere que la visita del Rey sea el punto de partida de una nueva semana negra en Cataluña que concluiría con acciones de boicot del "Tsunami democràtic" durante las jornadas de reflexión y electoral. Las organizaciones separatistas ponderan incluso la posibilidad de ocupar los colegios electorales tal como hicieron para el 1-O a fin de desincentivar todo lo que no sea voto separatista.

El Gobierno ha decidido enviar a trescientos agentes antidisturbios más a Cataluña para reforzar el dispositivo que opera desde hace tres semanas y garantizar la seguridad de la Familia Real durante su estancia en la región.

A continuación