"El tren de Rivera ya pasó, el futuro de Ciudadanos es Arrimadas"

Los pasotes de Sánchez le pasan factura (pequeña, no vayan a creer), Iceta le humilla públicamente y Rivera, arrepentido.

Pilar Díez

El Mundo

Dice el diario de Unidad Editorial que "La Junta electoral expedienta a Sánchez por el uso de Moncloa". ¡Hombre!, ya era hora de que alguien le metiera un paquete a este abusón. El periódico se felicita. "El abuso escenográfico de Moncloa para exhibir sin sonrojo el programa del PSOE bajo apariencia gubernamental revela una manera sectaria de concebir la política". La única manera que conoce Sánchez, por otra parte. El editorial principal habla de la Universidad catalana. "No va quedando en Cataluña un solo ámbito que escape a la ola insurreccional. El último espacio público usurpado por el separatismo ha sido el universitario. Que unos energúmenos embozados agrupados en una suerte de sindicato vertical cierren las aulas por la fuerza y monten guardias con piquetes agresivos para impedir el normal desarrollo de la actividad académica supone un paso más en el desafío antidemocrático que condena a Cataluña a la excepcionalidad permanente. Pero más patética si cabe ha sido la reacción de las autoridades universitaria" apoyando la violencia, como era de esperar. David Jiménez Torres critica "la aberración totalitaria" de los animales que impidieron entrar en clase a los que no comulgan con el independentismo: "Hay que agradecer la valentía de los estudiantes y profesores que han desafiado al matonismo independentista y han intentando entrar en las facultades para dar clase. Hoy en día, esos chavales y esos docentes son los únicos defensores con los que cuenta la universidad". Pobres, son cuatro gatos y están más solos que la una.

El País

"La junta Electoral abre expediente a Sánchez por electoralismo", por el "supuesto uso partidista de La Moncloa". Supuesto, ya. Para hacer ver que en todos sitios cuecen habas, debajo de esta información figura el siguiente titular: "Nueva páginas difundían en Facebook bulos a favor del PP". Como si fuera lo mismo. Ay, este ¿periódico?, que penilla da. Cuenta que "la presión del PSC lleva al PSOE a incluir el federalismo en su programa". En román paladino, Iceta obliga a Sánchez a bajarse los pantalones. Anabel Díaz no lo ve así y califica de "traspiés" de Sánchez haber excluido del programa el federalismo. "No solo ha causado estupor en el PSC sino en la mayoría de los líderes territoriales socialistas. ¿Por qué esa omisión ante unos postulados asumidos e interiorizados por la inmensa mayoría de los socialistas?". ¿No será, Anabel, porque con Cataluña en llamas darle carrete al nacionalismo podría restarle votos?

ABC

El diario de Vocento le echa una mano a Rivera. "Votar a Ciudadanos servirá para desbloquear España", tuvo la cara de decir ayer Rivera en el Foro ABC. Ya lo vimos, Rivera, ya vimos para qué servía votar a Cs. ABC intenta rescatar al naufrago. "Rivera regresa al centro, no solo ideológico, con una propuesta de desbloqueo parlamentario". Incluso nos cuenta que el niñato engreído y autoritario "hace autocrítica por primera vez". "Quien diga que nunca se equivoca miente. Yo me equivoco cada día". Y que lo digas Rivera, y que lo digas. Dicen que rectificar es de sabios, pero podría ser demasiado tarde, sus respuestas altaneras y autoritarias a las críticas están demasiado frescas. Luis Ventoso también opina que se ha pasado tantos pueblos que ya no hay vuelta a atrás. "Lo que dice es muy razonable, pero tal vez su oportunidad ya pasó". "Sigue siendo un orador brillante y de ideas claras y honorables". El problema es que cuando ha tenido en su mano ponerlas al servicio del interés general se ha negado en rotundo maltratando a todo el que intentaba abrirle los ojos. "Rivera seguirá siendo muy útil en la política española como agitador de conciencias, pero tal vez el futuro de su marca sea Inés Arrimadas, más próxima, inédita y cordial". Caramba Ventoso, eso sí que defenestrar a alguien con elegancia. De futuro presidente del gobierno a agitador de conciencias. No creo que Rivera acepte el premio.

La Razón

El rotativo de Planeta dice que "Sánchez retoma la vía Iceta: Torra controlaría los jueces". Marhuenda pide a Sánchez que se aclare y diga "con precisión cuáles son sus planes de reforma constitucional, si es que los tiene. Mientras no despeje esta incógnita solo podrá decirse que Sánchez está actuando bajo un electoralismo muy peligroso. Nos tememos que su plan de reforma federal escrito en la Declaración de Barcelona no lo leerá en los mítines". Ni en la intimidad, bastante le importa a Sánchez lo que ponga en la declaración esa. Cristina López Schlichting dice que no le gustaría estar en la piel de Pedro, que tiene que contentar a andaluces y catalanes. "¿Cómo solventar esas diferencias? ¿Cómo decir una cosa y su contraria sin perder votos? El pobre Sánchez anda como un péndulo, zig, zag, zig, zag. Por eso ha corregido ayer su postura a favor de la Constitucióny se ha pasado al plurinacional. Iceta ha salido inmediatamente a jactarse de las presiones de los socialistas catalanes para forzar la rectificación. ¿Qué hacer ahora para mantener exacerbados y militantes a los de Andalucía, tras esa bajada de pantalones?". No exageremos, la gente no está todo el día pensando en el modelo territorial. Lo que dice la Declaración de Barcelona no le importa un carajo a nadie. Es ver Cataluña ardiendo y a los CDR campando a sus anchas sin que nadie les toque un pelo lo que mueve el voto.

La Vanguardia

"Sánchez avisa al Govern que no subestime la fuerza del Estado". Bueno, temblando estará Torra y sus CDR, ya han visto la contundencia con la que actúa el Estado. Godó anda inquieto por el estallido de violencia. "Las protestas son legítimas… hasta que causan desórdenes acompañados de daños de consideración. En tales casos, la ley acaba interviniendo y se juzga a los responsables. Es lógico que así sea. Porque nadie puede situarse por encima de ella, y porque no hay mejor garante de la convivencia que la propia ley. En democracia, vulnerar la ley es un error que nos aleja de la solución del problema; más aun si ese error se comete a sabiendas y sin apoyos suficientes. Y vehicula, ademas, un pésimo augurio para el nuevo orden que se pretende implantar". Sí, jiji, parece que el mundo feliz de la soñada república catalana va a ser más bien una dictadura de los CDR. Idos preparando, lo que nos vamos a divertir.

A continuación