Play

La familia Franco, indignada: registros, prohibición de cubrir el féretro con la bandera nacional y "circo mediático"

Denuncian la complicidad con el Gobierno de la Iglesia y los demás poderes del Estado para consumar la profanación de los restos de Franco.

LD / Agencias

La familia Martínez-Bordiú Franco ha considerado este jueves que el Gobierno ha organizado un "impúdico circo mediático" con el que "sólo busca propaganda y rédito electoral" con la exhumación y reinhumación de los restos de Francisco Franco.

Además, han denunciado que los policías les han "retenido" en el Cementerio de Mingorrubio e incluso han "intentado registrar" a uno de ellos porque sospechaban que podía haber grabado al menos parte de la ceremonia de reinhumación.

Así lo ha denunciado el abogado de la familia, Luis Felipe Utrera Molina, a su salida del camposanto, quien también se ha quejado de que no les hayan permitido poner sobre el féretro "la bandera nacional". "No hay precedentes de esto por parte de un Gobierno", ha protestado.

Por medio de un comunicado repartido por Francis Franco, el nieto del General, a la salida del cementerio de El Pardo, las familia ha señalado que el Ejecutivo "con el aval de los demás poderes del Estado y de la jerarquía eclesiástica ha consumado la profanación del sepulcro de nuestro abuelo Francisco Franco".

Todo ello ha supuesto "un grave atropello" a los derechos fundamentales de la familia, para quien "lo que el Gobierno presenta como una victoria de la democracia no es más que un impúdico circo mediático que sólo busca propaganda y rédito electoral". Para la familia, ha primado su "firme decisión de no abandonar jamás" al ex jefe de Estado "cuya dignidad y memoria" han defendido "siempre, y ahora más unido que nunca".

Los nietos y bisnietos de Franco han agradecido "de corazón a los miles de españoles" que en estos últimos meses les ha hecho llegar "emotivas muestras de apoyo, aliento y lealtad", afirman. También agradecen a la comunidad Benedictina del Valle de los Caídos que haya "custodiado digna y heroicamente" los restos del General durante 44 años.

Finalmente, la familia ha subrayado su agradecimiento de los medios de comunicación que les han tratado "con respeto y consideración" a lo largo de estos meses en los que han sido "objeto de tan graves insultos y calumnias por el mero hecho de ejercer los derechos que nos concede la ley".

A continuación