Play

El Gobierno ve en Franco un "disparador del voto" del PSOE y Pedro Sánchez promete abrir las fosas

Fuentes de Moncloa admiten a LD que Franco "claro que distorsiona la campaña" y beneficia al PSOE, que dobla la apuesta por la memoria histórica.

Ketty Garat

En tiempos de depresión demoscópica, el Gobierno está decidido a jugar una nueva baza electoral: la Memoria Histórica. Algo que quedó claro en la utilización electoral del acto de exhumación de Francisco Franco retransmitido en directo por TVE y comentado, paso a paso, desde el Palacio de la Moncloa y cumpliendo con el "espectáculo" que habían rechazado por escrito desde el Gobierno en dos Consejos de Ministros de 15 de marzo y 11 de octubre. Pero que quedó aún más claro en la comparecencia posterior del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde Moncloa siguiendo su manual de comparecer justo en la hora de inicio de los telediarios a las 15:00 horas.

Una declaración institucional en la que el presidente del Gobierno en funciones ha rechazado el uso electoralista de esta exhumación, que el Ejecutivo atribuye a los obstáculos interpuestos por la familia Franco: "Nos costó mucho deshacernos de un régimen represor y casi nos ha costado el mismo tiempo deshacernos del artífice. Caben muchas interpretaciones sobre el momento, cada cual tiene sus interpretaciones, pero el Gobierno de España anunció que se haría cuando fuera posible y este es el momento y así se ha hecho, ni un día antes ni un día después".

Pero lo más significativo de esta comparecencia ha sido la nueva promesa electoral realizada por Pedro Sánchez a dieciséis días de las elecciones generales del 10 de noviembre: prometer abrir las fosas de las cunetas en España. "El mausoleo del Valle de los Caídos fue levantado con el sacrificio de millares de presos políticos de la dictadura. Alli fueron trasladados más de 34.000 víctimas de la Guerra Civil. Más de un tercio de ellos todavía sin identificar hoy. Muchos de ellos reposan en ese lugar sin consentimiento o con desconocimiento de sus familiares. Es una infamia que más pronto que tarde deberá de ser reparada como habrá que serlo que existan miles de fosas dispersas por nuestra geografía. Es una aberración que tenemos que afrontar con decisión".

Urgencia que se ha de realizar, continuó el presidente en funciones y candidato socialista, "por justicia y por dignidad, pero sobre todo por humanidad. La España de hoy tiene una deuda con esas familias. La España de hoy tiene una deuda con los españoles que lucharon en la Segunda Guerra Mundial para combatir el fascismo en Europa, es deudora de los españoles que se vieron forzados al exilio y es deudora de los españoles abandonados a su suerte en campos de extermino y su Gobierno les daba la espalda y les consideraba apátridas".

Moncloa lo explica a LD

Una declaración que explican fuentes de Moncloa a Libertad Digital: "No supone el desmantelamiento total del Valle pero sí sacar a todos los familiares que lo pidan. Y será financiado por el Estado. El Estado les metió y el Estado les sacará". Fuentes que avanzan "ayudas para la reparación" de esas personas, no sólo los enterrados en el Valle de los Caídos sino también la apertura de "las fosas de las cunetas" y que pretenden la reconversión del Valle para darle "un significado de reconciliación nacional".

Las citadas fuentes de Moncloa consultadas por este periódico no sólo admiten que esto "distorsiona la campaña, hombre claro", aunque sea "gracias a los Franco", sino que confían en que este asunto se convierta en el "disparador del voto del PSOE" que necesitaban en esta campaña electoral.

Es más, alaban la postura de respeto que han tenido los representantes del Gobierno durante los actos de exhumación e inhumación, comenzando por la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que ha ejercido por la mañana de notaria mayor del Reino, y por la tarde de principal ariete electoral. Delgado tiene esta noche un entrevista en la cadena SER porque "evidentemente, ahora vamos a ir a por nuestro voto".

A continuación