El rocambolesco crimen tras el hallazgo de la cabeza humana en Castro Urdiales

La detenida habría matado a su pareja hace meses y entregado la cabeza a una amiga. Le dijo que en la caja había juguetes eróticos.

Libertad Digital

Tras conocerse el macabro hallazgo de una cabeza en una vivienda de Castro Urdiales, continúan trascendiendo detalles sobre el suceso que ha conmocionado a la localidad cántabra.

En la madrugada del sábado, una vecina del municipio avisó a las fuerzas de seguridad tras encontrar en una caja una cabeza humana. Poco después se produjo una detención relacionada con el suceso, la de María del Carmen M.G., amiga de la mujer que abrió la caja.

Según la principal hipótesis manejada por los investigadores, el cráneo sería de la pareja de María del Carmen, Jesús María B. R., un bilbaíno de 67 años que desapareció hace siete meses, el pasado 11 de abril. La sospecha debe ser ahora confirmada por el servicio de Criminalística de la Guardia Civil.

María del Carmen y Jesús María no estaban casados pero vivían juntos desde hace tiempo. Según vecinos de la localidad citados por Europa Press, Jesús, empleado de banca jubilado, vivía en Castro Urdiales con su mujer y sus hijos y, cuando se separó, "conoció a esta chica" y "se fue a vivir con ella".

La mujer, de 61 años y nacida en Utrera (Sevilla), tiene antecedentes por dos estafas cometidas en los últimos años. Una de ellas en Vigo en 2013, y la otra, más reciente, de 2017. En este último caso, primero entró en casa de su tía y de su pareja y se hizo con documentación bancaria y 300 euros y, más tarde, una vez que esa pareja se rompió y ella se fue a vivir con su tía a Cádiz, estafaron al hombre 6.600 euros.

Según fuentes citadas por Efe, la detenida denunció en su día la desaparición de su pareja pero habría despertado sospechas en los agentes. Ante la posibilidad de que acudieran a su vivienda a investigar la desaparición de Jesús María, entregó la caja con la cabeza a su amiga con el pretexto de que tenía juguetes eróticos y no quería que los agentes los encontraran.

Meses después, la mujer se decidió a abrir la caja por el fuerte olor que desprendía. En su interior, estaba la cabeza: un cráneo sin ningún resto de tejido, por lo que los investigadores sospechan que pudo ser tratado con alguna sustancia química. Ahora la Guardia Civil trata de confirmar oficialmente que se trata de la cabeza de Jesús María e investiga dónde está el resto del cuerpo.

A continuación